CON­TRA­TOS CON DO­BLE FI­NA­LI­DAD

Soy un pe­que­ño em­pre­sa­rio que fir­mé un prés­ta­mo ban­ca­rio pa­ra aten­der a una se­rie de ne­ce­si­da­des per­so­na­les y de mi ne­go­cio, po­nien­do en ga­ran­tía mi pro­pia vi­vien­da. Es­toy pen­san­do en efec­tuar una re­cla­ma­ción con­tra el ban­co co­rres­pon­dien­te, pe­ro me sur­ge

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS -

Efec­ti­va­men­te, cons­ti­tu­ye un ca­so muy ha­bi­tual que el em­pre­sa­rio hi­po­te­que un bien pro­pio, ajeno a la em­pre­sa, en ga­ran­tía de las obli­ga­cio­nes asu­mi­das en la ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial. El da­to esen­cial es el des­tino da­do al di­ne­ro del prés­ta­mo, si se uti­li­zó en su to­ta­li­dad, o ma­yo­ri­ta­ria­men­te, en una ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial —o pro­fe­sio­nal—, no se re­co­no­ce­rá al pres­ta­ta­rio la con­di­ción de con­su­mi­dor. Vién­do­se pri­va­do de las con­si­guien­tes y evi­den­tes ven­ta­jas, tra­du­ci­das en una ma­yor tu­te­la le­gal de sus de­re­chos y, por tan­to, en un ma­yor am­pa­ro por par­te de los tri­bu­na­les de jus­ti­cia.

Ca­be re­cor­dar que son con­su­mi­do­res las per­so­nas fí­si­cas o ju­rí­di­cas que ac­túan en un ám­bi­to ajeno a una ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial; de tal for­ma que to­dos aque­llos que

sí ac­túen den­tro de di­cho ám­bi­to (no sien­do des­ti­na­ta­rios fi­na­les del pro­duc­to o ser­vi­cio, e in­te­grán­do­lo en un pro­ce­so em­pre­sa­rial o pro­fe­sio­nal) no pue­den ser con­si­de­ra­dos, ni tra­ta­dos, co­mo con­su­mi­do­res.

El ca­so plan­tea­do se re­fie­re a los con­tra­tos con do­ble fi­na­li­dad —o fi­nes mix­tos—, cuan­do sa­tis­fa­cen ne­ce­si­da­des per­so­na­les y tam­bién em­pre­sa­ria­les. Tal su­pues­to ha si­do abor­da­do por la nor­ma­ti­va co­mu­ni­ta­ria y por la ju­ris­pru­den­cia del Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de la Unión Eu­ro­pea, que han ve­ni­do con­si­de­ran­do

al afec­ta­do con­su­mi­dor cuan­do el des­tino em­pre­sa­rial que ha sa­tis­fe­cho el con­tra­to es mar­gi­nal, mí­ni­mo o in­sig­ni­fi­can­te.

En ca­so de du­da o con­fu­sión acer­ca de si un con­tra­to tie­ne una fi­na­li­dad per­so­nal o em­pre­sa­rial, el con­tra­tan­te ha de ser con­si­de­ra­do con­su­mi­dor, siem­pre que no pre­do­mi­ne la sa­tis­fac­ción de una fi­na­li­dad em­pre­sa­rial o pro­fe­sio­nal. Por el con­tra­rio, si el des­tino pre­pon­de­ran­te del con­tra­to, en es­te ca­so del di­ne­ro del prés­ta­mo, fue la ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial o pro­fe­sio­nal, el pres­ta­ta­rio no pue­de te­ner la cua­li­dad le­gal de con­su­mi­dor, que­dan­do pri­va­do de los con­si­guien­tes de­re­chos.

La cues­tión tie­ne una evi­den­te im­por­tan­cia, tan­to en las re­cla­ma­cio­nes que el pres­ta­ta­rio pu­die­ra ini­ciar con­tra el ban­co —por ejem­plo, en ma­te­ria de cláu­su­las sue­lo in­clui­das en el cré­di­to hi­po­te­ca­rio—, co­mo en lo re­la­ti­vo a las re­cla­ma­cio­nes del ban­co con­tra el be­ne­fi­cia­rio. Por ejem­plo, eje­cu­ción hi­po­te­ca­ria, pues los «me­dios de ata­que y de­fen­sa», y las con­si­guien­tes po­si­bi­li­da­des de éxi­to del pres­ta­ta­rio, ven­drán con­di­cio­na­das por su con­di­ción, o no, de con­su­mi­dor.

CARUNCHO, TO­MÉ & JUDEL.

Abo­ga­dos y ase­so­res fis­ca­les. Miem­bro de HISPAJURIS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.