GA­LI­CIA APUES­TA POR LOS BU­SI­NESS AN­GELS

La Re­de Ga­le­ga de Bu­si­ness An­gels apo­ya em­pre­sas emer­gen­tes con una tra­yec­to­ria de me­nos de tres años Dos re­des in­ver­so­ras y una de­ce­na de par­ti­cu­la­res dan vi­da al pro­yec­to

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Manuel Blanco

La Re­de Ga­le­ga de Bu­si­ness An­gels ha ido ga­nan­do pe­so en los úl­ti­mos tiem­pos con la incorporación de nue­vos in­ver­so­res pri­va­dos que apo­yan a pe­que­ñas fir­mas emer­gen­tes con me­nos de tres años de an­ti­güe­dad y que ne­ce­si­tan ayu­da pa­ra cre­cer.

Es una de las fi­gu­ras eco­nó­mi­cas del mo­men­to y en reali­dad pa­ra hallar su ori­gen hay que re­tro­ce­der un si­glo. Las re­des de bu­si­ness an­gels, in­ver­so­res pri­va­dos que apor­tan ca­pi­tal y co­no­ci­mien­to a pro­yec­tos em­pren­de­do­res, co­rren co­mo la pól­vo­ra en­tre las prin­ci­pa­les eco­no­mías del pla­ne­ta al ca­lor de esa emer­gen­te ac­ti­vi­dad tec­no­ló­gi­ca res­pon­sa­ble de la cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial. Po­co que­da ya de aque­llos em­pre­sa­rios que, a co­mien­zos del si­glo XX, apo­ya­ban las pro­duc­cio­nes de Broad­way. An­gels los lla­ma­ban. Hoy, es­tos in­ver­so­res de pro­xi­mi­dad se han con­so­li­da­do co­mo un vehícu­lo fun­da­men­tal pa­ra po­ner en ór­bi­ta a in­con­ta­bles start ups, la ma­yo­ría vin­cu­la­das al sec­tor tec­no­ló­gi­co. En Es­pa­ña, la ac­ti­vi­dad de los bu­si­ness an­gels se con­cen­tra en Madrid y Ca­ta­lu­ña, in­mer­sas hoy en pri­me­ra lí­nea de la ca­rre­ra por la in­no­va­ción en Eu­ro­pa, al ex­tre­mo de que los prin­ci­pa­les fon­dos de in­ver­sión del Vie­jo Con­ti­nen­te han pues­to sus ojos en mu­chos de los pro­yec­tos que es­tán ger­mi­nan­do en am­bas co­mu­ni­da­des.

¿Y en Ga­li­cia? Co­mo sue­le ser ha­bi­tual, el des­em­bar­co en las tie­rras de Breo­gán de es­tos nue­vos agen­tes de la ico­no­gra­fía fi­nan­cie­ra ca­mi­na con cier­ta len­ti­tud, aun­que en los úl­ti­mos tiem­pos han aflo­ra­do sín­to­mas po­si­ti­vos. La fal­ta de un eco­sis­te­ma em­pren­de­dor só­li­do y con­so­li­da­do co­mo el que exis­te en Madrid o Barcelona es un hán­di­cap. Tan­to, co­mo el per­fil con­ser­va­dor del in­ver­sor ga­lle­go, tra­di­cio­nal­men­te re­frac­ta­rio a aven­tu­ras ro­dea­das de in­cer­ti­dum­bres, de­no­mi­na­dor co­mún por otro la­do de mu­chas de las em­pre­sas que bus­can el apo­yo de es­tos bu­si­ness an­gels.

Pe­se a ello, la Re­de Ga­le­ga de Bu­si­ness An­gels, im­pul­sa­da por la Con­se­lle­ría de Eco­no­mía en co­la­bo­ra­ción con in­ver­so­res y en­ti­da­des pri­va­das y re­gu­la­da for­mal­men­te en la Lei do Em­pren­de­men­to e de Com­pe­ti­ti­vi­da­de Eco­nó­mi­ca de Ga­li­cia, se ha con­so­li­da­do co­mo un vehícu­lo de in­ver­sión pa­ra pro­yec­tos em­pren­de­do­res que ten­gan una tra­yec­to­ria no su­pe­rior a los tres años. En la ac­tua­li­dad, la or­ga­ni­za­ción au­to­nó­mi­ca es­tá in­te­gra­da, por un la­do, por dos re­des de in­ver­so­res: Red In­vest, pro­mo­vi­da por el Círcu­lo de Em­pre­sa­rios de Ga­li­cia, y el Club de In­ves­ti­do­res do Clús­ter TIC de Ga­li­cia. Por otro, hay do­ce per­so­nas ads­cri­tas a tí­tu­lo par­ti­cu­lar co­mo bu­si­ness an­gels.

