A POUTADA, PIONEROS EN LA FABRICACIÓN DE ANZUELOS

La fá­bri­ca de Ri­bei­ra A Poutada es la úni­ca de Es­pa­ña que pro­du­ce es­tos ele­men­tos de pes­ca El gru­po se fun­dó en el año 1974 y en la ac­tua­li­dad ex­por­ta a los cin­co con­ti­nen­tes

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - A. Ger­pe

La em­pre­sa ri­bei­ren­se A Poutada es la úni­ca de Es­pa­ña que fa­bri­ca anzuelos. El gru­po se fun­dó en 1974 y en la ac­tua­li­dad ya ex­por­ta sus com­po­nen­tes a los cin­co con­ti­nen­tes.

Más de 600.000 anzuelos sa­len ca­da día de la fac­to­ría que A Poutada po­see en Ri­bei­ra pa­ra ser uti­li­za­dos en la pes­ca del pa­lan­gre por bar­cos que fae­nan en los cin­co con­ti­nen­tes. Pue­de de­cir­se que no hay ca­la­de­ro en el mun­do al que no lle­guen es­tos pe­que­ños ar­po­nes que mi­nu­cio­sa­men­te se ela­bo­ran en la em­pre­sa fun­da­da por Ri­car­do Pé­rez Quei­ru­ga en 1974, la úni­ca de­di­ca­da en Es­pa­ña a la fabricación de anzuelos y una de las po­cas que hay en Eu­ro­pa. Cua­tro dé­ca­das des­pués de que es­te hom­bre pio­ne­ro ini­cia­se la sin­gla­du­ra con la aper­tu­ra de una tien­da de efec­tos na­va­les en el ba­jo de la ca­sa fa­mi­liar, A Poutada, di­ri­gi­da por sus hi­jos, es un gru­po de em­pre­sas di­ver­si­fi­ca­do con un re­fe­ren­te co­mún: el mar.

A la fabricación de anzuelos, que con­ti­núa sien­do el bu­que in­sig­nia, se han su­ma­do nue­vos desafíos in­dus­tria­les. Pa­ra com­ple­tar el círcu­lo de la pes­ca con pa­lan­gre, la fir­ma for­ma par­te del ac­cio­na­ria­do de una com­pa­ñía, Fri­pal­sa, de­di­ca­da a la pro­duc­ción y con­ge­la­ción de di­ver­sas es­pe­cies, co­mo sar­di­nas, ca­ba­llas o ju­re­les, que sir­ven pa­ra la ela­bo­ra­ción de car­na­da.

FLOTADORES PA­RA ATUNEROS

Al mis­mo tiem­po, en co­la­bo­ra­ción con una com­pa­ñía no­rue­ga, ela­bo­ra flotadores pa­ra bu­ques atuneros, al tiem­po que rea­li­za en­va­ses en po­li­es­ti­reno ex­pan­di­do, uti­li­za­dos pa­ra guar­dar el pes­ca­do pa­ra ser dis­tri­bui­do. Y co­mo el mar no es so­lo pes­ca, sino tam­bién ocio, el gru­po no du­dó en apos­tar, en es­te ca­so a ni­vel de co­mer­cia­li­za­ción, por la náu­ti­ca de­por­ti­va. En es­te úl­ti­mo cam- po las co­sas no le han ido de­ma­sia­do bien a la com­pa­ñía, ya que con la re­ce­sión se re­du­jo drás­ti­ca­men­te la ven­ta de em­bar­ca­cio­nes. Pe­ro en A Poutada no se rin­den y aguar­dan a que amai­ne la tem­pes­tad eco­nó­mi­ca pa­ra vol­ver a sur­car las aguas de los prin­ci­pa­les sa­lo­nes náu­ti­cos con las no­ve­da­des del as­ti­lle­ro Pa­ci­fic Craft.

To­do em­pe­zó con los efec­tos na­va­les y los anzuelos y, pre­ci­sa­men­te, es­tos son los que han da­do a A Poutada una di­men­sión in­ter­na­cio­nal que, co­mo ex­pli­ca el ad­mi­nis­tra­dor del gru­po, Fran­cis­co Pé­rez, co­rrió pa­re­ja a la de una com­pa­ñía pes­que­ra pun­te­ra, Pes­ca­no­va. La fir­ma co­men­zó a uti­li­zar sus anzuelos, que rá­pi­da­men­te se ga­na­ron el mer­ca­do por su ver­sa­ti­li­dad y por su re­sis­ten­cia.

Ca­paz de adap­tar­se a las ne­ce­si­da­des de sus clien­tes, en las ins­ta­la­cio­nes de A Poutada se fa­bri­can más de 120 ti­pos de anzuelos de to­do ti­po de ta­ma­ños y mo­de­los, un pro­ce­so en el que se in­vier­ten do­ce ho­ras. Los más pe­que­ños y fi­nos son pa­ra es­pe­cies pe­que­ñas, mer­lu­zas de po­co más de un ki­lo­gra­mo, los de ma­yor ta­ma­ño, pa­ra ejem­pla­res de gran por­te, co­mo pez es­pa­da, ma­rra­jo o atún.

Una vein­te­na de per­so­nas tra­ba­jan en una fac­to­ría en la que las má­qui­nas que ha­cen las pie­zas y los hor­nos que les dan la re­sis­ten­cia jus­ta no pa­ran de lu­nes a vier­nes.

HAS­TA PIE­ZAS PA­RA UN MA­GO

La fa­ma de A Poutada ha tras­cen­di­do el ám­bi­to pes­que­ro y re­cien­te­men­te, un ma­go ca­ta­lán so­li­ci­tó a la em­pre­sa la rea­li­za­ción de unos anzuelos es­pe­cia­les, pla­nos y de pun­ta ro­ma, pa­ra uno de sus es­pec­tácu­los.

Des­de su na­ci­mien­to, la em­pre­sa es un ejem­plo de pro­gre­sión que tie­ne sus raí­ces en su pro­pio fun­da­dor por­que Ri­car­do Pé­rez Quei­ru­ga no so­lo ha de­ja­do su im­pron­ta co­mo em­pren­de­dor. Es­te hom­bre, que el vier­nes cum­plió 88 años, ha desa­rro­lla­do su ac­ti­vi­dad en muy di­ver­sos ám­bi­tos. Maes­tro de pro­fe­sión, fue al­cal­de de Ri­bei­ra, pri­me­ro en la dic­ta­du­ra y lue­go en 1987. Dos años des­pués se con­vir­tió en se­na­dor y tam­bién tu­vo tiem­po pa­ra es­tar al fren­te de la Di­rec­ción Xe­ral de Pes­ca y, pre­via­men­te, pa­ra ser pa­trón ma­yor de Agui­ño. Un hom­bre in­com­bus­ti­ble que, a los 75 años, se li­cen­ció en Cien­cias Po­lí­ti­cas por la uni­ver­si­dad a dis­tan­cia.

1974

Ri­car­do Pé­rez Quei­ru­ga fue el fun­da­dor en 1974 de la com­pa­ñía ri­bei­ren­se.

| CARMELA QUEIJEIRO

2017

De la fá­bri­ca de A Poutada sa­len ca­da día más de me­dio mi­llar de anzuelos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.