LOS AVAN­CES TEC­NO­LÓ­GI­COS TRANS­FOR­MAN LAS TIEN­DAS

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, la tec­no­lo­gía ju­ga­rá un pa­pel pri­mor­dial en la su­per­vi­ven­cia de los es­ta­ble­ci­mien­tos fí­si­cos: con­ver­tir el pro­ce­so de com­pra en una atrac­ti­va ex­pe­rien­cia

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ma­ría Vi­ñas

Un es­tu­dio de la con­sul­to­ra Cap­ge­mi­ni re­ve­la que un ter­cio de los con­su­mi­do­res pre­fie­re hoy que­dar­se en ca­sa la­van­do los pla­tos a sa­lir de tien­das. Na­da hay ahí afue­ra que les tien­te ni si­quie­ra un po­co. Na­da, re­fle­xio­na­rán, que no pue­dan en­con­trar y ad­qui­rir más fá­cil, más rá­pi­do y más có­mo­da­men­te des­de el so­fá de su sa­lón o des­de cual­quier otro lugar del mun­do. La re­mo­lo­ne­ría hu­ma­na, ali­men­ta­da por un co­mer­cio elec­tró­ni­co en ple­na for­ma que re­du­ce el pro­ce­so de com­pra a dos mo­vi­mien­tos de pul­gar, es la más fie­ra enemi­ga del es­ta­ble­ci­mien­to fí­si­co. ¿Aca­ba­rá con él? De su su­per­vi­ven­cia, por ex­tra­ño que sue­ne, se en­car­ga­rá la tec­no­lo­gía que, con el asun­to con­tro­la­do den­tro de las pan­ta­llas, se dis­po­ne a ex­ten­der sus ten­tácu­los al mun­do ex­te­rior. La cla­ve: acon­di­cio­nar las tien­das de to­da la vi­da a las ne­ce­si­da­des del nue­vo con­su­mi­dor di­gi­tal. Ha­cer­las atrac­ti­vas, con­ver­tir el he­cho de ir de com­pras en una ape­te­ci­ble ex­pe­rien­cia.

La tien­da del fu­tu­ro se­rá obli­ga­to­ria­men­te in­te­li­gen­te. En pri­mer lugar, ten­drá que ofre­cer al usua­rio al­go que no pue­da en­con­trar de pá­gi­na en pá­gi­na web. Y en se­gun­do, in­cluir las emo­cio­nes en el pro­ce­so de com­pra. Pe­ro para dar­le más, an­tes ten­drá que in­cor­po­rar en el en­torno fí­si­co las ven­ta­jas del eCom­mer­ce: mu­cha más in­for­ma­ción de pro­duc­to, bús­que­das rá­pi­das en la tien­da y, muy im­por­tan­te, adiós co­las. Ya en el mis­mo ni­vel, el si­guien­te com­ba­te se li­bra­rá en el te­rreno de los sen­ti­mien­tos, de­ter­mi­nan­te a la ho­ra de to­mar una de­ci­sión.

Las mar­cas han com­pren­di­do que, an­te un con­su­mi­dor es­ca­so de tiempo li­bre, el ca­mino pa­sa por pro­por­cio­nar un estado de sa­tis­fac­ción in­me­dia­to, una ex­pe­rien­cia de ocio, di­ver­ti­da y ex­clu­si­va. Sam­sung fue la pio­ne­ra, con un lo­cal en Nue­va York don­de sus vi­si­tan­tes po­dían in­ter­ac­tuar con el pro­duc­to: ha­cer lla­ma­das, na­ve­gar por In­ter­net. Lo ha en­ten­di­do tam­bién Ama­zon, el gi­gan­te del co­mer­cio elec­tró­ni­co que, in­vir­tien­do los flu­jos, el pa­sa­do di­ciem­bre abrió su pri­mer su­per­mer­ca­do fí­si­co. Sin ca­jas, sí (en­torno, el de los pa­gos, ya con­quis­ta­do por la tec­no­lo­gía), pe­ro tan­gi­ble. E In­di­tex, fer­vien­te em­ba­ja­do­ra de las flags­hip sto­res, que a ca­ba­llo en­tre el la­dri­llo y la Red lle­va ya un par de años im­plan­tan­do y pre­su­mien­do de la om­ni­ca­na­li­dad. Son sus tien­das su pro­pio so­por­te pu­bli­ci­ta­rio, ma­cro­es­ta­ble­ci­mien­tos con wi­fi y or­de­na­do­res Mac, enor­mes pa­ne­les para bu­cear en su apli­ca­ción, de­pen­dien­tas co­nec­ta­das con dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos y pro­ba­do­res que per­mi­ten el pa­go en el mis­mo ha­bi­tácu­lo, don­de el clien­te pue­de so­li­ci­tar pren­das a tra­vés de pan­ta­llas in­ter­ac­ti­vas y has­ta re­ci­bir en el plas­ma con­se­jos de es­ti­lo. De­sigual per­mi­te en una de sus tien­das de Bar­ce­lo­na com­prar on­li­ne y re­co­ger el pe­di­do allí mis­mo a tra­vés de unos bu­zo­nes, y las nue­vas ofi­ci­nas de Aban­ca fun­cio­nan con ta­ble­tas, áreas de au­to­ser­vi­cio y pro­yec­ción de ví­deos en pan­ta­llas.

En la úl­ti­ma edi­ción del Rea­til Fo­rum, ce­le­bra­da a prin­ci­pios de fe­bre­ro, se di­bu­ja­ron las lí­neas más im­por­tan­tes de es­tos es­pa­cios 2.0: me­nos pro­duc­to de ex­po­si­ción y más áreas para dis­fru­tar de él (in­ter­ac­tuar, to­car, pro­bar), don­de se­rá cla­ve la reali­dad au­men­ta­da (ima­gi­nar có­mo que­da­rá en ca­sa una lám­pa­ra de Ikea, por ejem­plo); apues­ta por un per­fil de de­pen­dien­te más cer­cano, ca­paz de re­sol­ver du­das, sus­ti­tu­to de re­co­men­da­cio­nes y re­fe­ren­cias on­li­ne; ofer­ta per­so­na­li­za­da que ha­ga sen­tir úni­co al clien­te, don­de ju­ga­rá un im­por­tan­te pa­pel el big da­ta para co­no­cer ru­ti­nas, gus­tos y com­por­ta­mien­tos an­te­rio­res; dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos para fa­ci­li­tar los pa­gos (com­prar es­ca­nean­do un có­di­go QR); y ro­bots, mu­chos ro­bots.

Las nue­vas tien­das ofre­ce­rán un tra­ta­mien­to per­so­na­li­za­do al clien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.