FAL­TA DE LI­QUI­DEZ EN UN DES­PI­DO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS -

Te­ne­mos que pro­ce­der a una re­es­truc­tu­ra­ción en la em­pre­sa y no te­ne­mos te­so­re­ría pa­ra ha­cer fren­te a las in­dem­ni­za­cio­nes por des­pi­do ob­je­ti­vo, po­de­mos de­jar de pa­gar por fal­ta de li­qui­dez?

Con arre­glo al ar­tícu­lo 53.1.b) del Es­ta­tu­to de los Tra­ba­ja­do­res, el em­pre­sa­rio pue­de de­ci­dir lí­ci­ta­men­te no po­ner a dis­po­si­ción del tra­ba­ja­dor el im­por­te de su in­dem­ni­za­ción ex­tin­ti­va si, al tiem­po de ha­cer­le en­tre­ga de su co­mu­ni­ca­ción ex­tin­ti­va (y no a la fe­cha de efec­ti­vi­dad de es­ta), ca­re­ce de la li­qui­dez pre­ci­sa pa­ra lle­var­lo a ca­bo por ra­zón de las cau­sas eco­nó­mi­cas in­vo­ca­das en la co­mu­ni­ca­ción del des­pi­do sal­vo que se acre­di­te la exis­ten­cia de frau­de en el im­pa­go de la in­dem­ni­za­ción. Es por ello que se ha­ce ne­ce­sa­rio acre­di­tar la fal­ta de li­qui­dez en el mo­men­to de co­mu­ni­ca­ción del des­pi­do.

In­de­pen­dien­te­men­te de la po­si­bi­li­dad de no ha­cer el abono en el mo­men­to de la co­mu­ni­ca­ción del des­pi­do, es­te im­pa­go no im­pi­de el de­re­cho del tra­ba­ja­dor a exi­gir de la em­pre­sa su li­qui­da­ción cuan­do ten­ga efec­ti­vi­dad la de­ci­sión ex­tin­ti­va.

En to­do ca­so, no bas­ta con la me­ra afir­ma­ción em­pre­sa­rial acer­ca de su si­tua­ción de fal­ta de li­qui­dez, sino que se pre­ci­sa, ade­más, su acre­di­ta­ción si el em­plea­do la dis­cu­te. Y no ca­be du­da acer­ca de que es la em­pre­sa, y no el tra­ba­ja­dor, quien tie­ne la ma­yor dis­po­ni­bi­li­dad de los ele­men­tos pro­ba­to­rios acer­ca de la fal­ta de li­qui­dez de aque­lla; si­tua­ción es­ta que es in­de­pen­dien­te y no ne­ce­sa­ria­men­te coin­ci­de con la de su ma­la si­tua­ción eco­nó­mi­ca. Al al­can­ce de la em­pre­sa, y no del tra­ba­ja­dor, se en­cuen­tra la per­ti­nen­te do­cu­men­ta­ción de cu­yo exa­men pue­da des­pren­der­se la si­tua­ción de ili­qui­dez, si­tua­ción es­ta que no siem­pre po­drá acre­di­tar­se a tra­vés de una prue­ba ple­na, pe­ro que sí se­rá po­si­ble ad­ve­rar in­tro­du­cien­do en el pro­ce­so de­ter­mi­na­dos in­di­cios, con apre­cia­ble gra­do de so­li­dez, acer­ca de su reali­dad, lo que ha­brá de con­si­de­rar­se su­fi­cien­te al res­pec­to, pues en tal ca­so la des­truc­ción o neu­tra­li­za­ción de esos in­di­cios, si ra­zo­na­ble­men­te ha­cen pre­su­mir la reali­dad de la ili­qui­dez, in­cum­bi­ría al tra­ba­ja­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.