LA FP DE­JA DE SER EL PATITO FEO

La ma­trí­cu­la pa­ra for­mar­se en al­guno de los más de mil ci­clos que se ofer­tan en la co­mu­ni­dad se ha dis­pa­ra­do a má­xi­mos his­tó­ri­cos Y el ín­di­ce de in­ser­ción la­bo­ral alcanza el 76,5 %

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Rosa Estévez

LA FOR­MA­CIÓN PRO­FE­SIO­NAL ATRA­VIE­SA EN GA­LI­CIA DÍAS DE VINO Y RO­SAS. HA­CE AL­GO MÁS DE UNA DÉ­CA­DA INI­CIÓ UNA TRANS­FOR­MA­CIÓN PRO­FUN­DA QUE HA LLE­VA­DO LAS CIFRAS DE MA­TRÍ­CU­LA A NI­VE­LES HIS­TÓ­RI­COS Y ELE­VA­DO EL GRA­DO DE IN­SER­CIÓN LA­BO­RAL AL 76 %. EL VÍNCU­LO CON LAS EM­PRE­SAS, ES­TO ES, EL PA­SO DE LOS ALUM­NOS POR FIR­MAS QUE PAR­TI­CI­PAN EN SU PRE­PA­RA­CIÓN, ASÍ CO­MO LA RE­LA­CIÓN CON EL EN­TORNO Y LA CREA­CIÓN DE CI­CLOS DE­MAN­DA­DOS POR SEC­TO­RES CON­CRE­TOS, FI­GU­RAN EN­TRE LAS CLA­VES DE ES­TA ERA DO­RA­DA

Ad­mi­nis­tra­ción y do­cen­tes si­túan el éxi­to del sis­te­ma en una aten­ción cons­tan­te a la reali­dad del en­torno

Fue, du­ran­te mu­cho tiem­po, el plan B. La al­ter­na­ti­va po­bre pa­ra quien no po­día as­pi­rar, por una u otra ra­zón, al lau­rea­do mun­do uni­ver­si­ta­rio. Fue, en fin, el patito feo del sis­te­ma edu­ca­ti­vo, un ca­mino se­cun­da­rio que se ha transformado de pies a ca­be­za. La For­ma­ción Pro­fe­sio­nal ini­ció, ha­ce más años de los que pue­da pa­re­cer, una me­ta­mor­fo­sis que re­ci­bió el im­pul­so de­fi­ni­ti­vo gra­cias a la cri­sis. Y se ha con­ver­ti­do en lo que aho­ra es: una for­ma­ción pe­ga­da a la reali­dad, la lla­ve ca­paz de abrir mu­chas puer­tas.

En el Cen­tro In­te­gra­do de For­ma­ción Pro­fe­sio­nal Com­pos­te­la si­túan el ini­cio de la re­vo­lu­ción de la FP allá por el 2005. «Den­de aque­la, es­te ti­po de for­ma­ción re­ci­biu un im­pul­so im­por­tan­te», se­ña­lan des­de la di­rec­ción de es­ta es­cue­la. Un im­pul­so que se ha tra­du­ci­do en que «nos úl­ti­mos años, é de des­ta­car a in­ver­sión que se reali­zou nos cen­tros, en can­to a do­ta­ción de ma­te­rial», se­ña­lan des­de As Mer­ce­des, de Lu­go. En un con­tex­to mar­ca­do por la cri­sis y los re­cor­tes, esa afir­ma­ción, re­pe­ti­da co­mo un eco des­de va­rios pun­tos de Ga­li­cia, re­sul­ta sor­pren­den­te. Que­da mu­cho por ha­cer —nun­ca son su­fi­cien­tes los eu­ros que se des­ti­nan a la edu­ca­ción— pe­ro no por ello el ca­mino an­da­do ha de ser des­me­re­ci­do. Des­de el CIFP Án­xel Casal de Mon­te Al­to, A Coruña, tie­nen cla­ro por qué me­re­ce la pe­na in­ver­tir en es­te ti­po de for­ma­ción. «Pa­sou de ser per­ci­bi­da co­mo a irmá po­bre do sis­te­ma edu­ca­ti­vo a ser vis­ta co­mo un­ha fe­rra­men­ta moi po­si­ti­va de in­ser­ción la­bo­ral», se­ña­lan des­de la di­rec­ción del cen­tro. Los da­tos ra­ti­fi­can esa sen­sa­ción ge­ne­ra­li­za­da de que la FP es útil. Se­gún el úl­ti­mo es­tu­dio so­bre es­ta cues­tión rea­li­za­do por la Xun­ta, «ca­se oi­to de ca­da dez alum­nos que re­ma­ta­ron os es­tu­dos de FP no cur­so 2013/14 te­ñen un em­pre­go na ac­tua­li­da­de».

