¿Co­rrup­ción? Solo lo ha­bi­tual

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - LA SEMANA - Juan Car­los Mar­tí­nez

Es­ta se­ma­na al­gu­nos es­pec­ta­do­res de sen­si­bi­li­dad fi­na se ha­brán que­da­do con la bo­ca abier­ta pa­ra un ra­to. Com­pa­re­ce an­te el juez el histórico y en su día to­do­po­de­ro­so eco­no­mis­ta del pu­jo­lis­mo, Ma­cià Ala­ve­dra, pa­ra de­cla­rar por el caso Pre­to­ria. Y el ilus­tre ca­ta­lán, a pre­gun­tas de la fis­ca­la so­bre si aque­lla Ge­ne­ra­li­tat en la que él ma­ne­ja­ba las fi­nan­zas co­bra­ba mor­di­das por ad­ju­di­car con­tra­tos de servicios o de obra pú­bli­ca, y de cuán­to eran esas exac­cio­nes ile­ga­les, res­pon­dió que «del 4 %, lo ha­bi­tual en es­tos ca­sos», sin per­der la com­pos­tu­ra ga­na­da a lo lar­go de sus 82 años de car­gos y de bue­nas re­la­cio­nes.

El ya me­nos ho­no­ra­ble Ala­ve­dra y su dig­na tro­pa no han co­me­ti­do con­tra las cons­truc­to­ras y las em­pre­sas de servicios un abu­so ex­tra­or­di­na­rio, co­mo si aque­llo fue­ra un ta­ller me­cá­ni­co de me­dio pe­lo. Co­bra­ban lo ha­bi­tual, sin pa­sar­se, no va­ya­mos a pen­sar que eran unos an­ti­sis­te­ma; sus mor­di­das eran lo que les dic­ta­ban los usos y cos­tum­bres —o sea, el derecho na­tu­ral—, co­mo pre­sen­tar en so­cie­dad a las hi­jas en el Club de Po­lo, re­ga­lar­le a la es­po­sa una ro­sa y un li­bro de Mer­cé Ro­do­re­da por san Jor­di o te­ner una to­rre en el Am­pur­dán o un cha­le­ci­to de mon­ta­ña en la Cer­da­ña pa­ra las va­ca­cio­nes.

La fis­ca­la Ana Cuen­ca va­lo­ra es­tos días si la con­fe­sión del ilus­tre eco­no­mis­ta ser­vi­rá pa­ra re­ba­jar­le la con­de­na; ya ha co­men­ta­do que pro­ba­ble­men­te no pe­di­rá pa­ra él pe­na de pri­sión, pe­ro sí una mul­ta, por lo robado, de diez mi­llo­nes de eu­ros. No es­tá mal vis­to. Se­gu­ra­men­te se­rá ahí don­de más le due­la a es­ta éli­te que ha sa­cri­fi­ca­do al oro su pa­sa­do de­mo­crá­ti­co y su ex­pe­rien­cia del exi­lio —Ala­ve­dra con­vi­vió con el enor­me Pau Ca­sals en Fran­cia—, man­cha­dos por ese ver­dín que de­ja la pla­ta ma­no­sea­da.

Lo peor es ha­ber da­do publicidad a su fra­se. De­ce­nas de pe­que­ños em­pre­sa­rios se es­ta­rán mal­di­cien­do aho­ra por no ha­ber pre­su­pues­ta­do el 4 % de las mor­di­das bar­ce­lo­ne­sas, con lo que, además de per­der con­tra­tos, se han que­da­do mar­gi­na­dos de los usos y los há­bi­tos pro­pios de la bue­na so­cie­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.