RI­TA GASALLA, PRE­SI­DEN­TA DE ELLEVATE Y CEO DE GALOW

Con las ideas cla­ras y las ci­fras muy pre­sen­tes, es­ta em­pre­sa­ria lu­cha por la igual­dad des­de el ám­bi­to de una red glo­bal de mu­je­res pro­fe­sio­na­les y des­de su pro­pio día a día; co­mo di­rec­ti­va, es­tá al fren­te de una fir­ma de éxi­to que se en­car­ga de acom­pa­ñar

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - L. Míguez

Ri­ta Gasalla no es vi­gue­sa por ca­sua­li­dad, sino por la fir­me de­ci­sión de su ma­dre, Con­cha Re­go­jo. Tan fir­me, que en cuan­to tu­vo do­lo­res de par­to to­mó un avión pa­ra vo­lar has­ta su tie­rra des­de Ma­drid y la es­pe­ra­ron en Pei­na­dor con una am­bu­lan­cia. Y a es­ta tie­rra per­ma­ne­ce vin­cu­la­da su hi­ja des­de aquel 1965 y has­ta hoy, pues­to que am­plió su fa­mi­lia en A Co­ru­ña y vi­si­ta la co­mu­ni­dad siem­pre que pue­de, aun­que tra­ba­ja en Ma­drid. Des­de la ca­pi­tal ejer­ce co­mo pre­si­den­ta de la red glo­bal de mu­je­res pro­fe­sio­na­les Ellevate Net­work Es­pa­ña y tam­bién co­mo CEO de la fir­ma Galow.

—¿Cuán­tas per­so­nas in­te­gran la red Ellevate Net­work?

—Es una red glo­bal que en­glo­ba a más de 20.000 so­cias. En Es­pa­ña yo soy la di­rec­to­ra y so­mos unas 90 que per­ma­ne­ce­mos ac­ti­vas. Na­ce de una di­rec­ti­va que pre­ten­día po­ten­ciar a la mu­jer en el Ban­do de In­ver­sión. Ha­ce tres años com­pró la red otra per­so­na pe­ro con­ti­núa con el mis­mo ob­je­ti­vo, ce­rrar la bre­cha de gé­ne­ro.

—¿Qué ac­ti­vi­da­des or­ga­ni­zan?

—La úl­ti­ma ha si­do un even­to en el Club Pal­ma, un es­pa­cio pa­ra mu­je­res, con una me­sa re­don­da so­bre la mu­jer en los me­dios. Es­tu­vo Ro­sa Alle­gue, Mer­ce­des Wu­llich... Fue un even­to muy ins­pi­ra­dor, ex­pli­ca­mos la his­to­ria de la mu­jer en los me­dios y los mo­ti­vos por los que has­ta aho­ra no se ha­bla­ba de ella.

—¿Y ya ha­bla­mos más?

—Hay mu­cho que ha­cer, la pre­sen­cia de la mu­jer en los me­dios era en los años 80 de una re­pre­sen­ta­ción del 10 % y aho­ra es de un 18 %. Se tie­nen en cuen­ta to­do ti­po de pren­sa, in­clui­da la ro­sa. Que­da mu­cho por ha­cer. El perfil de la mu­jer pro­fe­sio­nal tie­ne que vi­sua­li­zar­se más pa­ra que las ni­ñas nos vean co­mo nor­mal.

—¿Ha­ce fal­ta im­plan­tar las cuo­tas pa­ra re­ver­tir esa si­tua­ción?

—Creo en las cuo­tas si se apli­can de for­ma tem­po­ral. Creo que es una for­ma rá­pi­da de co­rre­gir una de­sigual­dad ac­tual que es­tá re­pre­sen­ta­da en to­dos los sec­to­res. Es un círcu­lo vi­cio­so, por­que co­mo no es­tán en los al­tos pues­tos no suben más, y lue­go por la ma­ter­ni­dad o re­duc­ción de jor­na­da co­bran me­nos, co­ti­zan me­nos y es un círcu­lo vi­cio­so por­que son ju­bi­la­das con me­nos in­gre­sos. El cálcu­lo es que las pen­sio­nis­tas co­bran un 34 % me­nos, es una de­sigual­dad enor­me. Es­pe­ro que la si­guien­te ge­ne­ra­ción no ten­ga que ha­blar de igual­dad y lo ten­ga ya to­do nor­ma­li­za­do. Aun­que soy par­ti­da­ria de un am­bien­te des­re­gu­la­ri­za­do, ha­ce fal­ta una nor­ma­ti­va pen­sa­da pa­ra un pla­zo pa­ra lle­gar a un ob­je­ti­vo y de­jar de apli­car­lo. Los hom­bres di­rec­ti­vos, con o sin in­ten­ción, tien­den a ele­gir a sus con­gé­ne­res. Si ellas en­tran, cam­bia­mos las tor­nas. Lue­go ya no ha­ría fal­ta.

—¿Có­mo es la si­tua­ción de Es­pa­ña des­de su vi­sión glo­bal a tra­vés de la red?

—La si­tua­ción de Es­pa­ña es­tá por de­ba­jo de la me­dia Eu­ro­pea. Los paí­ses nór­di­cos y otros co­mo Italia nos lle­van ven­ta­ja ya que sus ín­di­ces de mu­je­res en los con­se­jos de administración son ma­yo­res. El que una em­pre­sa res­pal­de ta­len­to fe­me­nino es esen­cial pa­ra que sean com­pe­ti­ti­vas.

—Ade­más de su pues­to en la red tam­bién es di­rec­ti­va en la fir­ma Galow.

—Vi la opor­tu­ni­dad en el 2001 y me lan­cé. Lle­vo el ADN en la san­gre por­que mi abue­lo, Jo­sé Re­go­jo, era un gran em­pre­sa­rio del tex­til. Siem­pre me acon­se­jó crear mi pro­pia em­pre­sa y creo que gra­cias a su guía me hi­ce ar­qui­tec­ta. Cuan­do la em­pre­sa em­pe­zó a te­ner éxi­to pen­sé en mi ma­ri­do pa­ra acom­pa­ñar­me por­que era in­ge­nie­ro. Al prin­ci­pio nos ge­ne­ró mu­chas du­das unir­nos en el ám­bi­to la­bo­ral pe­ro fi­nal­men­te ha si­do to­do un éxi­to. Nos ha fa­ci­li­ta­do mu­cho la la­bor de con­ci­liar nues­tra vi­da pro­fe­sio­nal y per­so­nal.

| CEDIDA

Ri­ta Gasalla Re­go­jo fun­dó su pro­pia em­pre­sa en el año 2001.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.