LA RE­VO­LU­CIÓN MO­NE­TA­RIA DE LE PEN SE DES­IN­FLA

EL FU­TU­RO DE LA UNIÓN MO­NE­TA­RIA SE DE­CI­DE HOY EN FRAN­CIA. EL PLAN PA­RA ABAN­DO­NAR EL EU­RO DE LA CAN­DI­DA­TA DEL FREN­TE NA­CIO­NAL SACUDIRÍA LOS CI­MIEN­TOS DE LA AR­QUI­TEC­TU­RA CO­MU­NI­TA­RIA, PE­RO LOS ECO­NO­MIS­TAS CREEN QUE NO PROSPERARÁ YA QUE LAS CON­SE­CUEN­CIAS PA­RA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Gabriel Le­mos

La apues­ta es al­ta. Si Ma­ri­ne Le Pen con­si­gue hoy ba­tir a las en­cues­tas y es ele­gi­da pre­si­den­ta de Fran­cia, en po­cos me­ses, «muy pro­ba­ble­men­te den­tro de un año, los fran­ce­ses vol­ve­rán a pa­gar sus ba­gue­tes en fran­cos». Los pla­zos los fi­jó es­ta se­ma­na Flo­rian Phi­lip­pot, vi­ce­pre­si­den­te del Fren­te Na­cio­nal y mano de­re­cha de la can­di­da­ta ul­tra, que ha he­cho del re­cha­zo al eu­ro una de las ban­de­ras de una cam­pa­ña que re­zu­ma nos­tal­gia y cul­pa a Eu­ro­pa de ca­si to­dos los ma­les de una eco­no­mía que año­ra la gran­deur per­di­da.

Sin em­bar­go, con­for­me se acer­ca­ban de nue­vo las ur­nas, Le Pen ha te­ni­do que sua­vi­zar su pro­pues­ta ra­di­cal de aban­do­nar la mo­ne­da úni­ca, cons­cien­te no so­lo del apo­yo ma­yo­ri­ta­rio al eu­ro en­tre la po­bla­ción fran­ce­sa (ro­za el 70 %, se­gún las en­cues­tas) sino tam­bién de las du­das que la me­di­da sus­ci­ta­ba in­clu­so en­tre su elec­to­ra­do, te­me­ro­so del efec­to que la me­di­da po­dría te­ner en sus aho­rros. El Ban­co de Fran­cia ha aler­ta­do de que la vuel­ta al fran­co su­pon­dría un so­bre­cos­te de al me­nos 30.000 mi­llo­nes de eu­ros anua­les so­lo por el au­men­to de la deu­da pú­bli­ca, y otros cen­tros de es­tu­dios, co­mo el li­be­ral Ins­ti­tut Mon­taig­ne, va­ti­ci­nan una re­ce­sión del 3 % el año en el que se con­su­ma­ra la sa­li­da del eu­ro, aun­que la pér­di­da de ri­que­za po­dría al­can­zar el 9 % en so­lo un lus­tro.

Cons­cien­te de los te­mo­res que ge­ne­ran sus pro­pues­tas eco­nó­mi­cas, que su­po­nían un las­tre pa­ra su as­pi­ra­ción de lle­gar al Elí­seo, Le Pen las ha ma­ti­za­do en el tra­mo fi­nal de la cam­pa­ña, en la que se sa­có de la man­ga una fórmula de dos mo­ne­das: re­su­ci­tar el fran­co pa­ra las transac­cio­nes den­tro del país (de ahí el ejem­plo de com­prar la ba­gue­te) y de­jar el eu­ro co­mo di­vi­sa pa­ra las ope­ra­cio­nes en las que sea ne­ce­sa­rio tras­pa­sar las fron­te­ras na­cio­na­les.

