Lle­gan las hor­ta­li­zas de con­te­ne­dor

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - FINANZAS - Sa­ra Ca­bre­ro

El her­mano del fun­da­dor de Tes­la ha co­men­za­do a cul­ti­var ver­du­ras en es­pa­cios ce­rra­dos de ape­nas 30 me­tros cua­dra­dos, en los que son ca­pa­ces de pro­du­cir 50.000 co­go­llos de le­chu­ga al año

Com­prar un ca­la­ba­cín o sen­tar a la me­sa una sim­ple le­chu­ga se ha con­ver­ti­do en los úl­ti­mos me­ses ca­si en un lu­jo. Es­tos pro­duc­tos bá­si­cos en la des­pen­sa de las fa­mi­lias han ex­pe­ri­men­ta­do una es­ca­la­da de pre­cios de­bi­do a las in­cle­men­cias me­teo­ro­ló­gi­cas y la ola de frío que el Vie­jo Con­ti­nen­te ha vi­vi­do en es­tas úl­ti­mas se­ma­nas.

Po­cas son las hor­ta­li­zas que se han li­bra­do del au­men­to de pre­cios. Y en los peo­res ca­sos, al­gu­nas in­clu­so han lle­ga­do a mul­ti­pli­car por tres su coste. Se­gún los da­tos que pu­bli­ca el Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, Pes­ca y Ali­men­ta­ción en su in­for­me se­ma­nal de co­yun­tu­ra, el ca­la­ba­cín a gra­nel se pa­ga­ba al agri­cul­tor a fi­na­les del año pa­sa­do a 1,12 eu­ros el ki­lo, una can­ti­dad que au­men­ta­ba has­ta los 2,5 eu­ros el ki­lo (más del do­ble) en el mes de enero, en el peor mo­men­to del tem­po­ral de frío. En es­tas úl­ti­mas se­ma­nas, es­te al­za pa­re­ce ha­ber­nos da­do un pe­que­ño res­pi­ro, pe­ro el pro­ble­ma no es inusual. Más bien to­do lo con­tra­rio.

El ni­vel de exi­gen­cia que he­mos im­pues­to al pla­ne­ta, aña­di­do a los inopor­tu­nos e in­con­tro­la­bles ca­pri­chos de la na­tu­ra­le­za, pro­vo­can ca­da año al­gún que otro sus­to a los agri­cul­to­res, y tam­bién al con­su­mi­dor. Co­se­chas arra­sa­das o fru­tas y ver­du­ras inal­can­za­bles pa­ra mu­chos bol­si­llos son so­lo la pun­ta del ice­berg. Y an­te es­te re­to que se nos plan­tea, ya hay quien ha co­men­za­do a echar mano de la in­no­va­ción y la tec­no­lo­gía pa­ra in­ten­tar bus­car una sa­li­da a un pro­ble­ma que no es me­nor.

Uno de los úl­ti­mos en su­mar­se a es­ta bús­que­da ha si­do Kim­bal Musk, her­mano del cé­le­bre Elon Musk (co­fun­da­dor de Tes­la y Pa­yPal), que ya ha bau­ti­za­do a su pró­xi­mo pro­yec­to co­mo «la re­vo­lu­ción de la co­mi­da de ver­dad».

Squa­re Roots es un pro­gra­ma de in­cu­ba­do­ras de cul­ti­vos ur­ba­nos que po­co o na­da tie­ne que ver con lo que has­ta aho­ra co­no­cía­mos co­mo huer­tos o in­ver­na­de­ros. Ba­sa­do en la agri­cul­tu­ra ver­ti­cal, el fu­tu­ro de las ver­du­ras, se­gún el me­nor de los Musk, pa­sa por el cul­ti­vo de las mis­mas den­tro de edi­fi­cios, pi­sos o ras­ca­cie­los, sien­do ca­pa­ces de combinar el campo y la ciu­dad en un con­cep­to to­tal­men­te no­ve­do­so.

La pri­me­ra ex­pe­rien­cia pi­lo­to ya ha echa­do a an­dar en Brooklyn. Allí, diez jó­ve­nes em­pren­de­do­res han cen­tra­do sus es­fuer­zos en ha­cer cre­cer co­mi­da en una de­ce­na de gran­jas ar­ti­fi­cia­les al­ber­ga­das en el in­te­rior de pe­que­ños con­te­ne­do­res ma­rí­ti­mos de ace­ro. Ale­ja­dos de la luz so­lar, los cul­ti­vos de Squa­re Roots cre­cen gra­cias a lu­ces LED de co­lor ro­sa.

Con ape­nas 30 me­tros cua­dra­dos, ca­da con­te­ne­dor es ca­paz de pro­du­cir 50.000 co­go­llos pe­que­ños de le­chu­ga ca­da año. Se­gún Business In­si­der, las hor­ta­li­zas cre­cen a lo lar­go de sus cua­tro pa­re­des, so­bre una es­pe­cie de cé­lu­las lle­nas de agua y de nu­trien­tes. Di­cho así es un po­co com­pli­ca­do ha­cer­se una idea de la re­vo­lu­ción, pe­ro se­gún los cálcu­los de los ex­per­tos, en el área que ocu­pa un sim­ple ga­ra­je co­mún en el que ca­be un úni­co co­che, los agri­cul­to­res de Squa­re Roots son ca­pa­ces de pro­du­cir la mis­ma can­ti­dad que se con­se­gui­ría en 4.000 me­tros cua­dra­dos al ai­re li­bre.

La prin­ci­pal ba­za con la que cuen­tan es­tas gran­jas ver­ti­ca­les es que, al po­der ma­ni­pu­lar la me­teo­ro­lo­gía, Pe­ro, ló­gi­ca­men­te, no to­do son ven­ta­jas. Un sec­tor de la in­dus­tria ali­men­ta­ria ya se ha le­van­ta­do en con­tra de es­ta in­no­va­ción. En­tre los ale­ga­tos que po­nen so­bre la me­sa, sub­ra­yan el he­cho de que las gran­jas ver­ti­ca­les son un agu­je­ro de ener­gía. Y eso es una reali­dad. To­bias Peggs, co­fun­da­dor de la em­pre­sa, es cons­cien­te de que los LED con­su­men mu­cha ener­gía eléc­tri­ca. Pe­ro tam­bién ase­gu­ra que Squa­re Roots ya ha em­pe­za­do a tra­ba­jar en el que pro­ba­ble­men­te sea su ma­yor re­to de ca­ra al fu­tu­ro, y cer­ti­fi­ca que sus in­ves­ti­ga­do­res ya es­tán tra­tan­do de con­se­guir que sus con­te­ne­do­res se pa­sen a la ener­gía so­lar.

La de Brooklyn es la pri­me­ra pie­dra de «la re­vo­lu­ción de la co­mi­da de ver­dad». Musk, Peggs y to­do su equi­po de Squa­re Roots es­pe­ran ex­pan­dir­se a 20 ciu­da­des pa­ra el 2020.

Kim­bal Musk ha crea­do un pro­gra­ma de in­cu­ba­do­ras de cul­ti­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.