No­so­tros so­mos la so­lu­ción

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Pre­si­den­te de la Es­cue­la de Fi­nan­zas

El Go­bierno, lleno de or­gu­llo, anun­ció el pa­sa­do mar­tes: «La afi­lia­ción a la Se­gu­ri­dad So­cial crece en 161.752 ocu­pa­dos, ci­fra ré­cord en un mes de mar­zo». To­dos, por un me­dio u otro, nos en­te­ra­mos, pen­sa­mos que «es­to va más o me­nos bien» y pa­ra adelante, la vi­da con­ti­núa. Al­guno, más in­quie­to, se pre­gun­tó: «¿Y no­so­tros qué?». Tam­bién bien. En los do­ce úl­ti­mos me­ses he­mos apor­ta­do a la Se­gu­ri­dad So­cial 18.585 co­ti­zan­tes. No es­tá na­da mal. A es­te rit­mo, con un po­co de vien­to de cola, po­dre­mos lle­gar al sue­ño del pre­si­den­te Fei­joo: 100.000 nue­vos co­ti­zan­tes pa­ra es­ta le­gis­la­tu­ra. Am­bi­cio­so el pre­si­den­te, y es lo co­rrec­to. Ga­li­cia no se me­re­ce pre­si­den­tes que no ten­gan ambición de país.

Aho­ra bien, ¿Qué pen­sa­ría us­ted si le di­je­se que una au­to­no­mía que tie­ne un ter­cio de los ha­bi­tan­tes de Ga­li­cia ha ge­ne­ra­do 23.112? ¿Y que una que es el tri­ple que no­so­tros es­tá en 106.253? Es­tá cla­ro que aquí pa­sa al­go. Y es que pa­sa tan­to que te­ne­mos que em­pe­zar a re­cor­dar, por­que un día lo su­pi­mos, que hay dos Es­pa­ñas. Sí, dos rit­mos, dos ve­lo­ci­da­des, dos Es­pa­ñas. Es­tá bien ha­blar to­do el día de lo que di­jo Puig­de­mont en una entrevista a una te­le­vi­sión de Qa­tar. Pe­ro a mí, lo que me preo­cu­pa, es Es­pa­ña, en ma­yús­cu­las, no con la bo­ca gran­de, co­mo ha­cen al­gu­nos en­go­mi­na­dos del ba­rrio de Sa­la­man­ca. A los que res­pe­to, pe­ro no de­seo que go­bier­nen mi vi­da ni mi sen­ti­mien­to de país.

Ga­li­cia, As­tu­rias, Castilla y León, Ex­tre­ma­du­ra y, en me­nor me­di­da, Can­ta­bria no con­si­guen ca­mi­nar, en ge­ne­ra­ción de em­pleo, al rit­mo del res­to de Es­pa­ña. No­so­tros, ni aún cre­cien­do en tér­mi­nos de PIB a ta­sas fran­ca­men­te al­tas, con­se­gui­mos igua­lar la ve­lo­ci­dad de cru­ce­ro de la pun­ta de lan­za de Es­pa­ña. Es más, aho­ra mis­mo, sie­te au­to­no­mías es­tán ge­ne­ran­do em­pleo al do­ble de ve­lo­ci­dad que no­so­tros o que As­tu­rias o que Castilla-León o Ex­tre­ma­du­ra. Al­gu­nos mul­ti­pli­can prác­ti­ca­men­te por tres nues­tra ta­sa de cre­ci­mien­to de co­ti­zan­tes.

En­ton­ces, ¿Dón­de es­ta­mos? No mi­re­mos pa­ra San Cae­tano. Soy el pri­me­ro que ca­da vez que pi­sa la Xun­ta cree que va a en­trar en ata­que de his­te­ria, pe­ro, con to­do, no es­tá ahí el pro­ble­ma. Cen­tre su mi­ra­da en el Par­la­men­to de Ga­li­cia, ahí sí hay un pro­ble­ma, y se­rio. La ban­ca­da, sea cual sea su co­lor po­lí­ti­co, es cla­ra­men­te es­ta­ta­lis­ta. Creen que son ellos los que nos van a sa­car de es­ta tris­te po­si­ción de fur­gón de cola. Y lo creen sin­ce­ra­men­te. Pre­gún­te­les qué ha­rían pa­ra sa­car­nos de aquí. Le con­tes­ta­rán que la res­pues­ta prin­ci­pal es­tá en los pre­su­pues­tos, que si más obra pú­bli­ca, nue­vos puen­tes, au­to­vías que ver­te­bren, otra ter­mi­nal de ae­ro­puer­to. Y aun­que esas son res­pues­tas, nun­ca de­ben ser prin­ci­pa­les.

Es­pa­ña tie­ne que abor­dar un de­ba­te y Ga­li­cia otro. Es ne­ce­sa­rio ha­blar en Madrid, y ha­cer­lo ya, de una dis­cri­mi­na­ción fis­cal po­si­ti­va a la in­ver­sión pri­va­da en las au­to­no­mías con un PIB sen­si­ble­men­te in­fe­rior a la me­dia es­ta­tal. Así se cons­tru­ye Es­pa­ña. Así se ha­ce país. Y que no di­gan que es­tán har­tos de ser ge­ne­ro­sos, pues ha­brá que re­cor­dar­les que las le­gio­nes de in­ge­nie­ros, eco­no­mis­tas, abo­ga­dos, de los pro­fe­sio­na­les que im­pul­san sus tie­rras, pro­vie­nen de nuestros ho­ga­res, son nuestros hi­jos.

Aquí to­ca en­ten­der que los úni­cos ca­pa­ces de sa­car a es­ta tie­rra, nues­tro país, de su po­si­ción, so­mos no­so­tros y no la Ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca. Ga­li­cia ga­na­ría si el Par­la­men­to se de­di­ca­se a sim­pli­fi­car le­yes, bo­rrar ar­tícu­los y a en­ten­der que su pa­pel ha de ser, en cuan­to a la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, de re­gu­la­dor y que he­mos de ser no­so­tros, los em­pre­sa­rios, los que sea­mos la fuer­za mo­triz de nues­tra tie­rra. Que ellos han de ayu­dar­nos a tra­ba­jar y no ob­ser­var­nos co­mo un ca­ba­llo al que po­ner­le un bozal en la bo­ca, pa­ra tirar de él mis­mo cuan­do lo con­si­de­ren opor­tuno ¿Qué bus­can? ¿Ca­bal­gar so­bre no­so­tros?

| MARÍA VILLAR

La ge­ne­ra­ción de em­pleo en Ga­li­cia ca­mi­na más len­ta que en las re­gio­nes más ri­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.