SU­BIR TI­POS, EL DI­LE­MA DEL BANCO CEN­TRAL EU­RO­PEO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Cristina Porteiro

Las re­cien­tes subidas de ti­pos de in­te­rés apro­ba­das por la Re­ser­va Fe­de­ral han es­tre­cha­do el cer­co so­bre el Banco Cen­tral Eu­ro­peo. No obs­tan­te, su pre­si­den­te, Ma­rio Drag­hi, te­me que un re­pun­te, uni­do a la re­ti­ra­da pro­gre­si­va de los es­tí­mu­los fi­nan­cie­ros, desaten una cri­sis de deu­da en­tre los es­ta­dos miem­bros.

Bru­se­las te­me que un re­pun­te de los ti­pos de in­te­rés si­guien­do la es­te­la de la Fed, uni­do a la re­ti­ra­da pro­gre­si­va de los es­tí­mu­los al sis­te­ma fi­nan­cie­ro, desaten una gra­ve cri­sis de deu­da

Es­ta­dos Uni­dos ha pues­to el bro­che a la cri­sis. Es la se­ñal que en­vió la Re­ser­va Fe­de­ral a me­dia­dos de es­te mes des­de el otro la­do del Atlán­ti­co a la UE. El se­gun­do em­pu­jón en tres me­ses a las ta­sas de in­te­rés si­túan aho­ra los ti­pos en el ran­go del 0,75 y el 1 %. La si­tua­ción es bien di­fe­ren­te en la zo­na eu­ro. El Banco Cen­tral Eu­ro­peo (BCE), co­man­da­do por Ma­rio Drag­hi, man­tie­ne al 0 % los ti­pos y así se­rá al me­nos has­ta que se des­pe­je la in­cer­ti­dum­bre po­lí­ti­ca en Fran­cia tras las elec­cio­nes. Pe­ro, ¿cuán­to tiem­po po­drá aguan­tar la em­bes­ti­da es­ta­dou­ni­den­se? Es­tas se­rán las cla­ves.

¿POR QUÉ LA FED HA EM­PREN­DI­DO EL CA­MINO DE LA SUBIDA DE TI­POS?

La pre­si­den­ta de la Re­ser­va Fe­de­ral, Ja­net Ye­llen, dis­po­ne de dos bue­nas ra­zo­nes pa­ra ha­cer­lo. En pri­mer lu­gar, por­que la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se se re­cu­pe­ra con fuer­za. En el mes de fe­bre­ro se crea­ron 235.000 nue­vos em­pleos y se lo­gró re­du­cir el des­em­pleo al 4,7 %. La me­jo­ra de las pers­pec­ti­vas eco­nó­mi­cas ha for­za­do el gi­ro en la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria pa­ra po­der evi­tar pre­sio­nes in­fla­cio­nis­tas que po­drían apa­re­cer ins­ti­ga­das por otro fac­tor de ries­go: los pla­nes de Do­nald Trump. El nue­vo in­qui­lino de la Ca­sa Blan­ca es­tá dis­pues­to a cum­plir sus pro­me­sas o ame­na­zas elec­to­ra­les, que in­clu­yen una ba­ja­da de im­pues­tos, una ma­yor des­re­gu­la­ción fi­nan­cie­ra, el au­men­to del gas­to en in­fra­es­truc­tu­ras y la pues­ta en mar­cha de una re­for­ma fis­cal cu­yos de­ta­lles to­da­vía no se co­no­cen. Es­te com­bo an­ti­ci­pa un año his­tó­ri­co tras el es­ta­lli­do de la cri­sis fi­nan­cie­ra en el 2008. Los ex­per­tos creen que po­dría aca­bar el año con un má­xi­mo de cua­tro subidas de ti­pos de in­te­rés.

¿SE VE­RÁ FOR­ZA­DO EL BCE A SE­GUIR EL RIT­MO?

