LOS PE­LI­GROS DE LAS RE­DES SO­CIA­LES PA­RA EN­CON­TRAR UN EM­PLEO

El cu­rrícu­lo 2.0 es un ar­ma de do­ble fi­lo pa­ra em­pre­sas y can­di­da­tos Un co­men­ta­rio o una ima­gen des­afor­tu­na­da en las re­des so­cia­les ya son par­te de la cri­ba en un pro­ce­so de se­lec­ción

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Lau­ra G. del Va­lle

Una fo­to inade­cua­da, un co­men­ta­rio sa­li­do de tono... Las re­des so­cia­les se pue­den con­ver­tir en un pro­ble­ma pa­ra lo­grar em­pleo. Los ex­per­tos en re­cur­sos hu­ma­nos re­co­no­cen que, cuan­do bus­can un per­fil, sue­len ras­trear es­tos con­te­ni­dos.

Ocho de ca­da diez cu­rrícu­los son en­via­dos a la pa­pe­le­ra de re­ci­cla­je por fal­ta de in­for­ma­ción re­la­cio­na­da con los re­qui­si­tos de­man­da­dos, por una ma­la re­dac­ción o una pre­sen­ta­ción des­or­de­na­da. Así, sin pa­ños ca­lien­tes, las em­pre­sas se des­ha­cen del grue­so de can­di­da­tos a un pues­to va­can­te. Sin em­bar­go, a los po­cos afor­tu­na­dos que to­da­vía as­pi­ran al tra­ba­jo de sus sue­ños no les ser­vi­rá con po­ner su me­jor ca­ra y ti­rar de idio­mas en la en­tre­vis­ta per­so­nal. Aho­ra la ver­da­de­ra cri­ba es­tá en las re­des so­cia­les.

El au­ge de pla­ta­for­mas di­gi­ta­les co­mo Pri­mer Em­pleo o In­fojobs, así co­mo de em­pre­sas de­di­ca­das al re­clu­ta­mien­to on­li­ne —el 100 % de las gran­des com­pa­ñías en­cuen­tran ya a sus em­plea­dos a tra­vés de In­ter­net—, obli­gan al usua­rio a crear un ava­tar con el que no so­lo pue­de mos­trar sus ha­bi­li­da­des pro­fe­sio­na­les, sino que tam­bién tie­ne la po­si­bi­li­dad de dar cuen­ta de sus re­des so­cia­les. Con lo que es­to con­lle­va. El mo­de­lo de cu­rrícu­lo 2.0 ha lle­ga­do pa­ra que­dar­se, pe­ro se ha con­ver­ti­do en un ar­ma de do­ble fi­lo tan­to pa­ra las em­pre­sas co­mo pa­ra los po­ten­cia­les em­plea­dos.

«Cla­ro que nos fi­ja­mos en có­mo se com­por­ta una per­so­na en sus re­des. No­so­tros, a la ho­ra de con­tra­tar un can­di­da­to, bus­ca­mos cohe­ren­cia, por eso es im­por­tan­te que quien es­té bus­can­do tra­ba­jo no ocul­te in­for­ma­ción en Twit­ter o Fa­ce­book sobre có­mo es», ex­pli­ca Al­ber­to Fer­nán­dez, so­cio co­fun­da­dor de Ser­vi­ta­lent, una em­pre­sa es­pe­cia­li­za­da en se­lec­ción de di­rec­ti­vos con se­de en Vi­go y A Coruña. An­te la pre­gun­ta de si esa bús­que­da de equi­li­brio en­tre lo que uno es y có­mo se pre­sen­ta an­te una com­pa­ñía les ha lle­va­do a des­ha­cer­se de cu­rrícu­los, Fer­nán­dez ase­gu­ra que «es lo más ha­bi­tual». Y aña­de: «En mu­chas oca­sio­nes ras­trea­mos las re­des y, sobre to­do en Twit­ter, nos en­con­tra­mos con co­men­ta­rios vio­len­tos, xe­nó­fo­bos o ma­chis­tas».

PIS­TAS SOBRE LA AC­TI­TUD

En Ser­vi­ta­lent ala­ban la ayu­da que les pro­por­cio­na la exis­ten­cia de las re­des so­cia­les —«nos dan pis­tas sobre la par­te ac­ti­tu­di­nal, y nos ha ve­ni­do ge­nial»—, pe­ro sobre to­do va­lo­ran la in­for­ma­ción que un usua­rio com­par­te a tra­vés de su Lin­ke­din, ya que, ase­gu­ran, el pri­mer con­tac­to con un can­di­da­to lo to­man a tra­vés de es­ta red so­cial en la que los miem­bros com­par­ten su ex­pe­rien­cia laboral y des­tre­zas. Ade­más, «en el 80 % de los ca­sos so­mos no­so­tros los que bus­ca­mos al can­di­da­to ideal pa­ra el pues­to y no al re­vés», así que hay que te­ner el per­fil a pun­to. En Idae Con­sul­to­res tam­bién con­sul­tan es­ta red so­cial. De he­cho, es la úni­ca a la que le pres­tan aten­ción. «Re­ci­bi­mos mu­chos cu­rrícu­los en los que los can­di­da­tos ad­jun­tan sus re­des so­cia­les, al­go que so­lo tie­ne sen­ti­do si es­tán pen­sa­das co­mo un as­pec­to más pa­ra mos­trar la la­bor pro­fe­sio­nal». Por ejem­plo, un di­se­ña­dor de moda, ex­pli­can, no tie­ne sen­ti­do que aña­da su per­fil de Fa­ce­book per­so­nal con fotos en Ibi­za y dos mo­ji­tos, pe­ro sí que uti­li­ce las po­si­bi­li­da­des que otor­ga un cu­rrícu­lo 2.0 pa­ra aña­dir un link a una pá­gi­na pro­fe­sio­nal don­de apa­rez­can los di­se­ños.

Si bien es cier­to que en los últimos años ha au­men­ta­do el nú­me­ro de per­so­nas que se in­cli­nan por un cu­rrícu­lo al­ter­na­ti­vo, des­de es­ta con­sul­to­ría vi­gue­sa afir­man que la ca­te­go­ría pro­fe­sio­nal ya su­po­ne un ses­go. Y es que «las per­so­nas con ba­ja cua­li­fi­ca­ción no uti­li­zan tan­to re­des pro­fe­sio­na­les ni tie­nen cu­rrícu­los di­gi­ta­li­za­dos». Es­te pri­mer con­tac­to vi­sual li­mi­ta las po­si­bi­li­da­des de avan­zar en un pro­ce­so de se­lec­ción, al­go que, se­gún la ex­pe­rien­cia de Al­ber­to Fer­nán­dez, afec­ta es­pe­cial­men­te a «per­fi­les di­rec­ti­vos de más de 45 años, que tie­nen bas­tan­tes ca­ren­cias tec­no­ló­gi­cas y hay mu­chas di­fe­ren­cias con otros ses­gos de edad».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.