Pa­ra Juan Jo­sé To­ri­bio, pro­fe­sor emé­ri­to de Eco­no­mía del IESE, la pro­pues­ta tie­ne «muy po­ca ló­gi­ca eco­nó­mi­ca», ya que no se sa­be el ti­po de cam­bio en­tre una mo­ne­da y otra ni quién lo fi­ja­ría, y, ade­más, cho­ca con una reali­dad que no se pue­de cam­biar: «Las deu­das es­tán con­traí­das en mo­ne­da fuer­te, en eu­ros, mien­tras que los in­gre­sos del Es­ta­do, a tra­vés de im­pues­tos se re­ci­bi­rían en mo­ne­da dé­bil», lo que com­pli­ca­ría aún más la po­si­ción fi­nan­cie­ra del país. Y, por si hu­bie­ra ten­ta­ción, las agencias de ca­li­fi­ca­ción ya han ad­ver­ti­do de que cual­quier in­ten­to de con­ver­tir deu­das en eu­ros a fran­cos, con la con­si­guien­te de­va­lua­ción, se­ría tra­ta­do co­mo un de­fault. Va­mos, co­mo una de­cla­ra­ción de gue­rra a los mer­ca­dos.

¿EL EU­RO ES EL PRO­BLE­MA?

El eco­no­mis­ta Ve­nan­cio Sal­ci­nes nie­ga la ma­yor: no so­lo Fran­cia no ha sa­li­do per­ju­di­ca­da de la in­tro­duc­ción del eu­ro sino que es, con Ale­ma­nia, el país que se ha vis­to más be­ne­fi­cia­do por la mo­ne­da úni­ca. «Son dos eco­no­mías ex­por­ta­do­ras y, si tu­vie­sen una mo­ne­da pro­pia, es­ta ten­dría un va­lor más al­to. De he­cho, hay es­tu­dios que di­cen que si el eu­ro fue­ra pu­ra­men­te ale­mán se cam­bia­ría a 1,8 dó­la­res, y no a 1,09 co­mo aho­ra. Y si se li­mi­ta­se a Ale­ma­nia y Fran­cia es­ta­ría en 1,3 o 1,4».

Es de­cir, que la de­bi­li­dad de las eco­no­mías pe­ri­fé­ri­cas ti­ra a la ba­ja del ti­po de cam­bio de la mo­ne­da y les per­mi­te ven­der sus pro­duc­tos en el ex­te­rior a un pre­cio más ase­qui­ble que si man­tu­vie­sen una di­vi­sa na­cio­nal. Eso, ade­más de aba­ra­tar el cos­te de su deu­da, ha con­ver­ti­do am­bos paí­ses en re­fu­gio pa­ra los ca­pi­ta­les que bus­ca­ban los lu­ga­res más se­gu­ros de una eu­ro­zo­na ines­ta­ble. En­ton­ces, ¿por qué la eco­no­mía ale­ma­na va co­mo un ti­ro mien­tras la fran­ce­sa si­gue es­tan­ca­da, las­tra­da por el pa­ro y la desin­dus­tria­li­za­ción? Se­gún Sal­ci­nes, por­que «mien­tras Ale­ma­nia apro­ve­chó ese aho­rro fi­nan­cie­ro pa­ra sa­near sus cuen­tas, re­ba­jan­do la deu­da pú­bli­ca y re­du­cien­do el dé­fi­cit, Fran­cia, en vez de ha­cer lo mis­mo, de­ci­dió en­deu­dar­se más pa­ra apli­car po­lí­ti­cas ex­pan­si­vas. Han te­ni­do dos pre­si­den­tes, Sar­kozy y Ho­llan­de, que qui­sie­ron levantar sus ba­jos ín­di­ces de po­pu­la­ri­dad con más gas­to pú­bli­co».

En esa mis­ma lí­nea in­sis­te To­ri­bio, que re­mar­ca que «los pro­ble­mas de Fran­cia son es­truc­tu­ra­les, por el ex­ce­si­vo pe­so del Es­ta­do, con un gas­to pú­bli­co que su­pera el 50 % del PIB y una ele­va­da pre­sión fis­cal, que lo con­vier­te en un país po­co atrac­ti­vo. Ade­más, la eco­no­mía fran­ce­sa tie­ne ri­gi­de­ces ex­ce­si­vas, por ejem­plo en el mer­ca­do la­bo­ral».

