ECO LAGUNA DEPURA CON SUS HU­ME­DA­LES AR­TI­FI­CIA­LES

Una em­pre­sa ou­ren­sa­na, pionera en Ga­li­cia en el uso de una tec­no­lo­gía me­dioam­bien­tal­men­te sos­te­ni­ble Los cos­tes de man­te­ni­mien­to y de ex­plo­ta­ción, en prin­ci­pio, son me­no­res que los de una EDAR tra­di­cio­nal

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ló­pez Penide

A pri­me­ra vis­ta, to­do in­di­ca que es un es­pa­cio to­ma­do por jun­cos. En reali­dad, se tra­ta de un hu­me­dal ar­ti­fi­cial pa­ra el tra­ta­mien­to de aguas re­si­dua­les, una téc­ni­ca en la que la em­pre­sa ou­ren­sa­na Eco­la­gu­nas ha si­do pionera en Ga­li­cia. Aun­que la tec­no­lo­gía exis­te des­de ha­ce más de me­dio si­glo, lo cier­to es que su im­plan­ta­ción en la co­mu­ni­dad es re­la­ti­va­men­te re­cien­te. ¿El mo­ti­vo? «Se han co­me­ti­do erro­res de di­se­ño y se cre­yó que no fun­cio­na­ba. Por eso no ha te­ni­do mu­cho éxi­to en España es­ta téc­ni­ca, pe­ro el pro­ble­ma es que no es­ta­ban bien di­se­ña­das», apun­ta Luis Fe­li­pe Fer­nán­dez Fer­nán­dez, res­pon­sa­ble de la fir­ma.

Lo que más lla­ma la aten­ción de es­ta al­ter­na­ti­va a las es­ta­cio­nes de­pu­ra­do­ras tra­di­cio­na­les es la au­sen­cia de olo­res —«es la pre­gun­ta que to­do el mun­do se ha­ce», re­co­no­ce Fer­nán­dez—. El mu­ni­ci­pio de Cam­po La­mei­ro ha si­do el pri­me­ro en la pro­vin­cia de Pon­te­ve­dra en apos­tar por es­ta téc­ni­ca. Des­de ha­ce ca­si un año, los apro­xi­ma­da­men­te 150 ve­ci­nos de Pra­de­rrei se be­ne­fi­cian de es­te hu­me­dal. Tal ha si­do el im­pac­to que el Con­ce­llo del po­pu­lar Ju­lio Sa­yáns ya es­tá ter­mi­nan­do de cons­truir el se­gun­do hu­me­dal ar­ti­fi­cial, mien­tras pien­sa en el ter­ce­ro.

Des­de Eco­la­gu­nas se­ña­lan que las prin­ci­pa­les ven­ta­jas de es­te sis­te­ma de de­pu­ra­ción —lo de­fi­nen co­mo ex­ten­si­vo o se­mi­ex­ten­si­vo— fren­te al tra­di­cio­nal o in­ten­si­vo se si­túan en el plano eco­nó­mi­co y en el me­dio am­bien­tal. Por un la­do, «en los cos­tes de man­te­ni­mien­to y de ex­plo­ta­ción la di­fe­ren­cia es im­pre­sio­nan­te. La mano de obra no tie­ne que ser es­pe­cia­li­za­da pa­ra el man­te­ni­mien­to», re­mar­ca Luis Fe­li­pe Fer­nán­dez, al tiem­po que des­ta­ca que se tra­ta de ins­ta­la­cio­nes «re­la­ti­va­men­te fá­ci­les de cons­truir, rá­pi­das».

En cuan­to al im­pac­to me­dioam­bien­tal es, «in­clu­so, be­ne­fi­cio­so. Se in­te­gran en el pai­sa­je. Al fin y al ca­bo, apa­re­ce co­mo una zo­na ver­de». De­ja cla­ro que no son es­pa­cios pro­pi­cios pa­ra el desove de los mos­qui­tos «por­que el agua no es­tá en la su­per­fi­cie y, por tan­to, no pue­den ha­cer la pues­ta de los hue­vos». De he­cho, ase­gu­ra que son es­pa­cios que pue- den re­sul­tar atrac­ti­vos pa­ra las aves.

De igual mo­do, los cos­tes de cons­truc­ción sue­len ser más eco­nó­mi­cos que los de las de­pu­ra­do­ras tra­di­cio­na­les, si bien es un as­pec­to con­di­cio­na­do por el pre­cio del te­rreno. Es en es­te pun­to don­de se si­túa el prin­ci­pal in­con­ve­nien­te de los hu­me­da­les tra­di­cio­na­les, «que ne­ce­si­tan más es­pa­cio. A cam­bio de re­du­cir el con­su­mo de ener­gía, se am­plía la ne­ce­si­dad de es­pa­cio».

| LÓ­PEZ PENIDE

Des­de ha­ce un año, un hu­me­dal ar­ti­fi­cial depura las aguas re­si­dua­les de Pra­de­rrei, en Cam­po La­mei­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.