¿POR QUÉ EL GA­SÓ­LEO ES MÁS CA­RO EN GA­LI­CIA?

Más allá de im­pues­tos, la dis­per­sión geo­grá­fi­ca y un mer­ca­do aún muy cau­ti­vo por las gran­des pe­tro­le­ras ha­cen que Ga­li­cia sea de las co­mu­ni­da­des con los car­bu­ran­tes más ca­ros de España

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Car­mo Ló­pez

Los im­pues­tos, la dis­per­sión geo­grá­fi­ca y un mer­ca­do cau­ti­vo por las pe­tro­le­ras son las cla­ves que ex­pli­can por qué los ga­lle­gos pa­gan los car­bu­ran­tes más ca­ros del Es­ta­do es­pa­ñol.

«La co­mu­ni­dad ga­lle­ga es una de las que tie­nen las ven­tas más cau­ti­vas, hay mu­cho se­gui­dis­mo»

—¿Por qué Ga­li­cia es una de las co­mu­ni­da­des con los com­bus­ti­bles más ca­ros de España? —¡Puff! Esa es la pre­gun­ta del mi­llón. A ve­ces ni no­so­tros mis­mos so­mos ca­pa­ces de ex­pli­car­lo.

Be­nigno Re­don­do es el pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Es­ta­cio­nes de Ser­vi­cio de la Pro­vin­cia de Pon­te­ve­dra y ade­más, miem­bro de la Fe­de­ra­ción Ga­lle­ga. El pri­mer fac­tor que se le vie­ne a la ca­be­za pa­ra res­pon­der es el tra­mo au­to­nó­mi­co del im­pues­to de hi­dro­car­bu­ros, po­pu­lar­men­te apo­da­do co­mo cén­ti­mo sa­ni­ta­rio, un gra­va­men que Ga­li­cia apli­ca en su ta­sa má­xi­ma (48 eu­ros por ca­da mil li­tros, es de­cir 4,8 cén­ti­mos por li­tro)

Esa mis­ma can­ti­dad es la que im­po­nen Ca­ta­lu­ña, Cas­ti­lla-La Man­cha o Mur­cia, co­mu­ni­da­des que en el rán­king de pre­cios con im­pues­tos del ga­só­leo (com­bus­ti­ble más con­su­mi­do en España), co­rres­pon­dien­te al mes de marzo de es­te año —el úl­ti­mo ela­bo­ra­do por el Mi­nis­te­rio de In­dus­tria—, ocu­pan los pues­tos oc­ta­vo, cuar­to y no­veno, res­pec­ti­va­men­te.

Pe­ro el nú­me­ro de va­ria­bles que com­po­nen el pre­cio de los car­bu­ran­tes va mu­cho más allá del im­pues­to, de la co­ti­za­ción del cru­do o del va­lor de cam­bio eu­ro/dó­lar. Son tan­tas, a la vez que la co­ti­za­ción de ca­da una es tan va­ria­ble, que re­sul­ta com­pli­ca­do ex­pli­car la fórmula. «Ga­li­cia es una de las co­mu­ni­da­des don­de las ven­tas es­tán más cau­ti­vas. Rep­sol y Cep­sa tie­nen en torno a las tres cuar­tas par­tes del mer­ca­do. Con esa cuo­ta pue­den mar­car pre­cios. Hay un se­gui­dis­mo bes­tial por par­te del res­to. Los ga­so­li­ne­ros tie­nen un mar­gen de be­ne­fi­cio pe­que­ño y pa­ra po­der com­pe­tir, la ma­yo­ría es­tán obli­ga­dos a se­guir­los», apun­ta Gon­za­lo Gran­des, so­cio y abo­ga­do ex­per­to en com­pe­ten­cia de Eja­so, bu­fe­te es­pe­cia­li­za­do en hi­dro­car­bu­ros.

La re­for­ma de la Ley de Hi­dro­car­bu­ros del 2013, apro­ba­da en el 2015 por la Co­mi­sión de Ener­gía del Con­gre­so, im­po­nía una nue­va li­mi­ta­ción a las com­pa­ñías pe­tro­lí­fe­ras que con­tro­lan el mer­ca­do en mu­chas zo­nas de España. En ba­se a ello, las pe­tro­le­ras que ten­gan una cuo­ta de mer­ca­do de ven­tas (no so­lo de es­ta­cio­nes) su­pe­rior al 30 % del to­tal de una mis­ma pro­vin­cia no po­drán abrir nin­gu­na más. En Ga­li­cia, Rep­sol su­pera el por­cen­ta­je. «Tie­nen la li­mi­ta­ción, pe­ro a ve­ces alu­den a com­pro­mi­sos an­te­rio­res al 2013 pa­ra in­ten­tar abrir nue­vas», apun­ta Be­nigno.

