AL­TA DE OFI­CIO EN EL RE­TA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - CATARINA CAPEÁNS AMENEDO es so­cia de Ven­to abo­ga­dos y ase­so­res.

Soy miem­bro del ór­gano de ad­mi­nis­tra­ción no eje­cu­ti­vo, y las fun­cio­nes de ge­ren­cia de la em­pre­sa las lle­va mi hi­ja. No ten­go el con­trol, ni di­rec­to ni in­di­rec­to, de la so­cie­dad, y nun­ca he re­ci­bi­do re­tri­bu­ción al­gu­na por mi car­go en el con­se­jo. Pue­de obli­gar­me la Ad­mi­nis­tra­ción a es­tar de al­ta en el RE­TA?

En el pre­sen­te ca­so cons­ta que esta per­so­na tie­ne el con­trol in­di­rec­to de la so­cie­dad al os­ten­tar el 47,8 % del ca­pi­tal so­cial, y su es­po­sa, con la que con­vi­ve, el 2,5 %. Igual­men­te es con­se­je­ro de­le­ga­do de la so­cie­dad, de­le­gan­do en su per­so­na to­das las fa­cul­ta­des que la ley y los es­ta­tu­tos so­cia­les atri­bu­yen al con­se­jo, sal­vo las in­de­le­ga­bles por ley. El Tri­bu­nal Su­pre­mo en sen­ten­cia re­cien­te re­cuer­da que no se pue­de ol­vi­dar que, de con­for­mi­dad con las le­yes mer­can­ti­les, el car­go de con­se­je­ro o ad­mi­nis­tra­dor con­lle­va las fun­cio­nes de re­pre­sen­ta­ción y de di­rec­ción de la gestión em­pre­sa­rial, de mo­do que co­mo con­se­cuen­cia del nom­bra­mien­to co­mo con­se­je­ro de­le­ga­do úni­co, os­ten­ta las am­plí­si­mas fa­cul­ta­des de re­pre­sen­ta­ción, di­rec­ción y ge­ren­cia de la so­cie­dad, por lo que el ejer­ci­cio de las mis­mas es in­he­ren­te al car­go.

El he­cho de apo­de­rar a otra per­so­na no im­pi­de que el con­se­je­ro de­le­ga­do ejer­ci­te las fa­cul­ta­des que la ley y los es­ta­tu­tos so­cia­les atri­bu­yen al con­se­jo, que es­te de­le­gó en el mis­mo, y que pue­den abar­car des­de el más sen­ci­llo ac­to de ad­mi­nis­tra­ción has­ta el más im­por­tan­te de dis­po­si­ción, de­bien­do asi­mis­mo re­cor­dar­se que el desem­pe­ño efec­ti­vo de las fun­cio­nes de di­rec­ción y gestión no exi­ge ne­ce­sa­ria­men­te un ejer­ci­cio co­ti­diano del car­go. Tam­po­co es vá­li­do co­mo ar­gu­men­to la au­sen­cia de re­tri­bu­ción pues­to que la esen­cia mis­ma de la ac­ti­vi­dad mer­can­til so­cie­ta­ria se vin­cu­la a la ob­ten­ción de un lu­cro. En con­se­cuen­cia, si el de­man­dan­te desem­pe­ña­ba el car­go so­cie­ta­rio con ca­rác­ter no re­mu­ne­ra­do eso no im­pi­de que se con­si­de­re que la ac­ti­vi­dad se lle­va­ba a ca­bo a título lu­cra­ti­vo, por lo que se reunían to­dos los re­qui­si­tos pre­vis­tos en la re­pe­ti­da dis­po­si­ción adi­cio­nal 27ª pa­ra su obli­ga­to­ria in­clu­sión en el Ré­gi­men de Tra­ba­ja­do­res Au­tó­no­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.