PRO­DUC­TI­VI­DAD, EL GRAN RE­TO DE LA ECO­NO­MÍA GA­LLE­GA

EL PRE­SEN­CIA­LIS­MO SI­GUE SIEN­DO UN LAS­TRE PA­RA LAS EM­PRE­SAS, UNO DE LOS MO­TI­VOS QUE EX­PLI­CAN POR QUÉ LA PRO­DUC­TI­VI­DAD DE LOS TRA­BA­JA­DO­RES ES­PA­ÑO­LES ES UN 25 % IN­FE­RIOR A LA DE LOS ALE­MA­NES; RA­CIO­NA­LI­ZAR HO­RA­RIOS E IN­TRO­DU­CIR DE­RE­CHOS CON­TRI­BUI­RÍA A ME­JO­RAR

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ma­ría Ce­drón

El pre­sen­cia­lis­mo ex­pli­ca por qué la pro­duc­ti­vi­dad por ho­ra de los es­pa­ño­les es un 25 % in­fe­rior a la de los ale­ma­nes Una ra­cio­na­li­za­ción de ho­ra­rio y más de­re­chos la­bo­ra­les me­jo­ra­rían los da­tos

El tiem­po es oro. In­clu­so pue­de lle­gar a su­pe­rar el ré­cord al­can­za­do por ese me­tal cuan­do en el 2011 lle­gó a los 1.923 dó­la­res por on­za. Y no so­lo lo es por el va­lor que ca­da per­so­na pue­da dar­le, tam­bién por­que mal­gas­tar­lo pro­vo­ca im­por­tan­tes pér­di­das tan­to a la em­pre­sa co­mo a la ca­li­dad de vida del tra­ba­ja­dor. Aun­que ca­da vez son más los eje­cu­ti­vos cons­cien­tes de ello, el pre­sen­cia­lis­mo es to­da­vía una de las prin­ci­pa­les la­cras del mer­ca­do la­bo­ral en Ga­li­cia y en Es­pa­ña. Pa­ra aca­bar con él, los eco­no­mis­tas coin­ci­den en que hay que ser real­men­te cons­cien­tes de lo que va­le nues­tro tiem­po, ha­cer una ra­cio­na­li­za­ción de ho­ra­rio y au­men­tar los de­re­chos la­bo­ra­les pa­ra evi­tar la ma­la cos­tum­bre de «es­tar por es­tar», una prác­ti­ca tan da­ñi­na co­mo el ab­sen­tis­mo. Lo­gran­do au­nar to­dos esos factores, los em­plea­dos es­ta­rían más fe­li­ces. Con­se­cuen­cia: su ni­vel de pro­duc­ti­vi­dad por ho­ra y com­pro­mi­so se­ría mu­cho ma­yor. Los nú­me­ros de las em­pre­sas tam­bién son­rei­rían.

«La pro­duc­ti­vi­dad es­pa­ño­la ha cre­ci­do en pa­ra­le­lo a un in­cre­men­to dra­má­ti­co del des­em­pleo (el por­cen­ta­je de des­em­plea­dos era de un 18,2 % en enero). No so­lo ha au­men­ta­do du­ran­te los años du­ros. Ade­más, la pro­duc­ti­vi­dad por tra­ba­ja­dor su­pera li­ge­ra­men­te la me­dia eu­ro­pea. «¿De dón­de pro­ce­den en­ton­ces nues­tros ma­les?», se pre­gun­ta Pe­dro Rey Araú­jo, del gru­po de Aná­li­se e Mo­de­li­za­ción Eco­nó­mi­ca (GA­ME-IDEGA) de la Fa­cul­ta­de de Eco­nó­mi­cas da Uni­ver­si­da­de de San­tia­go. Y él mis­mo da la res­pues­ta ha­cien­do una com­pa­ra­ción con Ale­ma­nia: «Pe­se a mos­trar ra­tios por tra­ba­ja­dor prác­ti­ca­men­te idén­ti­cos, la pro­duc­ti­vi­dad por ho­ra tra­ba­ja­da ale­ma­na es un 25 % su­pe­rior a la nues­tra. La res­pues­ta es cla­ra. Tra­ba­ja­mos mu­cho y de mo­do inade­cua­do. Es más, pro­ba­ble­men­te tra­ba­ja­mos de esa for­ma por­que tra­ba­ja­mos mu­cho».