La en­ti­dad es­tá tra­ba­jan­do en es­tos mo­men­tos en la incorporación de otras dos re­des de in­ver­so­res y tra­mi­ta la ad­he­sión de seis per­so­nas fí­si­cas in­tere­sa­das en su­mar­se a la cau­sa. Pa­ra las em­pre­sas que pre­ten­den cap­tar apo­yos, la red au­to­nó­mi­ca re­pre­sen­ta una pla­ta­for­ma

con va­lor aña­di­do, pues ade­más del fue­lle que in­su­flan los bu­si­ness an­gels, tie­nen a su dis­po­si­ción va­rios ins­tru­men­tos del Iga­pe, co­mo un fon­do de ca­pi­tal ries­go de Xes­ga­li­cia o los cré­di­tos de Eni­sa. El co­ru­ñés Fer­nan­do Ore­jón es uno de los do­ce par­ti­cu­la­res in­te­gra­dos en la red ga­lle­ga. Se lan­zó a la aven­tu­ra ha­ce tres años co­mo una suer­te de ac­ti­vi­dad com­ple­men­ta­ria a su pro­fe­sión en el sec­tor fi­nan­cie­ro. Hoy tie­ne en car­te­ra par­ti­ci­pa­cio­nes en cin­co em­pre­sas y de­ja muy cla­ra la di­fe­ren­cia en­tre un bu­si­ness an­gel y un in­ver­sor con­ven­cio­nal. «No­so­tros no apor­ta­mos so­lo di­ne­ro. No se tra­ta de po­ner un di­ne­ro y es­pe­rar un ren­di­mien­to, sino que el bu­si­ness an­gel se de­fi­ne por su apor­ta­ción de co­no­ci­mien­to a la em­pre­sa a la que de­ci­des apo­yar: contactos, már­ke­ting, ven­tas, ase­so­ra­mien­to fi­nan­cie­ro... Ca­da uno ayu­da con lo que sa­be, y es­to mu­chas ve­ces es mu­cho más útil pa­ra el pro­yec­to que apo­yas que el di­ne­ro en sí».

Ore­jón, que aca­ba de ser pa­dre y cuen­ta con el alien­to de su mu­jer en es­ta em­pre­sa —«sin su apo­yo a lo me­jor no me hu­bie­se atre­vi­do; ella es em­pren­de­do­ra», ma­ti­za en­tre ri­sas—, advierte que no hay que te­ner un gran ca­pi­tal pa­ra con­ver­tir­se en án­gel: «Cuan­do em­pe­cé lo veía im­po­si­ble por­que creía que ha­bía que apor­tar can­ti­da­des de­ma­sia­do ele­va­das, pe­ro no es así». Lo que sí es in­dis­pen­sa­ble es pa­cien­cia y ol­fa­to. «Es pre­ci­so te­ner un au­to­con­trol de las emo­cio­nes pa­ra no pre­ci­pi­tar­se y por su­pues­to acer­tar en las in­ver­sio­nes. Lo im­por­tan­te aquí es po­ner di­ne­ro que no te ha­ga fal­ta y asu­mir que el ries­go es gran­de y que a lo me­jor no lo re­cu­pe­ras».

El jo­ven co­ru­ñés, sa­tis­fe­cho por el mo­men­to con sus apues­tas, no cree de­ma­sia­do en pe­lo­ta­zos co­mo el que dio el Saint Fran­cis High School, un ins­ti­tu­to de Si­li­con Va­lley que en el 2012 in­vir­tió 15.000 dó­la­res en Snap­chat y ha­ce so­lo unos días re­ci­bía un retorno de 24 mi­llo­nes tras la sa­li­da a Bol­sa de la com­pa­ñía. «De esas hay una; aquí es pre­ci­so te­ner pa­cien­cia». So­bre los pro­yec­tos que apo­ya, Ore­jón sos­tie­ne que el fac­tor hu­mano es cla­ve a la ho­ra de de­can­tar­se. «Yo ca­si siem­pre me guío por la per­so­na, por su idea de ne­go­cio tam­bién ob­via­men­te, pe­ro la per­so­na es cla­ve».

«No­so­tros no apor­ta­mos so­lo di­ne­ro, sino tam­bién co­no­ci­mien­to»

ILUSTRACIÓN: MA­BEL RO­DRÍ­GUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.