El ti­po de ges­tión de las es­ta­cio­nes de ser­vi­cio tam­bién es otro fac­tor a te­ner en cuen­ta a la ho­ra de en­ten­der la es­ca­sa li­ber­tad de ma­nio­bra en el ma­ne­jo de pre­cios exis­ten­te en Ga­li­cia. La ma­yor par­te de los pun­tos de ven­ta que hay en la co­mu­ni­dad per­te­ne­cen a tres cla­ses di­fe­ren­tes: aque­llas en las que la pro­pie­dad y la ges­tión son de las pe­tro­le­ras; las que la pro­pie­dad es de las gran­des com­pa­ñías, pe­ro es­tán ges­tio­na­das por un ter­ce­ro, y las lla­ma­das aban­de­ra­das, pro­pie­dad de par­ti­cu­la­res o so­cie­da­des que tie­nen con­tra­tos de ex­clu­si­vi­dad con las pe­tro­le­ras. Es­tas úl­ti­mas mar­can sus pre­cios en ba­se al ín­di­ce ener­gé­ti­co Platts, que de­fi­ne ca­da día el pre­cio de re­fe­ren­cia de ca­da pro­duc­to en ba­se a la co­ti­za­ción má­xi­ma del día an­te­rior.

MER­CA­DO LI­BRE Y ADITIVOS

Jun­to a esos tres mo­de­los es­tán las es­ta­cio­nes de ser­vi­cio in­de­pen­dien­tes, que com­pran el car­bu­ran­te en el mer­ca­do li­bre. Rep­sol y Cep­sa, por ejem­plo, tam­bién ven­den sus com­bus­ti­bles ahí, pe­ro los aditivos que uti­li­zan no son los mis­mos que in­clu­yen en los pro­duc­tos que ofre­cen ba­jo su mar­ca. La co­ti­za­ción de esos com­po­nen­tes aña­di­dos en el mer­ca­do tam­bién re­per­cu­te en el pre­cio del com­bus­ti­ble.

Pa­ra cam­biar el es­ce­na­rio, otras pe­tro­le­ras co­mo la por­tu­gue­sa Galp, do­mi­nan­te en el país ve­cino, in­ten­tan ga­nar cuo­ta de mer­ca­do co­que­tean­do con al­gu­nas aban­de­ra­das his­tó­ri­ca­men­te li­ga­das a Cep­sa o Rep­sol. Pe­ro aca­bar con­quis­tán­do­las no re­sul­ta tan fá­cil co­mo pa­re­ce, al me­nos a cor­to pla­zo.

¿Por qué? Aun­que la ley ha li­mi­ta­do a do­ce me­ses los con­tra­tos de ex­clu­si­vi­dad que man­tie­nen los pro­pie­ta­rios par­ti­cu­la­res con las pe­tro­le­ras, en reali­dad la in­ver­sión en ima­gen que rea­li­zan las com­pa­ñías o los ade­lan­tos que pue­de ha­ber ob­te­ni­do en con­cep­to de bo­ni­fi­ca­cio­nes ha­cen que, en la prác­ti­ca, su com­pro­mi­so tras­cien­da ese pla­zo. «No pue­des re­for­mar la ima­gen de una es­ta­ción y al año que te di­gan que se van. Pue­den ha­cer­lo, pe­ro en los con­tra­tos sue­le po­ner cla­ra­men­te que, de ha­cer­lo, ten­drían que de­vol­ver una can­ti­dad pre­via­men­te es­ta­ble­ci­da en el con­tra­to por lo in­ver­ti­do», apun­tan fuen­tes del sec­tor.

Ga­li­cia tie­ne otro hán­di­cap que in­cre­men­ta el cos­te de la dis­tri­bu­ción. Es la dis­per­sión geo­grá­fi­ca. «Evi­den­te­men­te no es lo mis­mo trans­por­tar ca­jas de hue­vos que com­bus­ti­ble, que es un ma­te­rial pe­li­gro­so que tie­ne que ser trans­por­ta­do con unas de­ter­mi­na­das me­di­das de se­gu­ri­dad», di­cen fuen­tes del sec­tor. Pe­ro ¿por qué hay ga­so­li­ne­ras que te­nien­do la refinería al la­do son más ca­ras que otras ale­ja­das? «El li­bre mer­ca­do tie­ne esas co­sas —di­cen fuen­tes co­no­ce­do­ras del sec­tor—. El mo­do en el que son re­per­cu­ti­dos los cos­tes de dis­tri­bu­ción de una com­pa­ñía se ha­cen de mo­do glo­bal pa­ra la red». Lue­go es­tá la eter­na ley de ofer­ta y de­man­da. La ca­pa­ci­dad de adap­tar el re­fi­na­do a un cam­bio de de­man­da es li­mi­ta­da. Por eso, en ve­rano, cuan­do hay más de­man­da de ga­so­li­na, el pre­cio sube.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.