Es­to con­du­ce a otra pre­gun­ta. ¿Por qué no lo ha­ce­mos me­jor? «Las con­di­cio­nes la­bo­ra­les pre­ca­rias que su­fren la ma­yor par­te de los tra­ba­ja­do­res es­pa­ño­les ge­ne­ra­li­zan el mie­do a per­der el em­pleo. La pre­ca­rie­dad nos abo­ca al pre­sen­cia­lis­mo. De­fen­der el em­pleo me­dian­te la me­ra pre­sen­cia en el pues­to de tra­ba­jo es una con­duc­ta ra­cio­nal cuan­do mi­les de des­em­plea­dos es­pe­ran a sus puer­tas. Las em­pre­sas es­pa­ño­las pa­re­cen pre­fe­rir si­llas ca­lien­tes en lu­gar de tra­ba­ja­do­res con­ten­tos y pro­duc­ti­vos. Un ho­ra­rio fle­xi­ble es fun­da­men­tal pa­ra ser pro­duc­ti­vos».

De ahí la im­por­tan­cia de ra­cio­na­li­zar ho­ra­rios pa­ra ga­nar ca­li­dad de vida y po­der con­ci­liar pa­ra es­tar con la fa­mi­lia o ha­cer ac­ti­vi­da­des que gus­ten al tra­ba­ja­dor. El res­pon­sa­ble de la Aso­cia­ción pa­ra la Ra­cio­na­li­za­ción de Ho­ra­rios Es­pa­ño­les, Jo­sé Luis Ca­se­ro, es ta­jan­te en es­te sen­ti­do: «Cuan­do ha­bla­mos del uso del tiem­po, me gus­ta más ha­blar de paí­ses que son efi­cien­tes y los que no lo son. Es­pa­ña es la cuar­ta eco­no­mía de Eu­ro­pa, pe­ro en cam­bio so­mos aún los oc­ta­vos en pro­duc­ti­vi­dad». Es­to lle­va a es­te eje­cu­ti­vo a ha­cer­se pre­gun­tas co­mo «por qué en Es­pa­ña te­ne­mos al­gu­na em­pre­sa en la que pa­ra­mos dos ho­ras pa­ra co­mer cuan­do el fin de se­ma­na que es­ta­mos en ca­sa po­de­mos ha­cer­lo en una ho­ra».

La res­pues­ta es una de las cla­ves que ex­pli­can por qué hay tan­tos pro­ble­mas de con­ci­lia­ción en Es­pa­ña: « Mu­chas ve­ces es una cues­tión de una ma­la or­ga­ni­za­ción del tra­ba­jo. Un di­rec­ti­vo no so­lo lo es por­la­rio que lle­va el car­go im­pre­so en una tar­je­ta, ha de in­cen­ti­var la pro­duc­ti­vi­dad. Di­ri­gir es mar­car un ob­je­ti­vo, es­ti­mu­lar una se­rie de há­bi­tos. De­sa­yu­ne­mos bien y no ten­dre­mos que pa­rar a las do­ce pa­ra el ca­fé».

SA­LIR A LAS SEIS

Hay em­pre­sas que han em­pe­za­do a com­pren­der que la pro­pues­ta de aca­bar la jor­na­da la­bo­ral a las seis de la tar­de que ha­bía lan­za­do Ma­riano Ra­joy en su día no es tan des­ca­be­lla­da. La cues­tión es te­ner vo­lun­tad, in­clu­so pa­ra mu­chas py­mes que di­cen no te­ner ca­pa­ci­dad pa­ra ha­cer­lo. Po­drían lo­grar­lo, cree Rey, «cam­bian­do la men­ta­li­dad pa­ra ha­cer más ra­cio­nal la dis­tri­bu­ción del tra­ba­jo de sus ac­ti­vos».

