«LEASING» Y PERMUTAS FINANCIERAS

Soy ad­mi­nis­tra­dor de una em­pre­sa que, en su día, con­tra­tó un leasing con una en­ti­dad fi­nan­cie­ra, con la par­ti­cu­la­ri­dad de que pa­ra de­ter­mi­nar el ti­po de in­te­rés se in­clu­yó en el anexo una cláu­su­la que fi­ja­ba el in­te­rés a abo­nar con­for­me a una per­mu­ta fi­na

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - CARUNCHO, TOMÉ & JUDEL. Abo­ga­dos y ase­so­res fis­ca­les. Miem­bro de HISPAJURIS.

El asun­to plan­tea­do se re­fie­re a una fór­mu­la uti­li­za­da en el gi­ro ban­ca­rio, cuan­do un clien­te pre­ten­de la ob­ten­ción de fi­nan­cia­ción a tra­vés de un con­tra­to de arren­da­mien­to fi­nan­cie­ro (leasing). A la ho­ra de fi­jar el ti­po de in­te­rés apli­ca­ble a la ope­ra­ción, la en­ti­dad fi­nan­cie­ra sue­le ofre­cer va­rias al­ter­na­ti­vas, que sue­len con­cre­tar­se en tres po­si­bi­li­da­des: in­te­rés fi­jo, va­ria­ble o fi­jo bo­ni­fi­ca­do.

En el ca­so que nos ocu­pa, el in­te­rés apli­ca­ble a la ope­ra­ción de

leasing no vie­ne de­ter­mi­na­do con­for­me a un in­te­rés fi­jo, ni va­ria­ble, sino de acuer­do con una fór­mu­la de ma­yor com­ple­ji­dad —de­ri­va­do fi­nan­cie­ro—, con­sis­ten­te en una per­mu­ta fi­nan­cie­ra o swap. El clien­te abo­na­rá un ti­po de in­te­rés

cu­ya de­ter­mi­na­ción de­pen­de­rá de la evo­lu­ción de un ín­di­ce de re­fe­ren­cia —nor­mal­men­te el eu­rí­bor a 12 me­ses—, de tal for­ma que el in­te­rés no res­pon­de a un ti­po fi­jo ce­rra­do. Por otra par­te, las permutas financieras o swap con­tie­nen cláu­su­las re­la­ti­vas a los cos­tes de­ri­va­dos de la can­ce­la­ción an­ti­ci­pa­da de ta­les de­ri­va­dos fi­nan­cie­ros, cu­yo im­por­te no sue­le ve­nir de­ter­mi­na­do

en el pro­pio con­tra­to y sue­le ser muy cuan­tio­so.

En reali­dad, la cues­tión plan­tea­da se con­cre­ta en de­jar sin efec­to el pro­duc­to fi­nan­cie­ro com­ple­jo -—el ci­ta­do swap— o, en su ca­so, la cláu­su­la del mis­mo re­la­ti­va a su can­ce­la­ción an­ti­ci­pa­da, con apo­yo en la omi­sión de in­for­ma­ción acer­ca de la na­tu­ra­le­za, ca­rac­te­rís­ti­cas y ries­gos del re­fe­ri­do pro­duc­to o cláu­su­la.

No obs­tan­te, la ju­ris­pru­den­cia ha ve­ni­do pro­nun­cián­do­se en el sen­ti­do de que no ca­be pre­ten­der la nu­li­dad por error de una par­te del con­tra­to, cuan­do no se re­cla­ma la nu­li­dad del con­tra­to de fi­nan­cia­ción prin­ci­pal —en es­te ca­so, el leasing—. En de­fi­ni­ti­va, los tri­bu­na­les sos­tie­nen que el error, pro­duc­to de una fal­ta de in­for­ma­ción por par­te de la en­ti­dad, de­be ser sus­tan­cial, re­le­van­te y re­fe­ri­do a la to­ta­li­dad del con­tra­to; de tal for­ma que da­ría lu­gar a la nu­li­dad de la to­ta­li­dad del con­tra­to, no sien­do po­si­ble, por es­ta vía, pre­ten­der la de una cláu­su­la de­ter­mi­na­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.