«Sa­bía des­de pe­que­ña que va­lía para es­ta pro­fe­sión»

NA­TA­LIA VÁZ­QUEZ Y AN­DREA BE­LLÓN PELUQUERAS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EN PORTADA - P. Fe­rro

«¿Y tú por qué de­jas­te el ins­ti­tu­to?» Es la pre­gun­ta que le ha­cían a An­drea to­dos sus com­pa­ñe­ros cuan­do en­tró por pri­me­ra vez en la for­ma­ción para ser pe­lu­que­ra. «No se lo creían cuan­do les de­cía que sí he aca­ba­do el Ba­chi­lle­ra­to», ex­pli­ca. «Me pre­gun­ta­ban qué ha­cía allí en­ton­ces. ¡Pues es­tu­diar Pe­lu­que­ría por­que me gus­ta!».

La fo­to­gra­fía de la jo­ven que se de­di­ca a la es­té­ti­ca por­que no va­le para es­tu­diar una ca­rre­ra es un cli­ché más. Uno que a Na­ta­lia, ma­dre de An­drea, le re­con­co­me es­pe­cial­men­te. «Para es­to hay que va­ler y hay que te­ner vo­ca­ción. La pe­lu­que­ría es muy sa­cri­fi­ca­da», ase­gu­ra Na­ta­lia, que di­ri­ge y tra­ba­ja en una pe­lu­que­ría de Olei­ros bau­ti­za­da con su mis­mo nom­bre.

Tie­ne tres hi­jas y con­fie­sa que man­te­nía la es­pe­ran­za de que al me­nos una de ellas si­guie­ra sus pa­sos. «Sa­bía que se­ría An­drea; es muy bue­na tra­ba­jan­do con las ma­nos y siem­pre le ha in­tere­sa­do el ar­te». De he­cho, An­drea, que aho­ra tie­ne 20 años, ba­ra­jó la po­si­bi­li­dad de for­mar­se en di­se­ño de mo­da o in­terio­ris­mo, pe­ro al fi­nal se de­can­tó por la pe­lu­que­ría. «Me di­je, voy a pro­bar un tiem­po a ver si me gus­ta la for­ma­ción. Y me gus­tó».

Es una alum­na aven­ta­ja­da por­que por las tar­des prac­ti­ca en el ne­go­cio de su ma­dre, que la ayu­da y le da con­se­jos. «Cuan­do nos en­se­ña­ban al­go en cla­se yo ya lo sa­bía. Qui­zá no po­día ex­pli­car­lo de for­ma téc­ni­ca, pe­ro mis pro­fe­so­res re­co­no­cían que es­ta­ba bien», ex­pli­ca An­drea son­rien­do a su ma­dre, que re­zu­ma or­gu­llo a su la­do.

Re­co­no­ce que hay ven­ta­jas en he­re­dar una pro­fe­sión, pe­ro tam­bién in­con­ve­nien­tes. No quie­re que las clien­tas de siem­pre la com­pa­ren con su ma­dre. Por eso no tie­ne pen­sa­do he­re­dar el ne­go­cio. ¿Su­pon­drá es­to un cis­ma fa­mi­liar? Ni mu­cho me­nos. Su ma­dre es­tá de acuer­do en que «si­ga su pro­pio ca­mino». Es­co­ge­rá la op­ción di­fí­cil. To­da­vía una in­cóg­ni­ta, pe­ro la su­ya pro­pia.

| ÁN­GEL MANSO

Na­ta­lia sa­bía que su hi­ja An­drea aca­ba­ría de­di­cán­do­se a la pe­lu­que­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.