La cla­ve de se­me­jan­tes cifras hay que bus­car­la en có­mo se en­se­ña, y en có­mo se apren­de, en la nueva FP. Los cen­tros de For­ma­ción Pro­fe­sio­nal no pier­den de vis­ta la reali­dad de las em­pre­sas en las que, des­pués, tra­ba­ja­rán sus alum­nos. Esa co­mu­ni­ca­ción cons­tan­te con los con­tra­ta­do­res del fu­tu­ro, ese tem­prano des­per­tar de los es­tu­dian­tes a la reali­dad del mer­ca­do la­bo­ral, ha lo­gra­do ge­ne­rar una nueva for­ma de ha­cer las co­sas. El ejem­plo más cla­ro de to­do ello es la FP Dual, re­bau­ti­za­da en los pa­si­llos de los ins­ti­tu­tos co­mo la FP ale­ma­na. En es­te mo­de­lo, la for­ma­ción se con­ju­ga en­tre el cen­tro de es­tu­dios y las em­pre­sas que par­ti­ci­pan del mo­de­lo. Es­te cur­so es­tán en mar­cha die­ci­séis ci­clos for­ma­ti­vos de es­ta mo­da­li­dad, el do­ble que el año an­te­rior. Des­de la Ad­mi­nis­tra­ción au­to­nó­mi­ca es­tán sa­tis­fe­chos con una fórmula que pro­gre­sa ade­cua­da­men­te, de­jan­do buen sa­bor de bo­ca tan­to en los alum­nos co­mo en las em­pre­sas que se han subido a es­te ca­rro: des­de ho­te­les a fir­mas de pro­duc­tos far­ma­céu­ti­cos, pa­san­do por una ga­ma ca­da vez más am­plia de sec­to­res de ac­ti­vi­dad.

La FP Dual es la pro­me­sa de fu­tu­ro. Pe­ro de mo­men­to re­pre­sen­ta una pe­que­ña par­te del gran mun­do de la For­ma­ción Pro­fe­sio­nal. Un mun­do que pi­vo­ta so­bre los ci­clos for­ma­ti­vos de ré­gi­men or­di­na­rio (1.164 en to­da Ga­li­cia), y que se com­ple­men­ta con la for­ma­ción mo­du­lar pa­ra adul­tos, la mo­du­lar a dis­tan­cia y los pro­gra­mas pa­ra per­so­nas con ne­ce­si­da­des es­pe­cí­fi­cas.

Con to­dos esos ele­men­tos en jue­go, la Con­se­lle­ría de Edu­ca­ción con­fía en avan­zar «na im­plan­ta­ción de ci­clos adap­ta­dos ao Ca­tá­lo­go Na­cio­nal de Cua­li­fi­ca­cións Pro­fe­sio­nais, así co­mo ás ne­ce­si­da­des do sis­te­ma pro­du­ti­vo ga­le­go».

Esa aten­ción al en­torno es otro de los fac­to­res de­ter­mi­nan­tes de la nueva FP. Cen­tro a cen­tro, los do­cen­tes cons­ta­tan el éxi­to de aque­llos ci­clos que tie­nen una re­la­ción di­rec­ta con lo que ocu­rre al otro la­do de la ver­ja del cen­tro. «É evi­den­te que ten que ha­ber un­ha co­rre­la­ción en­tre a ofer­ta for­ma­ti­va e a reali­da­de», in­di­can des­de el Án­xel Casal. «Os no­sos ci­clos da fa­mi­lia de ser­vi­zos so­cio­cul­tu­rais e á co­mu­ni­da­de fun­cio­nan por­que no no­so en­torno hai moi­tas em­pre­sas des­te sec­tor», re­ma­chan. La lis­ta de ejem­plos es lar­ga, y nos lle­va des­de el Ins­ti­tu­to Ga­le­go de For­ma­ción en Acui­cul­tu­ra en­cla­va­do en A Illa de Arou­sa, has­ta los cur­sos de hos­te­le­ría que se im­par­ten en va­rios pun­tos de Ga­li­cia. Esos ci­clos que se ajus­tan co­mo un guan­te a la reali­dad al­can­zan al­tos ni­ve­les de in­ser­ción la­bo­ral y son, tam­bién, de los que tie­nen una ma­yor can­ti­dad de alum­nos es­pe­ran­do su opor­tu­ni­dad, su pla­za.

