PA­GAR CON EL MÓ­VIL, UN HÁ­BI­TO DE ES­TA ERA AL QUE ES­PA­ÑA DA LA ES­PAL­DA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ga­briel Le­mos

PE­SE A SER EL PAÍS CON MÁS «SMARTP­HO­NES» POR HA­BI­TAN­TE DE EU­RO­PA, A LOS ES­PA­ÑO­LES LES CUESTA RE­CU­RRIR A SU CE­LU­LAR PA­RA ABO­NAR UN CAFÉ O UNA CA­MI­SE­TA; LOS MIE­DOS RE­LA­CIO­NA­DOS CON LA SE­GU­RI­DAD LASTRAN UN USO QUE ACA­BA­RÁ POR IM­PO­NER­SE

La so­bre­ofer­ta de apli­ca­cio­nes y las re­ti­cen­cias de los usua­rios so­bre la se­gu­ri­dad ra­len­ti­zan la ex­pan­sión de un me­dio de pa­go que los ex­per­tos tie­nen cla­ro que se ge­ne­ra­li­za­rá en po­cos años

Las gran­des ca­de­nas se po­si­cio­nan pa­ra apro­ve­char el cau­dal de da­tos que les ofre­ce el sis­te­ma

Vi­vi­mos col­ga­dos del mó­vil. Es­pa­ña es, cer­ti­fi­can to­dos los es­tu­dios, el país de la Unión Eu­ro­pea con ma­yor pe­ne­tra­ción de smartp­ho­nes. Ca­si nue­ve de ca­da diez adul­tos an­dan con un te­lé­fono in­te­li­gen­te en el bol­si­llo. Y lo usan pa­ra to­do: des­de lla­mar o wa­sa­pear a con­sul­tar el sal­do del ban­co. Pe­ro, cuan­do to­ca pa­gar, ahí sa­le la ve­na analó­gi­ca.

Pa­ra abo­nar una com­pra, los es­pa­ño­les si­guen ti­ran­do de efec­ti­vo o de tar­je­ta. El mó­vil aso­ma la ca­be­za, pe­ro no aca­ba de des­pun­tar, co­mo cer­ti­fi­can los es­tu­dios rea­li­za­dos en los úl­ti­mos me­ses, en­tre ellos los rea­li­za­dos por la con­sul­to­ra PwC, que si­túan el por­cen­ta­je de con­su­mi­do­res que em­plean el te­lé­fono co­mo me­dio de pa­go por de­ba­jo del 10 %. «Lle­va­mos des­de el 2014 di­cien­do que el pró­xi­mo año se­rá el del pa­go con mó­vil, pe­ro ese año nun­ca aca­ba de lle­gar. No se­rá es­te, igual tam­po­co el pró­xi­mo, pe­ro aca­ba­rá por im­po­ner­se», sub­ra­ya Eduar­do Al­dao, director de In­no­va­ción en Aban­ca, que atri­bu­ye al «des­co­no­ci­mien­to ge­ne­ral» esa len­ti­tud en la ge­ne­ra­li­za­ción de es­te nue­vo sis­te­ma, aun­que es­tá con­ven­ci­do de que an­tes de tres años se­rá una op­ción ya ma­yo­ri­ta­ria.

