Do­nald Trump vs Fed

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - XO­SÉ CAR­LOS ARIAS

To­do in­di­ca que con la lle­ga­da de Do­nald Trump a la Ca­sa Blan­ca, el pro­ta­go­nis­mo del ban­co cen­tral nor­te­ame­ri­cano en la ges­tión de los asun­tos eco­nó­mi­cos del país se va a re­du­cir en mu­chos gra­dos. Con lo que la Re­ser­va Fe­de­ral de­ja­rá de ser, en los pró­xi­mos años, el prin­ci­pal e in­dis­cu­ti­ble ac­tor que ha si­do du­ran­te el pe­río­do más re­cien­te en la ela­bo­ra­ción de la po­lí­ti­ca ma­cro­eco­nó­mi­ca de aquel país. Va­rias ra­zo­nes de im­por­tan­cia ava­lan es­ta im­pre­sión.

La pri­me­ra es que esa pér­di­da de vi­si­bi­li­dad pro­ba­ble­men­te se hu­bie­ra pro­du­ci­do en cual­quier ca­so: du­ran­te los man­da­tos de sus dos úl­ti­mos go­ber­na­do­res, Ben Ber­nan­ke y Ja­net Ye­llen, la Re­ser­va ha he­cho de to­do para evi­tar la re­ce­sión; ope­ra­cio­nes an­tes con­si­de­ra­das ul­tra­he­te­ro­do­xas, de com­pras de ac­ti­vos o ti­pos de in­te­rés ce­ro o ne­ga­ti­vos, han si­do lo co­mún des­de el 2008… Y mie­do da pen­sar en lo que ha­bría ocu­rri­do si esas ac­cio­nes no hu­bie­ran te­ni­do lugar. Pe­ro, por esa mis­ma ex­cep­cio­na­li­dad, los lí­mi­tes de esa po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria pa­re­cen ha­ber si­do ya so­bre­pa­sa­dos, con la con­se­cuen­cia, ade­más, de un cre­ci­mien­to enor­me del ba­lan­ce de la Re­ser­va, por va­lor de unos 3,5 bi­llo­nes de dó­la­res. Una des­me­su­ra se­gu­ra­men­te ne­ce­sa­ria, pe­ro des­me­su­ra al fin, que no po­día man­te­ner­se ya por mu­cho tiempo. En to­do ca­so, pa­re­ce fue­ra de du­da que los es­tí­mu­los mo­ne­ta­rios tie­nen ya los días con­ta­dos en Es­ta­dos Uni­dos, y para una bue­na tem­po­ra­da.

La se­gun­da ra­zón es en cier­to sen­ti­do una ex­ten­sión de la pri­me­ra. La pu­jan­za des­me­di­da de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria en el pa­sa­do re­cien­te se de­bió, más que a cual­quier otra ra­zón, al ba­jí­si­mo per­fil de las es­tra­te­gias fis­ca­les. Pues bien, el nue­vo Go­bierno llega con una vi­sión muy di­fe­ren­te, de­ci­di­do a co­lo­car el én­fa­sis en los pro­gra­mas de gas­to en in­fra­es­truc­tu­ras y el rear­me, ade­más de pres­to a re­du­cir drás­ti­ca­men­te los im­pues­tos. La for­ma en que ello se ha­ga —se anun­cia que se­rá a tra­vés de ali­vios fis­ca­les para los más ri­cos—, ten­drá sin du­da con­se­cuen­cias en tér­mi­nos de even­tua­les au­men­tos adi­cio­na­les de la de­sigual­dad, y el im­pac­to so­bre dé­fi­cit y deu­da pú­bli­ca se­rá sig­ni­fi­ca­ti­vo. Pe­ro lo que aquí in­tere­sa más des­ta­car es que, si esos anun­cios se cum­plen, el equi­li­brio en­tre la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria y la fis­cal se rom­pe­rá en es­ta oca­sión en fa­vor de la se­gun­da.

La ter­ce­ra y aca­so más im­por­tan­te ra­zón se re­fie­re a la po­si­bi­li­dad muy real de que Trump dé un ha­cha­zo, con su brus­co es­ti­lo ha­bi­tual, al ca­rác­ter in­de­pen­dien­te de la Re­ser­va Fe­de­ral. Aco­gién­do­se a él, Ber­nan­ke y Ye­llen desa­rro­lla­ron sus po­lí­ti­cas con cri­te­rios pro­pios, pe­ro la con­ti­nui­dad de es­ta úl­ti­ma en su car­go no es­tá para na­da ga­ran­ti­za­da. Po­co más que un año fal­ta para que la ac­tual go­ber­na­do­ra de­ba ser so­me­ti­da a re­elec­ción; y aun­que la ex­ten­sión a un se­gun­do man­da­to es una tra­di­ción en aquel ban­co cen­tral, la per­so­na­li­dad y las ideas de Ye­llen pa­re­cen es­tar en las an­tí­po­das de las del nue­vo pre­si­den­te; al­go que no ten­dría mayor efec­to de tra­tar­se de un po­lí­ti­co nor­mal, pe­ro sí al­go sa­be­mos ya de la per­so­na­li­dad po­lí­ti­ca de Trump es su es­ca­so ape­go a la nor­ma­li­dad. Aun­que no sea fá­cil adi­vi­nar­lo, la con­je­tu­ra más ex­ten­di­da aho­ra mis­mo es que ha­brá un nue­vo go­ber­na­dor, y que la po­lí­ti­ca que es­te ha­ga se aco­mo­da­rá co­mo un guan­te a los de­sig­nios del pre­si­den­te. Al­go pa­re­ci­do a lo que ocu­rrió ha­ce unos años en Ja­pón, don­de el ban­co cen­tral se pu­so ex­pre­sa y for­mal­men­te al ser­vi­cio de la po­lí­ti­ca del pri­mer mi­nis­tro Abe (la lla­ma­da Abe­no­mics). Pa­re­ce cla­ro, en­ton­ces, que por unos u otros mo­ti­vos, la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria nor­te­ame­ri­ca­na y la en­ti­dad que la en­car­na van ca­mino de re­gre­sar al re­dil.

| TANNEN MAURY

Ja­net Ye­llen se ha mos­tra­do fa­vo­ra­ble a re­du­cir los es­tí­mu­los al sis­te­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.