EL ÉXI­TO VA POR FA­MI­LIAS

Pe­ro no se dejen arras­trar por las apa­rien­cias. En es­to de la For­ma­ción Pro­fe­sio­nal en­tran de­ma­sia­das cla­ves en jue­go, y si bien es cier­to que los ci­clos muy ca­rac­te­ri­za­dos pa­ra una zo­na sue­len ser un éxi­to, tam­bién es ver­dad que hay formaciones que, sin te­ner de­no­mi­na­ción de ori­gen, triun­fan en el mer­ca­do la­bo­ral. Se­gún los da­tos de la Xun­ta de Ga­li­cia, «su­pe­ran o 80 % de nivel de in­ser­ción la­bo­ral as fa­mi­lias pro­fe­sio­nais de Ins­ta­la­ción e man­te­men­to (85,8%), Fa­bri­ca­ción me­cá­ni­ca (84,8%), Ser­vi­zos so­cio­cul­tu­rais e á co­mu­ni­da­de (80,9%), Ma­rí­ti­mo pes­quei­ra (80,3%) e Ener­xía e au­ga (80,3%)». En el la­do con­tra­rio se en­cuen­tran las fa­mi­lias pro­fe­sio­na­les en las que re­sul­ta más com­pli­ca­do en­con­trar un tra­ba­jo. Ar­tes grá­fi­cas (33,8%), Agra­ria (30,5%), Ima­xe Per­soal (28,9%) y Ad­mi­nis­tra­ción e xes­tión (28%) ocu­pan los úl­ti­mos pues­tos de la lis­ta de la FP en Ga­li­cia.

Pe­ro, aun­que pue­da pa­re­cer ex­tra­ño, no to­dos los que se em­bar­can en la aven­tu­ra de la For­ma­ción Pro­fe­sio­nal van bus­can­do un tra­ba­jo. Manuel Co­rre­doi­ra, di­rec­tor xe­ral de FP, ex­pli­ca que «hai ci­clos que non te­ñen un­ha gran­de saí­da la­bo­ral, pe­ro que te­ñen moi­ta de­man­da por­que se uti­li­zan co­mo ca­mi­ño de ac­ce­so a ou­tro ti­po de en­si­nan­zas». Los cur­sos re­la­cio­na­dos con materias sa­ni­ta­rias son, pa­ra mu­chos de sus alum­nos, «un­ha pa­sa­re­la pa­ra che­gar á Uni­ver­si­da­de».

El es­tu­dian­te que ve en la FP una eta­pa de un ca­mino for­ma­ti­vo más lar­go es muy fá­cil de en­con­trar en los ins­ti­tu­tos. Aun­que, tam­bién en es­to, en la for­ma­ción pro­fe­sio­nal no ca­be en un úni­co per­fil. «Hai moi­tos ti­pos de alum­nos», di­cen des­de el CIFP Xun­quei­ra (Pon­te­ve­dra), aun­que la fra­se la po­drían ha­ber pro­nun­cia­do en cual­quier otro ins­ti­tu­to ga­lle­go que im­par­ta es­te ti­po de for­ma­ción. Y es que al ins­ti­tu­to lle­gan alum­nos jó­ve­nes, al prin­ci­pio de su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal. Lle­gan tam­bién uni­ver­si­ta­rios que bus­can el tí­tu­lo de téc­ni­co pa­ra en­con­trar una en­tra­da al mer­ca­do la­bo­ral. Y pa­ra­dos que se re­be­lan con­tra un des­tino ines­pe­ra­do e in­jus­to apos­tan­do por la for­ma­ción.

To­dos dan for­ma al nú­me­ro 50.627, que es el to­tal de ma­tri­cu­la­dos es­te cur­so en al­gu­na de las ra­mas de la FP ga­lle­ga. Es una ci­fra ré­cord. «La ma­trí­cu­la ha lle­ga­do al to­pe. La cri­sis la hi­zo des­pe­gar, pe­ro aho­ra al­go irá des­cen­dien­do», di­cen des­de A Xun­quei­ra. Pe­ro, de mo­men­to, los nú­me­ros son los que son y di­bu­jan una reali­dad he­ge­mó­ni­ca. «An­tes a ofer­ta edu­ca­ti­va non se da­ba cu­ber­to. Os cen­tros ti­ñan que saír ao en­torno a bus­car es­tu­dan­tes. Ago­ra é o re­vés», ex­pli­can des­de el CIFP Com­pos­te­la. Aho­ra, la FP dis­fru­ta de su edad de oro.

JUAN. S. G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.