¿Ima­gi­nar lo inima­gi­na­ble?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EN PORTADA - Xo­sé Carlos Arias Xo­sé Carlos Arias es catedrático de Eco­no­mía de la UVi­go.

Du­ran­te el ve­rano del 2012, el eu­ro es­tu­vo en se­rio ries­go de sal­tar por los ai­res de un mo­do in­con­tro­la­do. ¿Cuá­les hu­bie­ran si­do las con­se­cuen­cias? Im­po­si­ble res­pon­der con pre­ci­sión, so­bre to­do por un mo­ti­vo: fren­te a las mu­chas pá­gi­nas es­cri­tas so­bre la crea­ción de la unión eco­nó­mi­ca y mo­ne­ta­ria (UEM), na­da es­ta­ba es­ta­ble­ci­do pa­ra su di­so­lu­ción or­de­na­da. So­lo po­de­mos con­je­tu­rar que, de ha­ber­se pro­du­ci­do, la cri­sis fi­nan­cie­ra sub­si­guien­te ha­bría de­ja­do pe­que­ña a la del año 2008. Aho­ra las ame­na­zas pro­ce­den del ám­bi­to po­lí­ti­co y no re­caen so­lo so­bre la mo­ne­da co­mún, sino so­bre al­go mu­cho más tras­cen­den­te: la Unión Eu­ro­pea en su con­jun­to. No se tra­ta de un pe­li­gro in­me­dia­to, pues se­gu­ra­men­te ni la se­ño­ra Ma­ri­ne Le Pen ni otras fuer­zas an­ti­eu­ro­peas se ha­gan con el po­der tras la se­rie de elec­cio­nes de es­te año en el con­ti­nen­te. Pe­ro na­da ha­ce pen­sar que el fuer­te ma­les­tar exis­ten­te va­ya a des­apa­re­cer en los pró­xi­mos años, por lo que la ame­na­za se­gui­rá ahí.

Ima­gi­nar la des­apa­ri­ción de la UE es en­trar en un te­rri­to­rio de pe­sa­di­lla. Y no so­lo por lo que su­pon­dría la des­apa­ri­ción de múl­ti­ples ele­men­tos be­ne­fi­cio­sos que, con to­dos sus fa­llos, la in­te­gra­ción eu­ro­pea ha traí­do a los ciu­da­da­nos, en lo eco­nó­mi­co y lo po­lí­ti­co, pe­ro tam­bién en ma­te­ria cul­tu­ral y de cos­tum­bres.

La dis­gre­ga­ción no nos lle­va­ría al pun­to de par­ti­da, sino a una si­tua­ción mu­cho peor, pues, en pri­mer lu­gar, se tra­ta de es­truc­tu­ras co­mer­cia­les y fi­nan­cie­ras al­ta­men­te uni­fi­ca­das, des­pués de trein­ta años de mer­ca­do úni­co; y se­gun­do, la apa­ri­ción de nue­vas fron­te­ras, adua­nas y con­tro­les a la li­bre mo­vi­li­dad di­fí­cil­men­te se da­ría de for­ma amis­to­sa y coo­pe­ra­ti­va. Por el con­tra­rio, la his­to­ria su­gie­re que los vie­jos de­mo­nios re­gre­sa­rían con to­da su car­ga des­truc­ti­va: fren­te a quie­nes creen que esa es la vía pa­ra es­ca­par del es­tan­ca­mien­to, es­te se ha­ría mu­cho más in­ten­so y car­ga­do de ines­ta­bi­li­dad. Con to­do, lo peor no se­ría el nau­fra­gio eco­nó­mi­co de­ri­va­do del nue­vo es­ce­na­rio, sino un tras­torno que po­dría­mos de­no­mi­nar ci­vi­li­za­to­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.