PIS­CI­NAS VIVENDAS Y GRAN­JAS, LOS NUE­VOS USOS DE LOS CON­TE­NE­DO­RES

Los em­ba­la­jes ma­rí­ti­mos se re­en­car­nan en pis­ci­nas, huer­tos, lo­ca­les de en­sa­yo y vi­vien­das: son fá­ci­les de trans­por­tar, re­la­ti­va­men­te ba­ra­tos y per­mi­ten dis­po­si­cio­nes es­pec­ta­cu­la­res

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ma­ría Vi­ñas

Co­rrían los años 40. Mal­con Mclean te­nía 21 años y tra­ba­ja­ba co­mo ca­mio­ne­ro en la zo­na por­tua­ria de Ca­ro­li­na del Nor­te. Un buen día, ob­ser­van­do las di­fi­cul­ta­des de los es­ti­ba­do­res a la ho­ra de des­car­gar las pe­sa­das mer­can­cías en las bo­de­gas de los bar­cos, pen­só qué sen­ci­llo se­ría su­bir el car­ga­men­to del ca­mión al bu­que de una so­la vez, con­ver­tir el re­mol­que en un con­te­ne­dor. Na­ció así es­te re­vo­lu­cio­na­rio re­ci­pien­te que la ISO re­gu­ló en 1965: 2,44 me­tros de an­cho; en­tre 2,60 y 2,90 de al­to y has­ta 16,15 de lar­go. Su vi­da útil os­ci­la en­tre los seis y los 15 años. ¿Y lue­go qué? Lue­go, pis­ci­nas, lo­ca­les de en­sa­yos, apar­ta­men­tos tu­rís­ti­cos, bo­de­gas, huer­tos ur­ba­nos e in­clu­so vi­vien­das so­cia­les que evi­tan que es­tos in­men­sos em­ba­la­jes se pu­dran, aban­do­na­dos en al­gún des­cam­pa­do. Ar­qui­tec­tos y em­pren­de­do­res de to­do el mun­do de­di­can tiem­po e in­ge­nio a con­ver­tir es­tas ca­jo­ne­ras de me­tal en pro­yec­tos sos­te­ni­bles, úti­les y eco­nó­mi­cos. Es­pec­ta­cu­la­res, tam­bién.

VÍCTIMAS DEL TSU­NA­MI

En el 2014, Shi­ge­ru Ban fue ga­lar­do­na­do con el Pre­mio Pritz­ker de ar­qui­tec­tu­ra por, en­tre otras co­sas, «usar el di­se­ño in­ven­ti­vo y ha­bi­li­do­so pa­ra sus am­plios es­fuer­zos hu­ma­ni­ta­rios». El ja­po­nés de­di­có vein­te años de su vi­da a vi­si­tar lu­ga­res de­pri­mi­dos y des­tro­za­dos, tan­to por la na­tu­ra­le­za co­mo por la mano del hom­bre. Le­van­tó en ellos re­fu­gios re­ci­cla­bles, dig­nos y de ba­jo cos­te, edi­fi­cios co­mu­na­les a ba­se de tu­bos de pa­pel, es­truc­tu­ras de bam­bú y de­pó­si­tos ma­rí­ti­mos. Tras el te­rre­mo­to y pos­te­rior tsu­na­mi de Ja­pón del 2011, con­vir­tió un an­ti­guo cam­po de béis­bol de Ona­ga­wa en un ba­rrio in­te­gra­do por blo­ques de apar­ta­men­tos de has­ta tres pi­sos, fa­bri­ca­dos con re­ci­pien­tes de car­ga ma­rí­ti­mos de 6 por 2,5 me­tros. La gran ma­sa de agua se ha­bía lle­va­do por de­lan­te cer­ca de 3.000 vi­vien­das. Ca­si 500 des­pla­za­dos por la tra­ge­dia en­con­tra­ron un te­cho en la nue­va col­me­na de con­te­ne­do­res.

FRU­TAS Y HOR­TA­LI­ZAS

El cul­ti­vo de to­ma­tes, le­chu­gas, hier­bas aro­má­ti­cas y fre­sas ya no exi­ge un te­rreno vas­to y rico, ni con­di­cio­nes cli­má­ti­cas ade­cua­das ni, en su de­fec­to, un equi­pa­do in­ver- na­de­ro. Bas­ta con uno de es­tos con­te­ne­do­res de ace­ro. Pro­li­fe­ran aquí y allá to­do ti­po de pro­pues­tas de vi­ve­ros ur­ba­nos: la más atrac­ti­va, la de Kim­bal Musk, her­mano del vi­sio­na­rio fun­da­dor de Tes­la Elon Musk. Ale­ja­dos de la luz so­lar, sus bro­tes tre­pan por las cua­tro paredes de los va­go­nes sobre cé­lu­las lle­nas de agua y nu­trien­tes. Es­te in­no­va­dor mé­to­do es ca­paz de pro­du­cir en el es­pa­cio que ocu­pa un co­che en un ga­ra­je la mis­ma can­ti­dad de fru­tas y ver­du­ras que se ob­ten­dría en 4.000 me­tros cua­dra­dos al ai­re li­bre. Más cer­ca, Block Farms dis­tri­bu­ye en nues­tro país huer­tos ur­ba­nos mo­du­la­res con re­du­ci­das exi­gen­cias de agua y ener­gía que los con­vier­ten en idó­neos pa­ra ser co­lo­ca­dos en jar­di­nes, in­clu­so pla­zas, y, fue­ra de la ciu­dad, en lu­ga­res con con­di­cio­nes in­com­pa­ti­bles pa­ra la agri­cul­tu­ra tra­di­cio­nal, co­mo pun­tos de des­abas­te­ci­mien­to ali­men­ta­rio: zo­nas de con­flic­tos bé­li­cos o cam­pos de re­fu­gia­dos, por ejem­plo.

PIS­CI­NAS

La idea más atrac­ti­va la pro­po­nen los ca­na­dien­ses Mod­pool: se­duc­to­ras pis­ci­nas por­tá­ti­les que se pue­den con­ver­tir en es­pec­ta­cu­la­res spas. Mi­den al­go más de dos me­tros de an­cho y seis de lar­go (las hay has­ta de 12) y se tras­la­dan e ins­ta­lan con fa­ci­li­dad, in­clu­so en zo­nas no ap­tas pa­ra pis­ci­nas, co­mo te­rre­nos ro­co­sos. Un ca­len­ta­dor tem­pla el agua a 30 gra­dos en me­nos de una ho­ra trans­for­mán­do­las en ba­ñe­ras de hi­dro­ma­sa­je. Su precio: des­de 24.000 eu­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.