Pa­ra el pro­fe­sor del IESE, pa­ra sa­lir del eu­ro lo pri­me­ro que ha­bría que es­ta­ble­cer es un co­rra­li­to pa­ra po­ner co­to a la fu­ga de ca­pi­ta­les. El ejem­plo se­ría la Ar­gen­ti­na del 2001 y, co­mo allí, ase­gu­ra que el em­po­bre­ci­mien­to se­ría inevi­ta­ble.

Pe­ro, de­je­mos al mar­gen Fran­cia. ¿Ha­brían su­fri­do me­nos los paí­ses de la pe­ri­fe­ria fue­ra del eu­ro? ¿Se­ría bueno re­cu­pe­rar la pe­se­ta o el drac­ma? To­ri­bio ad­mi­te que se pue­de dis­cu­tir si en cier­tos paí­ses co­mo Gre­cia fue una bue­na idea en­trar en el eu­ro en su mo­men­to (o con el ti­po de cam­bio con el que lo hi­cie­ron), pe­ro cree que el ba­lan­ce de es­tos 15 años es po­si­ti­vo. «Siem­pre se pue­de pen­sar que te­ner tu pro­pia po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria y un ti­po de cam­bio flo­tan­te pue­de ser po­si­ti­vo pe­ro, ¿aca­so an­tes del eu­ro no les hu­bie­ra con­ve­ni­do a Ex­tre­ma­du­ra o a Ga­li­cia sa­lir de la pe­se­ta y te­ner su pro­pia mo­ne­da?», di­ce pa­ra ilus­trar «la ven­ta­ja de for­mar par­te de un mer­ca­do más am­plio».

UNA MO­NE­DA COM­PLE­MEN­TA­RIA

Pe­ro tam­bién hay, en­tre los eco­no­mis­tas, quie­nes de­fien­den que el eu­ro no es pa­na­cea, y que «pen­sar que den­tro to­do es­tá bien y fue­ra to­do es un desas­tre es una sim­ple­za», co­mo di­ce Juan To­rres, catedrático de la Uni­ver­si­dad de Se­vi­lla. Un ex­per­to que cri­ti­ca el «di­se­ño dia­bó­li­co» del eu­ro, que lo con­vier­te ca­si en una «cár­cel», ya que no exis­te un me­ca­nis­mo re­gla­do pa­ra aban­do­nar la mo­ne­da úni­ca. Por eso, con­ce­de, la sa­li­da «se­ría trau­má­ti­ca», y más si el pro­ta­go­nis­ta es un país co­mo Fran­cia, uno de los mo­to­res de la UE.

To­rres cree que una so­lu­ción in­ter­me­dia se­ría la «exis­ten­cia de una mo­ne­da com­ple­men­ta­ria». Una di­vi­sa que se usa­ría pa­ra las transac­cio­nes den­tro del país, «am­plian­do los me­dios de pago» y ali­vian­do el «cor­sé del eu­ro, que trae con­si­go po­lí­ti­cas que so­lo se adap­tan a lo que ne­ce­si­ta Ale­ma­nia, no a las ne­ce­si­da­des del te­ji­do pro­duc­ti­vo ga­lle­go».

Pe­se a los di­fe­ren­tes pun­tos de vis­ta so­bre el eu­ro, nin­guno de los ex­per­tos creen que Fran­cia va­ya a sa­lir del eu­ro. Unos, co­mo To­rres, creen que el BCE tie­ne me­ca­nis­mos po­de­ro­sos pa­ra as­fi­xiar cual­quier re­vuel­ta, cor­tan­do la li­qui­dez, y otros, co­mo To­ri­bio, con­ven­ci­dos de que, si lle­ga a pre­si­den­ta, a Le Pen le pa­sa­ría lo que a Trump y que la idea de com­prar la ba­gue­te en fran­cos se que­da­ría en Twit­ter.

JUAN. S. G

| PAS­CAL ROSSIGNOL, REUTERS

Le Pen, en una fo­to de ar­chi­vo, ha he­cho de la sa­li­da del eu­ro uno de los es­tan­dar­tes de su cam­pa­ña

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.