Los ex­per­tos coin­ci­den: el pro­ble­ma es de con­fian­za y de há­bi­to, no de in­fra­es­truc­tu­ra. De he­cho, has­ta el 80 % del par­que es­pa­ñol de TPV es­tá ya pre­pa­ra­do pa­ra el co­bro sin con­tac­to, se­gún los da­tos que apor­ta Paloma Real, di­rec­to­ra de In­no­va­ción de Mas­ter­card Ibe­ria, que ex­pli­ca que eso nos con­vier­te en el se­gun­do país del mun­do, tras Chi­na, con una ma­yor red de acep­ta­ción de pa­gos mó­vi­les. Hay tam­bién mul­ti­tud de apli­ca­cio­nes pa­ra rea­li­zar las transac­cio­nes. Es­tán las wa­llets (car­te­ras vir­tua­les) de las gran­des tec­no­ló­gi­cas (Sam­sung Pay y Ap­ple Pay), las de los ope­ra­do­res de te­le­fo­nía (Vo­da­fo­ne Wa­llet, por ejem­plo) y lue­go las de los ban­cos, ya que ca­da en­ti­dad, al me­nos en­tre las gran­des, tie­ne su pro­pia apli­ca­ción. De he­cho, pa­ra An­drea Fio­ren­tino, res­pon­sa­ble de Es­tra­te­gia de Ne­go­cio e In­no­va­ción pa­ra el En­torno Mó­vil en Vi­sa Eu­ro­pa, esa so­bre­ofer­ta de so­lu­cio­nes pue­de ser uno de los las­tres que es­tán fre­nan­do el de­sa­rro­llo de es­te nue­vo me­dio de pa­go, ya que pue­de lle­gar a con­fun­dir al usua­rio, por lo que se mues­tra se­gu­ro de que en los pró­xi­mos años «va­mos a vi­vir una con­so­li­da­ción de wa­llets, por­que la gen­te no quie­re te­ner que cli­car en tres o cua­tro apli­ca­cio­nes, quie­re te­ner to­das sus tar­je­tas jun­tas», so­bre to­do si tra­ba­ja con más de una en­ti­dad.

Pa­ra Fio­ren­tino, Es­pa­ña cuen­ta con una gran ven­ta­ja pa­ra una adop­ción más rá­pi­da del pa­go con mó­vil, ya que exis­te una ma­yor fa­mi­lia­ri­dad con las tar­je­tas con­tactless de la que hay en otros paí­ses de nues­tro en­torno. Aun­que eso pue­de ser un ar­ma de do­ble fi­lo. Por­que, si po­de­mos pa­gar so­lo acer­can­do el plás­ti­co al TPV, in­clu­so sin ne­ce­si­dad de te­clear el có­di­go de se­gu­ri­dad en las com­pras de me­nor im­por­te, ¿qué in­cen­ti­vos te­ne­mos pa­ra usar el mó­vil?

La cla­ve, ex­pli­ca el ex­per­to de Vi­sa, pa­sa por con­se­guir que «la app de pa­go del smartp­ho­ne sea más sen­ci­lla de usar que la pro­pia tar­je­ta y ofrez­ca una me­jor ex­pe­rien­cia al usua­rio». En cual­quier ca­so, Paloma Real ma­ti­za que el ma­yor ape­go que sen­ti­mos aho­ra por la tar­je­ta fí­si­ca no es más que una cues­tión de cos­tum­bre, ya que la adop­ción de un nue­vo me­dio de pa­go «re­quie­re de una cur­va de apren­di­za­je» que, en el ca­so del te­lé­fono, to­da­vía es­ta­mos em­pe­zan­do a es­ca­lar.

LA SE­GU­RI­DAD, LA CLA­VE

Un apren­di­za­je que pa­sa, en pri­mer lu­gar, por es­pan­tar los te­mo­res que, so­bre to­do al res­pec­to de la se­gu­ri­dad, se plan­tean mu­chos usua­rios. De he­cho, una en­cues­ta so­bre los atri­bu­tos de los nue­vos me­dios de pa­go rea­li­za­da por PwC po­ne de ma­ni­fies­to que mien­tras los usua­rios va­lo­ran la pro­tec­ción que ofre­cen otros sis­te­mas co­mo Pa­yPal, en el ca­so del mó­vil se des­ta­ca la co­mo­di­dad pe­ro se du­da de que ofrez­ca to­das las ga­ran­tías. Fren­te a esa sen­sa­ción ge­ne­ra­li­za­da, Al­dao re­pli­ca que «la tar­je­ta en el mó­vil ofre­ce más ga­ran­tías que la tar­je­ta fí­si­ca», por­que a sus sis­te­mas de se­gu­ri­dad pro­pios aña­de los del te­lé­fono, en­tre ellos el pa­trón de des­blo­queo o la hue­lla di­gi­tal. Ade­más, en ple­na era del big da­ta, la in­for­ma­ción adi­cio­nal que se re­mi­te a la en­ti­dad con el pa­go a tra­vés del te­lé­fono per­mi­te cons­truir un pa­trón de com­por­ta­mien­to más pre­ci­so que fa­ci­li­ta que se de­tec­ten an­tes los po­si­bles in­ten­tos de frau­de. Fio­ren­tino apos­ti­lla que, hoy en día, las ma­yo­res bre­chas de se­gu­ri­dad se si­guen pro­du­cien­do en las transac­cio­nes rea­li­za­das con la ban­da mag­né­ti­ca de la tar­je­ta, mu­cho más sen­ci­lla de clo­nar. Y es que en el pa­go con mó­vil, ex­pli­ca, lo que se trans­mi­te es una se­cuen­cia de 16 dí­gi­tos que sus­ti­tu­ye al nú­me­ro de tar­je­ta e im­pi­de que un ter­ce­ro pue­da ob­te­ner es­te úl­ti­mo, ya que crea có­di­gos es­pe­cí­fi­cos pa­ra ca­da transac­ción.

