BIO­TECH, LA PUN­TA DE LAN­ZA DE LA I+D GA­LLE­GA

MÁS DE 1.200 EM­PLEOS, EL 60 % DE ELLOS DE AL­TA CUA­LI­FI­CA­CIÓN, 250 MI­LLO­NES DE EU­ROS DE RE­TORNO ECO­NÓ­MI­CO, DE­CE­NAS DE PA­TEN­TES... GA­LI­CIA HA CON­SO­LI­DA­DO UN PO­LO IN­DUS­TRIAL AL­RE­DE­DOR DE LA BIO­TEC­NO­LO­GÍA QUE DE­RRI­BA FRON­TE­RAS A MAR­CHAS FOR­ZA­DAS: UN 80 % DE L

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Tamara Mon­te­ro

El trun­ca­mien­to del gen de la fi­la­mi­na C (FLNC) es una cau­sa im­por­tan­te de muer­te sú­bi­ta aso­cia­da a la mio­car­dio­pa­tía di­la­ta­da o arrit­mo­gé­ni­ca. El des­cu­bri­mien­to per­mi­te avan­zar en el diag­nós­ti­co pre­coz y sal­var vi­das. Y ese paso de gi­gan­te en el ám­bi­to de la medicina lo ha da­do una spin off ga­lle­ga. Co­ru­ñe­sa, pa­ra más se­ñas. Health in Co­de lle­va años en la cres­ta de la ola de un sec­tor que en Ga­li­cia no pa­ra de cre­cer y de co­se­char éxi­tos: el de la bio­tec­no­lo­gía.

Tan solo hay que echar una ojea­da a los da­tos. Ga­li­cia cre­ce el do­ble de la media es­ta­tal, con un in­cre­men­to de un 2,11 % de nue­vas em­pre­sas de­di­ca­das a la bio­tec­no­lo­gía. Los úl­ti­mos da­tos ha­blan de 219 or­ga­ni­za­cio­nes con ADN ga­lai­co y más de 1.200 tra­ba­ja­do­res en el sec­tor en la co­mu­ni­dad. Tra­ba­jos, además, de muy al­ta cua­li­fi­ca­ción: tres de ca­da cin­co em­plea­dos son uni­ver­si­ta­rios y doc­to­res.

Ga­li­cia cre­ce rápido y cre­ce bien. Se­gún el úl­ti­mo in­for­me de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Bioem­pre­sas, El 7,4 % de las fir­mas usua­rias de bio­tec­no­lo­gía de Es­pa­ña son ga­lle­gas. Quie­re de­cir que la apor­ta­ción es sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te su­pe­rior a la con­tri­bu­ción de la co­mu­ni­dad al te­ji­do in­dus­trial, que se si­túa en el 6,12 %, y que Ga­li­cia ya ha to­ma­do po­si­cio­nes co­mo un po­lo de bio­tec­no­lo­gía.

A par­te de ese éxi­to ha co­la­bo­ra­do un clús­ter que fun­da­ron ha­ce diez años tres em­pre­sas cla­ve en el desa­rro­llo de la bio­tec­no­lo­gía en Ga­li­cia: Gal­chi­mia, AMS­lab y Na­no­gap. Hoy Bio­ga cuen­ta con un to­tal de 59 so­cios, in­clu­yen­do prin­ci­pal­men­te em­pre­sas, pe­ro también las uni­ver­si­da­des, las fun­da­cio­nes bio­mé­di­cas de los hos­pi­ta­les y los cen­tros tec­no­ló­gi­cos ga­lle­gos. Ha con­se­gui­do su ob­je­ti­vo: crear un en­torno con un «sis­te­ma po­ten­te de in­ves­ti­ga­ción, una trans­fe­ren­cia de co­no­ci­mien­to ac­ti­vo». En de­fi­ni­ti­va, que Ga­li­cia desa­rro­lle un eco­sis­te­ma pro­cli­ve a la im­plan­ta­ción de un te­ji­do em­pre­sa­rial mo­tor eco­nó­mi­co de la co­mu­ni­dad que además con­tri­bu­ya al bie­nes­tar de la so­cie­dad.

¿Qué ven­ta­jas tie­ne Ga­li­cia pa­ra el sec­tor bio­tec­no­ló­gi­co? En pri­mer lu­gar, la ofer­ta for­ma­ti­va y los re­cur­sos hu­ma­nos al­ta­men­te cua­li­fi­ca­dos. La Uni­ver­si­da­de de Santiago cuen­ta con un cam­pus de ex­ce­len­cia internacional orien­ta­do a las cien­cias de la vi­da, y Vi­go li­de­ra el Cam­pus do Mar, que también ha si­do nom­bra­do cam­pus de ex­ce­len­cia internacional. A eso ha con­tri­bui­do la exis­ten­cia de cen­tros, ins­ti­tu­tos y gru­pos de in­ves­ti­ga­ción de re­co­no­ci­da ca­li­dad a ni­vel na­cio­nal e internacional, otra de las ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas a las que ha­ce re­fe­ren­cia Bio­ga, que ca­li­fi­ca el te­ji­do em­pre­sa­rial bio­tec­no­ló­gi­co co­mo «con­so­li­da­do y muy di­ná­mi­co» y que además ya re­dun­da en un cla­ro be­ne­fi­cio de otros ám­bi­tos. «La apli­ca­ción de la bio­tec­no­lo­gía ha llevado a in­cre­men­tar el por­cen­ta­je de in­no­va­ción y com­pe­ti­ti­vi­dad en los sec­to­res tra­di­cio­na­les co­mo el agroa­li­men­ta­rio, el me­dio am­bien­tal y el ma­rí­ti­mo», ex­pli­can des­de el clús­ter.

