«La ar­qui­tec­tu­ra es muy con­ta­gio­sa si se va­le para ello; y An­drés va­lía»

AN­DRÉS Y AN­DRÉS FER­NÁN­DEZ-ALBALAT AR­QUI­TEC­TOS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EN PORTADA - Pa­lo­ma Fe­rro

El es­tu­dio de ar­qui­tec­tu­ra Fer­nán­dez-Albalat al­ber­ga tan­tos li­bros que al­gu­nos, a fal­ta de es­pa­cio en las es­tan­te­rías, es­pe­ran su turno en pe­que­ñas bol­sas. «Me re­ga­lan mu­chos», ase­gu­ra An­drés. A sus ca­si 93 años, y tras 60 en ac­ti­vo, no se des­en­gan­cha de la ar­qui­tec­tu­ra. Si­gue le­yen­do e in­tere­sán­do­se so­bre una pro­fe­sión de la que ha­bla con amor y pa­sión.

Es con­ta­gio­so, in­clu­so cuan­do so­lo lle­vas diez mi­nu­tos es­cu­chán­do­le. Ima­gi­naos una vi­da. «El con­ta­gio es fru­to de una mez­cla de co­no­ci­mien­to y pre­dis­po­si­ción per­so­nal», re­fle­xio­na An­drés pa­dre, «pe­ro sí, la ar­qui­tec­tu­ra es muy con­ta­gio­sa si se va­le para el con­ta­gio. Y An­drés va­lía».

En reali­dad, An­drés hi­jo que­ría ser mé­di­co cuan­do era muy ni­ño. Pe­ro tam­bién le gus­ta­ba di­bu­jar y era bueno en ello. Con 13 años tra­zó unas ma­nos y unos pies al na­tu­ral y, al ver­los, su pa­dre pen­só: «Qué bien di­bu­ja es­te ni­ño».

A par­tir de ahí to­do fue ro­da­do. «Cuan­do era pe­que­ño, en el es­tu­dio de mi pa­dre ha­bía ma­que­tas, pie­zas, pa­pe­les, en­tra­ba y sa­lía gen­te to­do el tiem­po. Era un mun­do muy vi­sual, muy atrac­ti­vo». Con 14 años ya sa­bía que que­ría ser ar­qui­tec­to. Y no hu­bo más du­das. Por eso a An­drés hi­jo le sor­pren­de lo tar­de que al­gu­nos jó­ve­nes de hoy en día de­ci­den su vo­ca­ción. «En nues­tra épo­ca te­nía­mos una ten­den­cia cla­ra va­rios años an­tes de aca­bar el co­le­gio», re­fle­xio­na.

De los sie­te her­ma­nos, dos se de­can­ta­ron por la ar­qui­tec­tu­ra, pe­ro so­lo An­drés se que­dó a tra­ba­jar en el es­tu­dio con su pa­dre. Di­cen no ha­ber te­ni­do nun­ca nin­gún con­flic­to en­tre ellos en lo la­bo­ral.

«Creo que to­do han si­do ven­ta­jas», ase­gu­ra An­drés hi­jo, «po­der apren­der ca­da día de él. Sé que no voy a lle­gar a su al­tu­ra, es­tá en otra li­ga, pe­ro te­ner­lo de re­fe­ren­cia ca­si que te obli­ga a ha­cer­lo siem­pre lo me­jor que pue­das». Su pa­dre, a su la­do, nie­ga con la ca­be­za: «Eso de al­tu­ra na­da, aquí es­ta­mos igual, so­lo que yo ten­go más años».

¿Con­ti­nua­rá la tra­di­ción fa­mi­liar? En par­te. «Mi hi­jo es­tu­dia au­dio­vi­sua­les, pe­ro su tra­ba­jo de fin de gra­do es­tá muy re­la­cio­na­do con la ar­qui­tec­tu­ra, con el es­pa­cio», cuen­ta An­drés hi­jo. «No me da pe­na que se pier­da el le­ga­do. Eso sí, ha­brá que do­nar los li­bros», son­ríe.

Con tre­ce años, An­drés di­bu­jó su pri­mer bo­ce­to y su pa­dre se dio cuen­ta del ta­len­to na­tu­ral que te­nía

| ÁN­GEL MANSO

An­drés pa­dre e hi­jo lle­van to­da una vi­da com­par­tien­do su pa­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.