Pro­duc­ti­vi­dad y tiem­po de tra­ba­jo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EN PORTADA -

Cuan­do se com­pa­ra la evo­lu­ción de la pro­duc­ti­vi­dad la­bo­ral en Es­pa­ña con los paí­ses de nues­tro en­torno, lla­ma la aten­ción que nues­tra pro­duc­ti­vi­dad por tra­ba­ja­dor sea prác­ti­ca­men­te idén­ti­ca a la ale­ma­na. ¿Por qué en­ton­ces la ren­ta per cá­pi­ta ale­ma­na es un 38 % su­pe­rior a la es­pa­ño­la? Ade­más, lo lo­gran tra­ba­jan­do me­nos (su jor­na­da anual es un 23 % me­nor que la es­pa­ño­la, ¡320 ho­ras me­nos!). La res­pues­ta aca­dé­mi­ca es sen­ci­lla. La ta­sa de em­pleo ale­ma­na su­pera a la es­pa­ño­la en 16 pun­tos y la pro­duc­ti­vi­dad por ho­ra tra­ba­ja­da es un 25 % su­pe­rior. La ma­yor pro­duc­ti­vi­dad por ho­ra y la ma­yor in­cor­po­ra­ción al mer­ca­do de tra­ba­jo per­mi­te a los ale­ma­nes tra­ba­jar me­nos y te­ner un ma­yor ni­vel de vida.

Cen­tré­mo­nos en el di­fe­ren­cial pro­duc­ti­vo por ho­ra tra­ba­ja­da. Di­fe­ren­cias en la in­ten­si­dad de ca­pi­tal, la or­ga­ni­za­ción del tra­ba­jo, la es­ca­la de pro­duc­ción o el ni­vel edu­ca­ti­vo ex­pli­can en par­te el di­fe­ren­cial. Pe­ro se­gu­ra­men­te el ni­vel de es­fuer­zo y mo­ti­va­ción del tra­ba­ja­dor sea uno de los factores más de­ter­mi­nan­tes. En Es­pa­ña, el mie­do a per­der el tra­ba­jo, jun­to a unas con­di­cio­nes la­bo­ra­les po­co mo­ti­va­do­ras fa­vo­re­cen el «pre­sen­cia­lis­mo». Es­to no es exclusivo de Es­pa­ña o los paí­ses del sur de Eu­ro­pa, no es «cul­tu­ral» co­mo al­gu­nos han de­fen­di­do. Es con­se­cuen­cia di­rec­ta de un en­torno la­bo­ral don­de con­vi­ve la baja mo­ti­va­ción (pre­ca­rie­dad la­bo­ral) y el mie­do a per­der el em­pleo. Con­tar con más tiem­po pa­ra con­ci­liar es un fac­tor de mo­ti­va­ción muy po­de­ro­so, que tie­ne de­mos­tra­da su va­li­dez en Ale­ma­nia, No­rue­ga, Ho­lan­da o Fran­cia. El pro­ble­ma pa­re­ce te­ner una so­lu­ción co­no­ci­da, so­lo fal­ta atre­ver­se. Es ne­ce­sa­rio un cam­bio de men­ta­li­dad y qui­zás pa­ra ello sea ne­ce­sa­rio un pe­que­ño em­pu­jón. Pe­ro no ge­ne­re­mos me­ca­nis­mos per­ver­sos, co­mo un tra­ba­jo a tiem­po par­cial que so­lo es fle­xi­ble pa­ra la em­pre­sa y con­vier­te al tra­ba­ja­dor en un fac­tor de ajus­te. Hoy son ma­yo­ría los tra­ba­ja­do­res a tiem­po par­cial que tie­nen enor­mes di­fi­cul­ta­des pa­ra con­ci­liar vida fa­mi­liar y pro­fe­sio­nal. El pro­ble­ma pa­ra ellos no son las ho­ras dis­po­ni­bles, es no sa­ber cuán­do tie­ne esas dis­po­ni­bi­li­dad que, en el peor de los ca­sos, pue­de que no sea com­pa­ti­ble con el res­to de su fa­mi­lia…. ¡Otra vez la mo­ti­va­ción por los sue­los!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.