Rep­sol o Vo­da­fo­ne son al­gu­nas de las que sue­len apa­re­cer en los pri­me­ros pues­tos del rán­king cuan­do se ha­bla de con­ci­liar la vida la­bo­ral y fa­mi­liar. Fuen­tes de la com­pa­ñía de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes di­cen que, al mis­mo tiem­po que tie­nen jor­na­da fle­xi­ble o pro­mue­ven el smart­wor­king, dis­po­nen de otros ser­vi­cios pa­ra em­plea­dos. A tra­vés del Club Vo­da­fo­ne tie­nen un banco de tiem­po don­de ges­tio­nan pro­duc­tos o ser­vi­cios co­mo ir a la tin­to­re­ría o lle­var el co­che a la ITV. Ade­más, ofre­cen ase­so­ría y rea­li­za­ción de trá­mi­tes ad­mi­nis­tra­ti­vos o ac­ce­so a la tien­da pro­pia don­de com­prar de­ter­mi­na­dos pro­duc­tos. Pe­ro en ese afán por ges­tio­nar me­jor la jor­na­da, ofre­cen a las ma­dres tra­ba­jar 30 ho­ras a la se­ma­na du­ran­te los seis me­ses pos­te­rio­res a la re­in­cor­po­ra­ción no re­ba­jan­do su sa­la­rio, la al­ter­na­ti­va de jun­tar la jor­na­da de lac­tan­cia has­ta 26 días na­tu­ra­les, pe­dir un per­mi­so pre­vio a la na­ta­li­dad de 15 días o una ex­ce­den­cia has­ta que el ni­ño ten­ga cua­tro años.

Me­di­das co­mo es­tas ha­cen que el tiem­po ten­ga ma­yor ren­ta­bi­li­dad. «Mu­cha gen­te pien­sa que el va­lor mo­ne­ta­rio que se asig­na a ca­da ho­ra adi­cio­nal de su tiem­po de­be ser el mis­mo que lo que per­ci­be de sa- por ho­ra en su tra­ba­jo. Pe­ro es­to no es cier­to. Pa­ra la ma­yo­ría de la gen­te, una ho­ra adi­cio­nal de tiem­po tie­ne más va­lor que lo que le pa­gan en su em­pre­sa. Es­to tie­ne sen­ti­do des­de el pun­to de vis­ta de que, cuan­tas más ho­ras es­té en la ofi­ci­na, el tiem­po li­bre no re­sul­ta tan­to y en­ton­ces su va­lor es mu­cho más al­to», ex­pli­ca Spen­cer Green­berg, uno de los di­rec­ti­vos de Clea­rert­hin­king, una pá­gi­na de In­ter­net que ha di­se­ña­do una he­rra­mien­ta pa­ra ayu­dar a ha­cer un me­jor uso de nues­tro tiem­po me­dian­te el cálcu­lo de lo que pa­ra ca­da uno va­le una ho­ra.

DES­CO­NE­XIÓN DI­GI­TAL

Nues­tro tiem­po li­bre es nues­tro, no de la em­pre­sa. Es­ta se­ma­na, el PSOE pre­sen­tó una pro­pues­ta no de ley ins­tan­do al Go­bierno a «ga­ran­ti­zar la pro­tec­ción de la pri­va­ci­dad di­gi­tal en el ám­bi­to la­bo­ral y re­gu­lar la des­co­ne­xión de los tra­ba­ja­do­res fue­ra del ho­ra­rio la­bo­ral» co­mo ya han he­cho otros paí­ses de Eu­ro­pa. El miér­co­les la mi­nis­tra de Em­pleo y Se­gu­ri­dad So­cial, Fá­ti­ma Bá­ñez, se com­pro­me­tió a im­plan­tar­la, de acuer­do con los agen­tes so­cia­les. Pe­ro su ho­mó­lo­go de Ener­gía, Ál­va­ro Na­dal, la co­rri­gió di­cien­do que eso no po­día re­gu­lar­se de for­ma in­me­dia­ta. De mo­men­to ya hay quien lo ha­ce. La pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Em­pre­sa­rias de Ga­li­cia, Su­sa­na Pé­rez, es un ejem­plo: «Ten­go dos em­pre­sas, tra­ba­jo mu­cho, pe­ro cuan­do lle­go a ca­sa apa­go el mó­vil pa­ra es­tar con mi hi­ja».

«Un ho­ra­rio fle­xi­ble es fun­da­men­tal pa­ra es­tar con­ten­tos. Eso au­men­ta la pro­duc­ti­vi­dad» «¿Por qué hay em­pre­sas que pa­ran dos ho­ras pa­ra co­mer cuan­do en ca­sa po­de­mos ha­cer­lo en una?» «Pa­ra la ma­yo­ría de la gen­te una ho­ra de tiem­po li­bre tie­ne más va­lor de lo que le pa­gan en su em­pre­sa»

JUAN. S. G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.