La bi­ci­cle­ta

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - VE­NAN­CIO SAL­CI­NES

Las na­cio­nes tam­bién tie­nen su bi­ci­cle­ta y, co­mo la de los ci­clis­tas, re­quie­ren que sus dos rue­das es­tén hin­cha­das. ¿Tie­nen ai­re so­bre las que ca­mi­na Ga­li­cia? Me te­mo que no, es­tán a me­dio gas. Ga­li­cia, pa­ra cre­cer de mo­do es­truc­tu­ral por en­ci­ma de la me­dia de España, ne­ce­si­ta ca­pi­tal fí­si­co y hu­mano, em­pre­sas y edu­ca­ción pa­ra el tra­ba­jo, sus dos rue­das. So­lo en la me­di­da en que es­tas dos vi­van en equi­li­brio se po­drá avan­zar. Lo con­tra­rio im­pli­ca co­rrer con una rue­da, o dos, ba­jas de ai­re, y así nun­ca se po­ne uno a la ca­be­za del pe­lo­tón.

El te­ji­do em­pre­sa­rial ga­lle­go se sus­ten­ta so­bre un ex­ce­si­vo nú­me­ro de mi­cro­em­pre­sas, las cua­les pa­ra cre­cer re­quie­ren de un mer­ca­do in­te­rior, una Ga­li­cia mer­ca­do úni­co. La ex­por­ta­ción les es­tá ve­da­da. No tie­nen ni ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca ni pro­fe­sio­nal pa­ra sa­lir de mo­do re­cu­rren­te al ex­te­rior. Me di­rá que nues­tro sal­do ex­te­rior es fa­vo­ra­ble y tie­ne ra­zón, pe­ro si nues­tro te­ji­do ex­te­rior fue­ra una fies­ta, di­ría que en ella so­lo hay dos que se es­tán di­vir­tien­do, la au­to­mo­ción y el tex­til. Pe­ro per­mí­ta­me que re­to­me la idea de mer­ca­do in­te­rior, esen­cial­men­te por­que es al­go de lo que muy po­cos ha­bla­mos y lo ob­ser­vo cru­cial. En la épo­ca de los Aus­trias, la di­nas­tía an­te­rior a los Bor­bo­nes, el gran mer­ca­do de la pe­nín­su­la, Cas­ti­lla, es­ta­ba ve­ta­do pa­ra los ca­ta­la­nes. Fá­cil de ima­gi­nar lo du­ro que tu­vo que ser pa­ra ellos per­der sus cor­tes con el tra­ta­do de Nue­va Plan­ta de Fe­li­pe V, aun­que eso su­pu­sie­ra ac­ce­der a un mer­ca­do al que an­tes no po­dían en­trar sin abo­nar ex­ce­si­vos aran­ce­les. De he­cho, España tu­vo que es­pe­rar al desa­rro­llis­mo de los se­sen­ta, si­glo XX, pa­ra cons­truir su mer­ca­do in­te­rior.

Por eso, en gran me­di­da no so­mos una na­ción ex­por­ta­do­ra. Du­ran­te los ochen­ta, la me­ta del que li­de­ra­ba el mer­ca­do en Vi­go era ex­pan­dir­se en Se­vi­lla o en Sa­la­man­ca, cuan­do no en A Co­ru­ña, pe­ro en nin­gún ca­so abrir en Bue­nos Ai­res o en Ra­bat. Ha si­do es­ta gran de­pre­sión la que nos ha ti­ra­do al ex­te­rior, pe­ro... ¿A quié­nes? A los em­pre­sa­rios me­dios, a los que en el 2011 te­nía­mos al­for­jas y nin­gún clien­te vi­vo en España. ¿Y la mi­cro­em­pre­sa?, esa que inun­da nues­tros po­lí­go­nos in­dus­tria­les y nues­tros ba­rrios. Esa si­gue es­pe­ran­do y es la que más ne­ce­si­ta a Ga­li­cia co­mo iden­ti­dad, la que ne­ce­si­ta en­te­rrar los lo­ca­lis­mos que nos frac­cio­nan y nos di­vi­den. La que ne­ce­si­ta Ga­li­cia co­mo ar­gu­men­ta­rio. La re­for­ma del im­pues­to de su­ce­sio­nes, la in­dus­tria 4.0 y la in­no­va­ción y la apues­ta por re­du­cir los tri­bu­tos lo­ca­les a las em­pre­sas son, des­de lue­go, pa­sos po­si­ti­vos y, en ese sen­ti­do, el pre­si­den­te Feijoo me ro­ba más son­ri­sas de las que hu­bie­ra pen­sa­do ha­ce unos años. Guar­do la es­pe­ran­za de que al­gún día la opo­si­ción tam­bién me ha­ga son­reír, pe­ro an­tes han de en­ten­der dos co­sas, la pri­me­ra, cen­trar­se más en Ga­li­cia y me­nos en sus pro­ble­mas in­ter­nos, la se­gun­da, que la Xun­ta no es el om­bli­go de Ga­li­cia.

¿Y la edu­ca­ción? Nues­tro sis­te­ma edu­ca­ti­vo par­te de la ba­se de que es un com­pen­dio de sa­be­res y, por lo tan­to, han de ser al­ma­ce­na­dos. En tér­mi­nos em­pre­sa­ria­les di­ría­mos que es un in­ven­ta­rio, la pe­na es que el con­se­llei­ro de Edu­ca­ción y su equi­po se sien­tan co­mo los je­fes del al­ma­cén. Ese con­cep­to, tan an­cla­do en Ga­li­cia, es de­ci­mo­nó­ni­co, era vá­li­do pa­ra un mun­do len­to, de cam­bios se­cu­la­res. La edu­ca­ción pa­ra el hoy no es un stock, es un flu­jo, es per­ma­nen­te, pa­ra to­da la vi­da, al­go que la Unes­co ha­ce tiem­po que lle­va gri­tan­do a to­do el que la quie­re es­cu­char. En­ton­ces, ¿cuál es la cla­ve? El pro­ce­so de apren­di­za­je. Más que me­mo­ri­zar de­be­mos en­se­ñar­les a apren­der, por­que a los vein­ti­dós años, cuan­do no a los die­ci­séis, los lan­za­re­mos al mer­ca­do la­bo­ral y el de­pó­si­to de ga­so­li­na que les he­mos da­do pa­ra ca­mi­nar no du­ra­rá más que cin­co o diez años. A par­tir de ahí tie­nen dos ca­mi­nos, o triun­far pro­fe­sio­nal­men­te o vo­tar a un po­pu­lis­ta pa­ra que les fre­ne el mun­do.

| A. LÓ­PEZ

El grue­so de las em­pre­sas ga­lle­gas tie­nen pro­ble­mas pa­ra ex­por­tar por su ta­ma­ño y vo­ca­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.