CO­LOM­BIA NE­CE­SI­TA 30.000 MI­LLO­NES PARA DAR VI­DA AL ACUER­DO DE PAZ

El Senado cal­cu­la que para eje­cu­tar el acuer­do de paz se­rá ne­ce­sa­rio in­ver­tir 30.000 mi­llo­nes en diez años El Go­bierno pre­vé, no obs­tan­te, una me­jo­ra sus­tan­cial del PIB

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Héc­tor Es­te­pa Bo­go­tá

Co­lom­bia es­tá in­ten­tan­do de­jar atrás cin­co dé­ca­das de con­flic­to ar­ma­do. El desa­rro­llo eco­nó­mi­co del país ha es­ta­do con­di­cio­na­do por la gue­rra en­tre el Go­bierno y la gue­rri­lla du­ran­te más de me­dio si­glo. Bo­go­tá es­pe­ra aña­dir en­tre uno y dos pun­tos por­cen­tua­les al cre­ci­mien­to del PIB cuan­do el acuer­do de paz con las Fuer­zas Ar­ma­das Re­vo­lu­cio­na­rias de Co­lom­bia (FARC) se ha­ya im­ple­men­ta­do com­ple­ta­men­te. Pro­nos­ti­ca un au­men­to del tu­ris­mo y de las in­ver­sio­nes. Mu­chos ex­per­tos avi­san, sin em­bar­go, que esa me­jo­ra po­dría no ver­se en el cor­to pla­zo.

Y es que la paz va a cos­tar di­ne­ro. Se­gún el Senado co­lom­biano, se­rán ne­ce­sa­rios unos 30.000 mi­llo­nes de eu­ros en la pró­xi­ma dé­ca­da para im­ple­men­tar lo pac­ta­do. Es más de la ter­ce­ra par­te del pre­su­pues­to anual del país. Par­te del di­ne­ro ya ha si­do in­ver­ti­do en acli­ma­tar los 27 pun­tos don­de la gue­rri­lla se des­mo­vi­li­za es­tos días. Ha­brá tam­bién que ga­ran­ti­zar su se­gu­ri­dad cuan­do de­jen las ar­mas, ade­más de fa­vo­re­cer su in­gre­so en la vi­da ci­vil. Esa in­ver­sión, la me­jor para el país se­gún el pre­si­den­te Juan Ma­nuel San­tos, ha de ha­cer­se en un con­tex­to de des­ace­le­ra­ción de la eco­no­mía na­cio­nal de­bi­do al ba­jo pre­cio del pe­tró­leo, bá­si­co para el pre­su­pues­to co­lom­biano.

El PIB del país cre­ció al 4,4 % en el 2014, jus­to an­tes de que co­men­za­sen los pro­ble­mas. En el 2015 re­pun­tó un 3,1 %, por so­lo dos pun­tos el año pa­sa­do. Bo­go­tá creía que con­ta­ría con más in­gre­sos para im­ple­men­tar los acuer­dos. La fal­ta de in­gre­sos fue pa­lia­da por un re­cor­te pre­su­pues­ta­rio del 3 % y con una re­for­ma tri­bu­ta­ria apro­ba­da a prin­ci­pios del pre­sen­te cur­so. El IVA subió tres pun­tos, has­ta el 19 %.

Los cálcu­los son más op­ti­mis­tas a me­dio y lar­go pla­zo. La me­jo­ra en la asig­na­ción de re­cur­sos y el apro­ve­cha­mien­to de to­dos los in­su­mos de pro­duc­ción dis­po­ni­bles aña­di­rían has­ta dos pun­tos anua­les al PIB cuan­do se im­ple­men­te el pac­to, se­gún un in­for­me del ban­co de Bo­go­tá. «La des­mo­vi­li­za­ción ten­drá un im­pac­to po­si­ti­vo. La gue­rri­lla se re­ti­ra­ría de al­gu­nas zo­nas don­de el Es­ta­do no ha po­di­do lle­gar con in­ver­sión», co­men­ta Ca­mi­lo Sil­va, ge­ren­te de la agen­cia Va­lo­ra In­ver­sio­nes.

Bue­na par­te de la Co­lom­bia ru­ral se en­cuen­tra su­mi­da en el sub­de­sa­rro­llo. La ca­ren­cia de in­fra­es­truc­tu­ras es crí­ti­ca, de­bi­do al con­flic­to ar­ma­do. So­lo Bo­go­tá pro­du­ce el 25 % del PIB del país, uno de los más de­sigua­les del mun­do. Bue­na par­te de la in­ver­sión en es­cue­las y hos­pi­ta­les en las zo­nas ru­ra­les sal­dría tam­bién del pre­su­pues­to na­cio­nal.

El Go­bierno es­tá cons­tru­yen­do, en cual­quier ca­so, alian­zas pú­bli­co pri­va­das para lle­gar a esas re­gio­nes. Bo­go­tá tie­ne pro­gra­ma­do in­ver­tir unos 5.100 mi­llo­nes de eu­ros en in­fra­es­truc­tu­ras en los pró­xi­mos años, atra­yen­do a nu­me­ro­sas em­pre­sas in­ter­na­cio­na­les. La aten­ción es má­xi­ma. El país es­tá con­si­de­ra­do co­mo el se­gun­do me­jor lu­gar de Amé­ri­ca La­ti­na para ha­cer ne­go­cios, su­pe­ra­do tan so­lo por Mé­xi­co.

Otro de los pun­tos fuer­tes es la re­for­ma agra­ria pac­ta­da por el Go­bierno y las FARC: «Es bá­si­ca para la eco­no­mía ru­ral. La cla­ve va a es­tar en que lle­gue con in­dus­tria­li­za­ción. Las zo­nas don­de se cul­ti­va es­tán muy ais­la­das. Es di­fí­cil sa­car los pro­duc­tos de allí. No hay obras via­les im­por­tan­tes que lo per­mi­tan», ra­zo­na Sil­va. Co­lom­bia pro­du­ce 32 mi­llo­nes de to­ne­la­das de ali­men­tos al año, pe­ro im­por­ta 11 mi­llo­nes de to­ne­la­das. El au­to­abas­te­ci­mien­to es un re­to.

Bo­go­tá des­ta­ca tam­bién el di­ne­ro que se li­be­ra­ría en se­gu­ri­dad para otras in­ver­sio­nes: «To­do de­pen­de­rá de que esos re­cur­sos se des­cen­tra­li­cen», apun­ta Sil­va. La re­duc­ción del pre­su­pues­to en se­gu­ri­dad no se­rá in­me­dia­ta. En las re­gio­nes más afec­ta­das por el con­flic­to to­da­vía exis­ten re­duc­tos de gru­pos pa­ra­mi­li­ta­res, otras gue­rri­llas co­mo el ELN —la ne­go­cia­ción de paz es­tá en las pri­me­ras fa­ses— y or­ga­ni­za­cio­nes de nar­co­tra­fi­can­tes con las que li­diar en un país que tie­ne an­te sí gran­des re­tos.

| FE­DE­RI­CO RÍOS

VI­DA CI­VIL. La in­cor­po­ra­ción a la vi­da ci­vil de los gue­rri­lle­ros de las FARC es uno de los prin­ci­pa­les

re­tos que tie­ne an­te sí el Go­bierno co­lom­biano; la asig­na­ción de re­cur­sos para lle­var a ca­bo es­tos tra­ba­jos es­tá ya en mar­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.