EL FAN­TAS­MA DE LA ROBOTIZACIÓN Y EL EM­PLEO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - XO­SÉ CAR­LOS ARIAS Ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía. Uni­ver­si­da­de de Vi­go

A las con­se­cuen­cias que la cri­sis eco­nó­mi­ca ha te­ni­do so­bre el em­pleo se aña­den aho­ra los in­te­rro­gan­tes de la in­cor­po­ra­ción de los ro­bots a la in­dus­tria. Lo ana­li­za el ca­te­drá­ti­co Xo­sé Car­los Arias.

Un nue­vo fan­tas­ma re­co­rre el mun­do in­dus­tria­li­za­do: el mie­do a los efec­tos de­vas­ta­do­res que la in­tro­duc­ción a gran es­ca­la de los ro­bots y otras tec­no­lo­gías ba­sa­das en la di­gi­ta­li­za­ción po­drían te­ner so­bre los mer­ca­dos de tra­ba­jo. Se­gún un ar­gu­men­to ca­da vez más ex­ten­di­do, es­ta­mos en ries­go de caer en un «des­em­pleo tec­no­ló­gi­co» ma­si­vo. Algunas de las aler­tas más lla­ma­ti­vas pro­ce­den de au­to­res que po­dría­mos ca­li­fi­car de fu­tu­ró­lo­gos: en­tre los más se­rios fi­gu­ra Mar­tin Ford, cu­yo li­bro The Ri­se of the Ro­bots (2015) se ha con­ver­ti­do en un éxi­to de di­fu­sión. Na­tu­ral­men­te en ese ca­pí­tu­lo fi­gu­ra tam­bién un buen nú­me­ro de ago­re­ros con ga­nas de lla­mar la aten­ción.

No es una cues­tión solo de li­te­ra­tu­ra po­pu­lar. La con­tro­ver­sia so­bre es­tas cues­tio­nes ha lle­ga­do tam­bién con mu­cha fuer­za a la eco­no­mía, has­ta el pun­to de que es ra­ra la se­ma­na en que no apa­re­ce al­gu­na apor­ta­ción al de­ba­te. Mu­cho im­pac­to tu­vo en el 2013 el ar­tícu­lo de dos pro­fe­so­res de la Uni­ver­si­dad de Oxford, C. B. Frey y M. Os­bor­ne, ti­tu­la­do The Fu­tu­re of Em­ploy­ment: How Sus­cep­ti­ble Are Jobs to Com­pute­ri­za­tion. En él se con­cluía que na­da me­nos que el 47 % de los ac­tua­les em­pleos es­tán en gra­ve ries­go de des­apa­re­cer en los pró­xi­mos vein­te años en Es­ta­dos Uni­dos, co­mo con­se­cuen­cia de la di­gi­ta­li­za­ción ex­ten­si­va. Un es­tu­dio del Banco Mun­dial lo ex­tien­de al 57 % pa­ra el con­jun­to de paí­ses de la OCDE.

Es ob­vio que, de con­fir­mar­se es­tos cálcu­los, es­ta­ría­mos an­te una rup­tu­ra tras­cen­den­tal. Pe­ro, ¿es pa­ra tan­to? Aun­que la se­rie­dad de los úl­ti­mos es­tu­dios men­cio­na­dos im­pi­de des­pa­char sin más la cues­tión, hay mo­ti­vos im­por­tan­tes pa­ra el es­cep­ti­cis­mo. De he­cho, un eco­no­mis­ta tan im­por­tan­te co­mo Da­ron Ace­mo­glu vie­ne lla­man­do la aten­ción so­bre el he­cho de que no es la pri­me­ra vez que se pro­du­cen to­ques a re­ba­to an­te la even­tua­li­dad de un gran im­pac­to de la in­no­va­ción so­bre el em­pleo: en va­rias oca­sio­nes ocu­rrió du­ran­te el úl­ti­mos si­glo. De he­cho, el pro­pio J. M. Key­nes se de­jó arras­trar por ello cuan­do en su fa­mo­sa obra Las posibilidades eco­nó­mi­cas de nues­tros nie­tos afir­mó que «es­ta­mos sien­do afli­gi­dos por una nueva en­fer­me­dad a la que ha­brá que pres­tar aten­ción en los pró­xi­mos años: el des­em­pleo tec­no­ló­gi­co». Eso se de­cía ha­ce ca­si no­ven­ta años.

Que la in­tro­duc­ción de ro­bots ten­drá un im­pac­to real so­bre el fu­tu­ro del tra­ba­jo y los sa­la­rios pa­re­ce in­dis­cu­ti­ble. Des­apa­re­ce­rán pues­tos de tra­ba­jo, so­bre to­do en los ám­bi­tos más ru­ti­na­rios y de me­nor es­pe­cia­li­za­ción. Pe­ro tam­bién sur­gi­rán nue­vos ni­chos de em­pleo, creán­do­se nu­me­ro­sos pues­tos de tra­ba­jo li­ga­dos di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te al desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co. En to­do ca­so, ello sig­ni­fi­ca­ría un cam­bio en la es­truc­tu­ra del em­pleo, con un pe­so es­pe­cí­fi­co ca­da vez ma­yor de los tra­ba­ja­do­res muy cua­li­fi­ca­dos (lo que, por cier­to, mul­ti­pli­ca la ur­gen­cia de la in­ver­sión en ca­pi­tal hu­mano).

A na­da lle­va des­de lue­go el pu­ro ne­ga­cio­nis­mo; por ejem­plo, el de quie­nes ven en las lla­ma­das de aten­ción so­bre es­te asun­to —co­mo ha­cen al­gu­nos sec­to­res de iz­quier­da— una me­ra tre­ta pa­ra do­ble­gar a los tra­ba­ja­do­res en pre­ca­rio y pre­sio­nar aún más so­bre los sa­la­rios. Pe­ro tam­po­co es cues­tión de de­jar­se lle­var por la his­te­ria: en un tra­ba­jo muy re­cien­te del ya ci­ta­do Ace­mo­glu, cen­tra­do en Es­ta­dos Uni­dos (Ro­bots

and Jobs, con D. Res­tre­po) se con­clu­ye que la robotización ten­drá un im­pac­to ne­ga­ti­vo neto so­bre el em­pleo, pe­ro es­te, in­clu­so en el peor es­ce­na­rio con­ce­bi­ble afec­ta­rá a una pe­que­ña par­te de los tra­ba­ja­do­res nor­te­ame­ri­ca­nos: en­tre un 0,94 y un 1,76 % del to­tal. Na­da des­pre­cia­ble, pe­ro que es­tá muy lejos de la dis­to­pía to­tal que a ve­ces se nos cuen­ta, en la que los hu­ma­nos sin más des­apa­re­cen y en su lu­gar emer­gen co­sas ex­tra­ñas con for­ma de ro­bots.

| AFP | ODD AN­DER­SEN

Mues­tra en una fe­ria de ne­go­cio digital en Ha­no­ver (Ale­ma­nia)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.