LA CERRAJERÍA QUE NUN­CA HA DE­JA­DO DE EVO­LU­CIO­NAR

Ta­lle­res Me­tá­li­cos Ga­li­cia sur­gió en 1958 co­mo un pe­que­ño ta­ller de cerrajería Des­de Na­rón atien­de a sec­to­res tan di­ver­sos co­mo el na­val o la ener­gía y ex­por­ta a va­rios paí­ses

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Bea­triz Cou­ce

Ta­lle­res Me­cá­ni­cos Ga­li­cia na­ció en Fe­rrol a me­dia­dos del si­glo XX co­mo una pe­que­ña cerrajería. Hoy es una gran em­pre­sa que tra­ba­ja pa­ra el na­val o el sec­tor ener­gé­ti­co.

Hoy cuen­ta con unas am­plias y mo­der­nas ins­ta­la­cio­nes en el po­lí­gono na­ro­nés de Río do Po­zo, pe­ro el ger­men de Ta­lle­res Me­cá­ni­cos Ga­li­cia fue mu­cho más mo­des­to. Arran­có en ju­nio de 1958 co­mo ta­ller de cerrajería en una de las prin­ci­pa­les vías ver­te­bra­do­ras de Fe­rrol, la ca­rre­te­ra de Cas­ti­lla. Fue en­ton­ces cuan­do Ma­nuel De­rungs, maes­tro de los Ar­se­na­les Mi­li­ta­res, co­men­zó a fa­bri­car en un ba­jo de 200 me­tros cua­dra­dos pie­zas pa­ra es­te re­cin­to cas­tren­se. Ini­cial­men­te con tres tra­ba­ja­do­res, un pe­di­do pa­ra pro­du­cir las li­te­ras y las ta­qui­llas pa­ra el cuar­tel de ins­truc­ción im­pul­sa el pri­mer gran avan­ce de la em­pre­sa, que po­co des­pués co­men­zó a tra­ba­jar pa­ra As­tano, as­ti­lle­ro pa­ra el que ela­bo­ró puer­tas es­tan­cas y es­co­ti­llas, en­tre otros.

El año 1964 mar­ca el pri­mer gran pun­to de in­fle­xión, con el tras­la­do de la fir­ma a una pe­que­ña na­ve en la fron­te­ra en­tre Fe­rrol y Na­rón, des­de don­de con­ti­nuó cre­cien­do en nú­me­ro de em­plea­dos y si­guió su­man­do clien­tes, en­tre ellos Ba­zán y En­de­sa. Des­de sus co­mien­zos, Ta­lle­res Me­cá­ni­cos Ga­li­cia lle­va la di­ver­si­fi­ca­ción en la esen­cia de su ac­ti­vi­dad, ocu­pán­do­se de to­da la ca­de­na pro­duc­ti­va de la cal­de­re­ría y el me­ca­ni­za­do de pie­zas, y ha­cien­do de la ver­sa­ti­li­dad una se­ña de iden­ti­dad. Así, fa­bri­ca des­de gran­des com­po­nen­tes pa­ra los as­ti­lle­ros has­ta sen­ci­llos pa­sa­ma­nos pa­ra es­ca­le­ras.

Con la cri­sis del na­val, en los ochen­ta, la fir­ma se ve obli­ga­da a bus­car nue­vos seg­men­tos de ne­go­cio y tam­bién nue­vos clien­tes, y es en­ton­ces cuan­do co­mien­za a fa­bri­car es­truc­tu­ras me­tá­li­cas pa­ra vi- vien­das, puen­tes ele­va­dos y es­ta­cio­nes de tren, y lle­va a ca­bo fun­di­cio­nes pa­ra obras ar­tís­ti­cas.

En el año 2000, Ta­lle­res Me­cá­ni­cos Ga­li­cia da el sal­to cua­li­ta­ti­vo, rea­li­za una gran in­ver­sión y se asien­ta en sus na­ves ac­tua­les de 4.000 me­tros cua­dra­dos del po­lí­gono de Río do Po­zo, inau­gu­ra­das un año des­pués.

AL CA­LOR DEL NA­VAL

La em­pre­sa, que hoy cuen­ta con una plan­ti­lla for­ma­da por 58 tra­ba­ja­do­res, ha te­ni­do a los dos as­ti­lle­ros de la ría co­mo prin­ci­pa­les mo­to­res de su cre­ci­mien­to, adap­tán­do­se a los re­que­ri­mien­tos que le han ido plan­tean­do. Puer­tas, es­co­ti­llas, es­ca­le­ras, pa­ño­les y to­do ti­po de pie­zas son algunos de los com­po­nen­tes que sa­len ha­bi­tual­men­te de las ins­ta­la­cio­nes de Ta­lle­res Me­cá­ni­cos Ga­li­cia, que ade­más acu­mu­la tre­ce años de ex­pe­rien­cia ex­por­ta­do­ra, con en­víos pa­ra la ale­ma­na Krupp, las in­gle­sas AGI y Dar­chem y el as­ti­lle­ro aus­tra­liano ASC, de Ade­lai­da, en don­de Na­van­tia ges­tio­na la cons­truc­ción de los nue­vos des­truc­to­res pa­ra su Ar­ma­da.

Des­de el 2015, la em­pre­sa se ha aden­tra­do en el seg­men­to de la eó­li­ca ma­ri­na, rea­li­zan­do di­ver­sos en­car­gos pa­ra Ner­vión, prin­ci­pal sub­con­tra­tis­ta de Na­van­tia en es­te mer­ca­do. «He­mos te­ni­do que rea­li­zar un gran es­fuer­zo en pre­pa­rar­nos en pro­ce­sos de tra­ba­jo y pro­ce­di­mien­tos de sol­da­du­ra, ade­más de la for­ma­ción de la plan­ti­lla de la em­pre­sa. Pa­sa­mos de te­ner 11 pro­ce­di­mien­tos de sol­da­du­ra a 41, de los cua­les la ma­yor par­te de ellos han si­do pa­ra esos pro­yec­tos», ex­pli­ca Ro­ber­to De­rungs, hi­jo del fun­da­dor y ad­mi­nis­tra­dor de la com­pa­ñía.

PRO­YEC­TOS DE I+D+I

La in­no­va­ción es otra de las cues­tio­nes de las que no se ol­vi­da la com­pa­ñía. «Te­ne­mos unas ins­ta­la­cio­nes y ma­qui­na­ria muy apre­cia­das pa­ra las in­ge­nie­rías, pues pa­ra sus nue­vos pro­to­ti­pos no­so­tros po­de­mos fa­bri­car las pie­zas de cal­de­re­ría y de me­ca­ni­za­do, y rea­li­zar el mon­ta­je de las mis­mas, sa­lien­do el pro­to­ti­po lis­to», afir­ma Ro­ber­to De­rungs.

La apues­ta por la for­ma­ción tam­bién es se­ña de iden­ti­dad de la so­cie­dad, que de­bi­do al ca­rác­ter de maes­tro de su fun­da­dor, siem­pre ha da­do la opor­tu­ni­dad a los apren­di­ces de desa­rro­llar su vi­da la­bo­ral en la em­pre­sa.

Los tra­ba­ja­do­res de la em­pre­sa, en sus pri­me­ros años de ac­ti­vi­dad, ha­cien­do una es­co­ti­lla pa­ra un barco, y en la ac­tua­li­dad, en las ins­ta­la­cio­nes de la fir­ma en el po­lí­gono de Río do Po­zo

1958

| JO­SÉ PARDO

2017

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.