No ca­be du­da de que Ma­rio Drag­hi de­be­rá res­pon­der al pul­so de la Re­ser­va Fe­de­ral pa­ra evi­tar una de­pre­cia­ción gra­ve de la mo­ne­da úni­ca, co­mo ya se es­tán plan­tean­do otros ban­cos cen­tra­les, pe­ro la sen­da cí­cli­ca de las eco­no­mías del eu­ro es di­fe­ren­te a la de la es­ta­dou­ni­den­se, así que no se es­pe­ran quiebros ra­di­ca­les. La in­fla­ción ya se en­cuen­tra en una sen­da al­cis­ta en la UE y po­dría lle­gar a al­can­zar el 2,3 % al tér­mino del 2017. El es­ce­na­rio es­tá pre­pa­ra­do pa­ra que el BCE dé un pa­so al fren­te y ade­lan­te la re­ti­ra­da gra­dual de es­tí­mu­los mo­ne­ta­rios pa­ra po­ner el bro­che con la pri­me­ra subida de ti­pos en una dé­ca­da (0,25 %), que po­dría lle­gar ha­cia fi­na­les del 2018. Es­te es el calendario que pre­vén al­gu­nos ana­lis­tas. Sin em­bar­go, al­gún con­se­je­ro del BCE apun­tó re­cien­te­men­te a que el au­men­to de las ta­sas de in­te­rés po­dría lle­gar an­tes de lo es­pe­ra­do, es­te mis­mo año.

¿POR QUÉ DRAG­HI SE RE­SIS­TE?

No ca­be du­da de que Es­ta­dos Uni­dos for­za­rá la re­sis­ten­cia del BCE, pe­ro Drag­hi quie­re pro­lon­gar un po­co más el pro­gra­ma de com­pra de deu­da de 80.000 mi­llo­nes de eu­ros ca­da mes, que pa­sa­rá a ser de 60.000 mi­llo­nes a par­tir de es­te mes. Un gri­fo de di­ne­ro que ha per­mi­ti­do man­te­ner a flo­te la mus­tia eco­no­mía de la eu­ro­zo­na. Las ra­zo­nes son fun­da­das. El cre­ci­mien­to to­da­vía no se ha asen­ta­do con fuer­za y las de­bi­li­da­des es­truc­tu­ra­les per­sis­ten en al­gu­nas eco­no­mías. A ello hay que su­mar­le el ries­go a que se des­en­ca­de­ne una nue­va cri­sis de deu­da. Si el ita­liano re­ti­ra el do­pa­je mo­ne­ta­rio y au­men­ta los ti­pos, paí­ses co­mo Es­pa­ña (con el 100 % del PIB) ve­rán có­mo se dis­pa­ran sus fac­tu­ras al en­ca­re­cer­se la fi­nan­cia­ción en el mer­ca­do. Ade­más, la sen­sa­ción de ries­go de im­pa­gos po­dría vol­ver a des­pun­tar y po­ner a prue­ba de nue­vo la re­sis­ten­cia de la mo­ne­da.

¿QUÉ MÁS AME­NA­ZAS SE CIER­NEN SO­BRE EL EU­RO?

Si hay al­go que pue­de trun­car los pla­nes del BCE ade­más de Trump eso es la ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca en la UE. Des­pués del ha­cha­zo del bre­xit, na­die quie­re po­ner­se en el peor de los es­ce­na­rios: una vic­to­ria de Ma­ri­ne Le Pen en la se­gun­da vuel­ta de las elec­cio­nes fran­ce­sas (ma­yo). Un vuel­co elec­to­ral en fa­vor de su par­ti­do, el Fren­te Na­cio­nal, pon­drá con­tra las cuer­das de nue­vo al eu­ro. La fran­ce­sa ha ex­pre­sa­do su de­seo de aban­do­nar el blo­que y la mo­ne­da úni­ca pa­ra vol­ver al fran­co. La vo­la­ti­li­dad en los mer­ca­dos ya se da por sen­ta­da si se con­fir­ma su triun­fo y Drag­hi se ve­ría obli­ga­do a man­te­ner el pa­que­te de es­tí­mu­los y con­ten­ción.

Pe­ro lo peor aun es­ta­ría por lle­gar. Los ojos del ita­liano tam­bién es­tán pues­tos en la sem­pi­ter­na cri­sis grie­ga, que to­da­vía nos de­pa­ra­rá más ca­pí­tu­los de dra­ma, trai­cio­nes y ven­gan­zas. Las ins­ti­tu­cio­nes, an­ti­gua troi­ka, no se po­nen de acuer­do so­bre las con­di­cio­nes pa­ra ir des­em­bol­san­do los tra­mos de su ter­cer res­ca­te. El FMI ha de­ja­do cla­ro que no quie­re vol­ver a sa­ber na­da de res­ca­tes en la eu­ro­zo­na has­ta que el res­to de acreedores no ga­ran­ti­cen la de­vo­lu­ción de los fon­dos, al­go que en el ca­so grie­go so­lo pue­de pa­sar, se­gún el FMI, con una rees­truc­tu­ra­ción de la deu­da he­le­na, que no lle­ga­rá has­ta que los ale­ma­nes acu­dan en oto­ño a las ur­nas.

ILUSTRACIÓN: MA­BEL RO­DRÍ­GUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.