EE.UU. Y LA UE CAM­BIAN EL TTIP POR LA GUE­RRA FIS­CAL

La UE se pre­pa­ra pa­ra ha­cer fren­te a la ofensiva co­mer­cial que per­ge­ña el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se El mag­na­te ba­ra­ja in­cen­ti­vos fis­ca­les a sus em­pre­sas y car­gas adua­ne­ras

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Cristina Por­tei­ro

In­cen­ti­vos in­dus­tria­les pa­ra sus em­pre­sas y car­gas adua­ne­ras a los que quie­ran ven­der en EE. UU. El nue­vo es­ce­na­rio en las re­la­cio­nes co­mer­cia­les con la UE.

«Po­lí­ti­cas co­mer­cia­les jus­tas y re­cí­pro­cas», es lo que de­man­dó ha­ce unas se­ma­nas el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se, Do­nald Trump, an­te la mi­ra­da im­per­tur­ba­ble de la can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Merkel. La lí­der ger­ma­na no solo se fue de Washington sin es­tre­char la mano del mag­na­te, que la ig­no­ró fren­te a la pren­sa. Se fue con mal sa­bor de bo­ca an­te la im­po­si­bi­li­dad de con­ven­cer a Trump de que dé mar­cha atrás al plan fis­cal que es­tá per­ge­ñan­do su par­ti­do pa­ra de­cla­rar la gue­rra a la Unión Eu­ro­pea. ¿Por qué? El mul­ti­mi­llo­na­rio sien­te que su país ha si­do «mal­tra­ta­do» en la ba­ta­lla glo­bal por el co­mer­cio. La UE le ga­na la par­ti­da gra­cias a su mo­tor ex­por­ta­dor: Ale­ma­nia, a la que con­si­de­ra res­pon­sa­ble del abul­ta­do dé­fi­cit que man­tie­ne Es­ta­dos Uni­dos con sus so­cios atlán­ti­cos y que as­cen­dió en el 2015 a 122.000 mi­llo­nes de eu­ros. «Mi­ras a la UE y es Ale­ma­nia. Bá­si­ca­men­te un vehícu­lo pa­ra Ale­ma­nia. Por eso pen­sé que Reino Uni­do ha­bía si­do in­te­li­gen­te mar­chán­do­se», lle­gó a ase­gu­rar el nor­te­ame­ri­cano que tie­ne en­tre ce­ja y ce­ja a Ber­lín. Pa­ra ser jus­tos, Bru­se­las tam­bién ha lla­ma­do la aten­ción al Go­bierno ale­mán de for­ma reite­ra­da pa­ra co­rre­gir los des­equi­li­brios ex­ce­si­vos en su ba­lan­za co­mer­cial. Trump fue más allá acu­san­do a Merkel de uti­li­zar un eu­ro «ex­tre­ma­da­men­te de­va­lua­do» pa­ra da­ñar a la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se y ha­cer­la me­nos com­pe­ti­ti­va. El nue­vo in­qui­lino de la Ca­sa Blan­ca no solo ha he­ri­do de muer­te el acuer­do de li­bre co­mer­cio TTIP con la UE, sino que as­pi­ra a sa­bo­tear los éxi­tos de sus pa­res eu­ro­peos.