Lo cier­to es que la trans­fe­ren­cia de co­no­ci­mien­to ha ju­ga­do un pa­pel fun­da­men­tal en el desa­rro­llo de un sec­tor que ya su­po­ne ca­si el 14 % del to­tal de la I+D que se es­tá ha­cien­do en Ga­li­cia. Y esa trans­fe­ren­cia «pro­vie­ne en su ma­yo­ría de la ex­ten­sa ex­pe­rien­cia in­ves­ti­ga­do­ra de sus tres uni­ver­si­da­des, así co­mo de su sis­te­ma pú­bli­co de sa­lud». Y eso ha do­ta­do a Ga­li­cia de un «va­lio­so know how que se ha ido va­lo­ri­zan­do y tras­la­dan­do al mer­ca­do» a tra­vés de la cons­ti­tu­ción de nu­me­ro­sas spin off, es de­cir, em­pre­sas de ba­se tec­no­ló­gi­ca que co­mer­cia­li­zan los re­sul­ta­dos de in­ves­ti­ga­ción. Las ci­fras lo con­fir­man. Ga­li­cia es la ter­ce­ra co­mu­ni­dad más bio­em­pren­de­do­ra de Es­pa­ña y, además, ha es­ta­do en los pri­me­ros pues­tos de la ta­bla des­de el año 2012.

Esas em­pre­sas co­mer­cia­li­zan re­sul­ta­dos de in­ves­ti­ga­ción y lo ha­cen por to­do el mun­do. Por­que la in­ter­na­cio­na­li­za­ción es otra de las cla­ves de la bio­tec­no­lo­gía he­cha en Ga­li­cia. El 80 % de los in­gre­sos bio­tech pro­vie­nen del ex­te­rior y la in­ter­na­cio­na­li­za­ción se si­túa ya en el 64,5 %.

Em­pren­der en bio­tec­no­lo­gía ha­ce avan­zar la so­cie­dad, pe­ro también pro­du­ce be­ne­fi­cios. El re­torno eco­nó­mi­co del sec­tor se si­túa en la ac­tua­li­dad en unos 250 mi­llo­nes de eu­ros. El 11 % de las ope­ra­cio­nes fi­nan­cie­ras lle­va­das a ca­bo en el sec­tor bio­tec­no­ló­gi­co es­pa­ñol pro­vie­nen de Ga­li­cia y además, mu­chas tie­nen co­mo ori­gen fon­dos ga­lai­cos, co­mo la so­cie­dad ges­to­ra de en­ti­da­des de ca­pi­tal ries­go Xe­sGa­li­cia y la so­cie­dad de ca­pi­tal ries­go Uni­ris­co, por ejem­plo.

UN GAS­TO UN 5,1 % SU­PE­RIOR

El sec­tor bio­tec­no­ló­gi­co cre­ce, lo ha­ce a buen rit­mo, fun­da­men­ta­do so­bre pi­la­res só­li­dos y con la ayu­da de una red de apo­yo a la in­ves­ti­ga­ción, el desa­rro­llo, la in­no­va­ción, la cien­cia, la tec­no­lo­gía y el em­pren­di­mien­to. El gas­to en I+D en la co­mu­ni­dad es un 5,1 % su­pe­rior al con­jun­to de Es­pa­ña y se­gui­rá au­men­tan­do. Por­que la Xun­ta ya ha anun­cia­do la pues­ta en mar­cha de una es­tra­te­gia de im­pul­so a la bio­tec­no­lo­gía con ho­ri­zon­te 2020. Y esa es­tra­te­gia pre­vé mo­vi­li­zar más de 200 mi­llo­nes de eu­ros en los pró­xi­mos años con un ob­je­ti­vo cla­ro: la crea­ción de una trein­te­na de em­pre­sas en el sec­tor y la con­so­li­da­ción de 300 em­pleos es­pe­cia­li­za­dos. ¿En qué ter­mi­na­rá esa es­tra­te­gia? En que la fac­tu­ra­ción glo­bal lle­gue a los 300 mi­llo­nes de eu­ros en tres años.

Bio­ga, por su par­te, también tie­ne los ojos pues­tos en el fu­tu­ro pa­ra con­se­guir ser un clús­ter bien ar­ti­cu­la­do que ha­ga de la bio­tec­no­lo­gía una pun­ta de lan­za en Ga­li­cia. Lo ha­rá a tra­vés de lí­neas de ac­tua­ción que se cen­tran en apo­yar el em­pren­di­mien­to y la con­so­li­da­ción de las em­pre­sas del sec­tor de las cien­cias de la vi­da, pe­ro también en dar im­pul­so a su ex­pan­sión internacional y a la cap­ta­ción de fi­nan­cia­ción pa­ra que los aso­cia­dos pue­dan se­guir desa­rro­llan­do nue­vos pro­yec­tos. Pa­ra eso, la for­ma­ción es cla­ve. Y en la for­ma­ción se si­gue avan­zan­do. Las uni­ver­si­da­des de Santiago y de Vi­go ya han anun­cia­do su intención de im­plan­tar gra­dos en bio­tec­no­lo­gía y bio­me­di­ci­na du­ran­te los pró­xi­mos años.

El sec­tor bio­tech con­tri­bu­ye a au­men­tar la com­pe­ti­ti­vi­dad de sec­to­res tra­di­cio­na­les

JUAN. S. G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.