Co­mo re­su­me Paloma Real, «si la se­gu­ri­dad de las tar­je­tas es­tá ba­sa­da en un ele­men­to de hard­wa­re, el chip, en el ca­so del mó­vil se aña­de tam­bién otro de soft­wa­re». Se­ña­la, eso sí, que pa­ra es­pan­tar de­fi­ni­ti­va­men­te los te­mo­res es fun­da­men­tal dar tiem­po pa­ra que la gen­te que tie­ne re­ser­vas em­pie­ce a ex­pe­ri­men­tar: «Cuan­do em­pie­ce a usar­lo y vea que no pa­sa na­da, se­rá un re­fe­ren­te pa­ra otras per­so­nas cer­ca­nas. Pe­ro pa­ra eso es fun­da­men­tal la co­mu­ni­ca­ción de los ban­cos, y tam­bién el papel que jue­gan los co­mer­cios».

Por­que, co­mo apun­ta Ve­ró­ni­ca Ló­pez, de Ana­lis­tas Fi­nan­cie­ros In­ter­na­cio­na­les, «el de los pa­gos es un ne­go­cio que tie­ne dos la­dos, y so­le­mos pres­tar más aten­ción al que abo­na que al que co­bra, cuan­do en Es­pa­ña aún es ha­bi­tual en­con­trar tien­das don­de no se acep­ta el uso de tar­je­tas o se li­mi­ta pa­ra cier­tos im­por­tes, o don­de in­ten­tas pa­gar con el te­lé­fono y no te de­jan por­que no se fían». Y esa, di­ce, es una de las gran­des ba­rre­ras pa­ra la ge­ne­ra­li­za­ción del uso del mó­vil co­mo me­dio de pa­go, por­que to­da­vía es ne­ce­sa­rio sa­lir de casa con efec­ti­vo en el bol­si­llo. Por si aca­so...

Pa­ra con­tra­rres­tar ese ape­go al cash que si­gue exis­tien­do en Es­pa­ña, y que ali­men­ta la im­por­tan­te bol­sa de eco­no­mía su­mer­gi­da que aún exis­te, Ló­pez des­ta­ca la ne­ce­si­dad de ofre­cer in­cen­ti­vos a la di­gi­ta­li­za­ción de los pa­gos, em­pe­zan­do por la Ad­mi­nis­tra­ción. Un cam­bio fun­da­men­tal, di­ce, pa­ra no ser arro­lla­dos por la mo­der­ni­dad, «por­que ya hay ser­vi­cios en las gran­des ciu­da­des, en es­pe­cial los de mo­vi­li-

So­bre la se­gu­ri­dad, los es­pe­cia­lis­tas ase­gu­ran que «la tar­je­ta en el mó­vil ofre­ce más ga­ran­tías»

dad, co­mo bi­ci­cle­tas o co­ches com­par­ti­dos, que so­lo se pue­den pa­gar en di­gi­tal».

Pre­ci­sa­men­te, el re­to pa­ra ex­ten­der los pa­gos di­gi­ta­les es evi­tar la ex­clu­sión fi­nan­cie­ra. «Si que­re­mos que la so­cie­dad de­je de la­do el efec­ti­vo te­ne­mos que ga­ran­ti­zar que to­do el mun­do tie­ne me­dios pa­ra pa­gar de for­ma elec­tró­ni­ca», apun­ta Ló­pez. Y Es­pa­ña, en eso, va con re­tra­so, ya que ni si­quie­ra ha tras­pues­to la di­rec­ti­va eu­ro­pea que obli­ga a los ban­cos a pro­por­cio­nar a to­dos los ciu­da­da­nos de la UE una cuen­ta de pa­go bá­si­ca y que de­be­ría ha­ber en­tra­do en vi­gor en sep­tiem­bre.

