DESPIDODE UN DO­NAN­TE VIVO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS -

CON­SUL­TO­RIO LA­BO­RAL

En qué cir­cuns­tan­cias se jus­ti­fi­ca el des­pi­do de un trabajador que es­tá de baja por en­fer­me­dad. Con­cre­ta­men­te, de baja mé­di­ca de­ri­va­da de una dna­ción de ór­ga­nos?

Un trabajador que es­tá de baja mé­di­ca se le pue­de des­pe­dir, jus­ti­fi­cán­do­se por la re­per­cu­sión ne­ga­ti­va en el ren­di­mien­to la­bo­ral. Eso sí, el des­pi­do se­ría ca­li­fi­ca­do de im­pro­ce­den­te y el em­pre­sa­rio se ve­ría obli­ga­do a in­dem­ni­zar al trabajador.

Solo cuan­do se ca­li­fi­que el des­pi­do co­mo nu­lo, el em­pre­sa­rio no po­drá re­sol­ver el con­tra­to al trabajador, ni in­dem­ni­zán­do­lo. Y la nu­li­dad solo es­tá pre­vis­ta pa­ra aque­llos su­pues­tos en los que se le­sio­nen de­re­chos fun­da­men­ta­les.

En prin­ci­pio, el des­pi­do de un trabajador por es­tar de baja no se con­si­de­ra dis­cri­mi­na­to­rio, ni tam­po­co se en­tien­de que aten­te a la dig­ni­dad de su per­so­na o in­te­gri­dad fí­si­co-mo­ral, que se­rían las cau­sas por las que po­dría ca­li­fi­car­se co­mo nu­lo.

Cuan­do la en­fer­me­dad sea usa­da co­mo ele­men­to de se­gre­ga­ción, o pro­vo­que la es­tig­ma­ti­za­ción de la per­so­na que la pa­de­ce, se con­si­de­ra­rá cau­sa dis­cri­mi­na­to­ria y por lo tan­to pro­vo­car la nu­li­dad del des­pi­do.Tam­bién se con­si­de­ra que es dis­cri­mi­na­to­rio cuan­do la en­fer­me­dad su­pon­ga una dis­ca­pa­ci­dad. De igual for­ma, se con­si­de­ra dis­cri­mi­na­to­rio el des­pi­do en los pro­ce­sos de baja de lar­ga du­ra­ción, que po­dría dar­se cuan­do sur­gie­ran com­pli­ca­cio­nes en la operación.

Hay una di­fe­ren­cia im­por­tan­te en­tre las ba­jas mé­di­cas por en­fer­me­dad y la baja mé­di­ca de­ri­va­da de una do­na­ción de ór­ga­nos: el do­nan­te es­ta­ría de baja vo­lun­ta­ria­men­te. El em­pre­sa­rio le obli­ga­ría a ele­gir en­tre do­nar o per­der el tra­ba­jo.

El de­re­cho a la vida es un de­re­cho fun­da­men­tal, que no pa­re­ce que se pu­die­se en­ten­der vul­ne­ra­do por cuan­to no es la vida del trabajador la que co­rre pe­li­gro, sino la de un ter­ce­ro. En mi opi­nión, el coac­cio­nar a un trabajador con per­der su tra­ba­jo por co­ger una baja mé­di­ca por do­nar un ór­gano, es tan za­fio y pue­de ser tan trau­má­ti­co, que sí po­dría con­cul­car el de­re­cho fun­da­men­tal a la in­te­gri­dad mo­ral del trabajador, e in­clu­so pu­die­se ser con­si­de­ra­do co­mo tra­to de­gra­dan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.