Pe­ro, ¿en qué con­sis­te exac­ta­men­te la es­tra­te­gia de la nueva Ad­mi­nis­tra­ción nor­te­ame­ri­ca­na? Una de las pro­me­sas elec­to­ra­les de Trump fue el re­cor­te del im­pues­to de so­cie­da­des del 35 al 15 % y la in­tro­duc­ción de in­cen­ti­vos fis­ca­les pa­ra con­se­guir que las em­pre­sas tras­la­den los be­ne­fi­cios del ex­te­rior a Es­ta­dos Uni­dos. La in­quie­tud y el ner­vio­sis­mo en Bru­se­las y en las ca­pi­ta­les eu­ro­peas, es­pe­cial­men­te Ber­lín, es evi­den­te. Si Washington rom­pe la ba­ra­ja, po­drían ver­se obli­ga­dos a se­guir el mis­mo ca­mino. Más si se tie­ne en cuen­ta que hay otros pla­nes que el lí­der es­ta­dou­ni­den­se ba­ra­ja y que po­drían ir más allá de con­ver­tir a su país en un paraíso fis­cal. Se­gún Le Soir, Bru­se­las es­tu­dia dos es­ce­na­rios di­fe­ren­tes. El más pe­li­gro­so es­ta­ría ba­sa­do en los pla­nes del pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de re­pre­sen­tan­tes, Paul Ryan, quien tie­ne in­ten­ción de po­ner pa­tas arri­ba el ac­tual sis­te­ma in­tro­du­cien­do un ajus­te fis­cal a las ex­por­ta­cio­nes e im­por­ta­cio­nes abrien­do la vía a las sub­ven­cio­nes en­cu­bier­tas pa­ra la pro­duc­ción na­cio­nal. Es­ta ofensiva es la que más in­te­rro­gan­tes abre. Al­gu­nos ex­per­tos apun­tan a que se­ría in­com­pa­ti­ble con el de­re­cho in­ter­na­cio­nal en ma­te­ria de co­mer­cio. La ter­ce­ra op­ción, tam­bién des­li­za­da por Trump, se­ría el au­men­to de los de­re­chos de adua­na, una me­di­da pro­tec­cio­nis­ta pa­ra en­ca­re­cer y di­fi­cul­tar la en­tra­da de bie­nes eu­ro­peos. Cual­quie­ra que sea el mo­de­lo fi­nal que di­se­ñe la nueva Ad­mi­nis­tra­ción nor­te­ame­ri­ca­na, la UE es­tá pre­pa­ra­da pa­ra apre­tar el bo­tón rojo de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Co­mer­cio (OMC). Sin em­bar­go, cual­quier re­cla­ma­ción po­dría tar­dar años en di­ri­mir­se.

Hay quien cree que es im­po­si­ble con­ven­cer a Trump de que el pro­tec­cio­nis­mo es una doc­tri­na pa­ra es­tu­diar en los li­bros de tex­to, no pa­ra po­ner­la en mar­cha. Merkel no se dio por ven­ci­da y acu­dió con las es­ta­dís­ti­cas bajo el bra­zo pa­ra ha­cer una fé­rrea de­fen­sa del li­bre co­mer­cio y per­sua­dir a Trump de eje­cu­tar cual­quier plan que pon­ga con­tra las cuer­das a las em­pre­sas ale­ma­nas. «Te­ne­mos un stock de 271.000 mi­llo­nes de eu­ros en in­ver­sio­nes di­rec­tas en Es­ta­dos Uni­dos (...) Hay cer­ca de 750.000 em­pleos crea­dos por com­pa­ñías ale­ma­nas en ese país y en­tre uno y dos mi­llo­nes de tra­ba­jos que de­pen­den de ellas», ase­gu­ró la lí­der ger­ma­na en vís­pe­ras de su ten­sa ci­ta con Trump.

Los so­cios eu­ro­peos no son los úni­cos que tra­tan de sa­car al mul­ti­mi­llo­na­rio de su má­gi­co en­si­mis­ma­mien­to. La Aso­cia­ción de Mer­ca­dos Fi­nan­cie­ros (SIFMA) tam­bién lla­mó al mag­na­te a no le­van­tar ba­rre­ras co­mer­cia­les en una carta en­via­da al Te­so­ro es­ta­dou­ni­den­se: «El co­mer­cio in­ter­na­cio­nal ha si­do un po­de­ro­so vehícu­lo pa­ra el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y el em­pleo, del cual, Es­ta­dos Uni­dos ha si­do el ma­yor be­ne­fi­cia­do», re­za la mi­si­va.

| AFP

Los in­tere­ses co­mer­cia­les en­tre am­bos blo­ques cen­tran el fu­tu­ro de las re­la­cio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.