UNA MI­NA DE IN­FOR­MA­CIÓN

Quie­nes sí han vis­to ya el po­ten­cial del mó­vil son al­gu­nas de las gran­des ca­de­nas co­mer­cia­les. Es el ca­so de In­di­tex, que al con­tra­rio de lo que hi­zo con el co­mer­cio elec­tró­ni­co, don­de en­tró con mu­cho re­tra­so, ha es­ta­do aquí en la avan­za­di­lla, con el lan­za­mien­to de una apli­ca­ción que triun­fa en­tre los clien­tes más in­ten­si­vos ya que, ade­más de ca­na­li­zar el pa­go en to­das las mar­cas del gru­po, per­mi­te eli­mi­nar los ti­ques en papel, que se al­ma­ce­nan en el mó­vil, fa­ci­li­tan­do las de­vo­lu­cio­nes.

Pa­ra Franc Ca­rre­ras, pro­fe­sor de már­ke­ting di­gi­tal en Esa­de, el in­te­rés de las gran­des ca­de­nas en po­si­cio­nar sus pro­pias apli­ca­cio­nes de pa­go es­tá re­la­cio­na­do con el gran cau­dal de da­tos que pue­den re­co­lec­tar y al que no ten­drían ac­ce­so en ca­so de que el clien­te usa­se otras apli­ca­cio­nes cie­gas pa­ra ellos, co­mo Ap­plePay. In­for­ma­ción que les per­mi­te tra­zar pa­tro­nes de com­por­ta­mien­to «y, en ba­se a ellos, adap­tar las ofer­tas, que pue­den ser ca­si per­so­na­li­za­das». Ade­más, re­cuer­da el ex­per­to que «el pa­go es una fric­ción, un mo­men­to emo­cio­nal y la úl­ti­ma ba­rre­ra an­tes de la com­pra», por lo que cual­quier sis­te­ma que fa­ci­li­te el pro­ce­so ayu­da­rá a la ven­ta.

Una sim­pli­ci­dad que ha he­cho que el mó­vil sí se ha­ya ga­na­do ya un hue­co en el mun­do de los pa­gos en­tre par­ti­cu­la­res, co­mo de­mues­tran las bue­nas ci­fras de Bi­zum. Una so­lu­ción com­par­ti­da por 27 ban­cos (en bre­ve se uni­rán otros tres) pa­ra la trans­fe­ren­cia in­me­dia­ta de pe­que­ñas can­ti­da­des de di­ne­ro (por ejem­plo, pa­ra sal­dar las deu­das por una ce­na a es­co­te o un re­ga­lo en­tre va­rios ami­gos), que en po­co más de seis me­ses acu­mu­la ya más de me­dio mi­llón de usua­rios, con un im­por­te me­dio por ope­ra­ción de 52 eu­ros.

Pe­ro las po­si­bi­li­da­des que ofre­ce el nue­vo pa­no­ra­ma di­gi­tal son mu­cho más am­plias, co­mo ex­pli­ca Roberto Mon­ge, director de ope­ra­cio­nes de Te­le­co­ming, una em­pre­sa que tra­ba­ja con los ope­ra­do­res de te­le­fo­nía pa­ra im­ple­men­tar so­lu­cio­nes de pa­go con car­go a la fac­tu­ra del mó­vil, lo que per­mi­te uti­li­zar es­te co­mo me­dio de pa­go in­clu­so a usua­rios que no cuen­tan con tar­je­ta, co­mo los me­no­res. Con el ejem­plo de paí­ses co­mo Tur­quía, don­de ya es­tá muy im­plan­ta­do, Mon­ge cree que es­ta he­rra­mien­ta se­rá útil en el cam­po del trans­por­te y tam­bién pa­ra la com­pra en­tra­das pa­ra el ci­ne o el tea­tro, evi­tan­do las co­las.

De mo­men­to, los pro­yec­tos es­tán en fa­se em­brio­na­ria, pe­ro el ob­je­ti­vo es­tá cla­ro: con­se­guir que sea po­si­ble sa­lir de casa so­lo con el mó­vil.

JUAN. S. G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.