LA ECO­NO­MÍA CIR­CU­LAR AS­PI­RA A TRANS­FOR­MAR EL USO DE RE­CUR­SOS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ma­nuel Ca­sal

La eco­no­mía cir­cu­lar as­pi­ra a trans­for­mar el pla­ne­ta: me­jo­ra el uso de los re­cur­sos y apor­ta va­lor agre­ga­do a los ne­go­cios de una for­ma sos­te­ni­ble y di­ri­gi­da a las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes

Pe­se a los avan­ces tec­no­ló­gi­cos, pe­se a los pro­fun­dos cam­bios a los que asis­ti­mos y a la creen­cia ins­ta­la­da en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo de que to­do es hoy ra­di­cal­men­te dis­tin­to fren­te al pa­sa­do re­cien­te, lo cier­to es que el sis­te­ma de pro­duc­ción y con­su­mo que sos­tie­ne las eco­no­mías oc­ci­den­ta­les no ha va­ria­do en más de dos si­glos. El mun­do si­gue cre­cien­do apo­ya­do en los prin­ci­pios que ins­pi­ra­ron la pri­me­ra re­vo­lu­ción in­dus­trial: la ex­trac­ción de ma­te­rias pri­mas, la pro­duc­ción de bie­nes, el con­su­mo y la ge­ne­ra­ción de re­si­duos. Pe­ro el mo­de­lo no es sos­te­ni­ble. El au­men­to de la po­bla­ción mun­dial y la es­ca­sez de re­cur­sos es­tán ali­men­tan­do un cam­bio de pa­ra­dig­ma: del con­cep­to de pro­du­cir-usar-ti­rar al uso efi­cien­te y com­pe­ti­ti­vo de los re­cur­sos. Es lo que se ha da­do a co­no­cer co­mo eco­no­mía cir­cu­lar.

Una in­no­va­ción ra­di­cal en los sis­te­mas de pro­duc­ción y con­su­mo ba­sa­do en tres prin­ci­pios: la pre­ser­va­ción de las fuen­tes de ma­te­rias pri­mas fi­ni­tas, su op­ti­mi­za­ción re­ci­clan­do los pro­duc­tos y la mi­ni­mi­za­ción del im­pac­to en el en­torno. Au­to­ri­da­des y ex­per­tos coin­ci­den en se­ña­lar que la eco­no­mía cir­cu­lar re­pre­sen­ta una enor­me opor­tu­ni­dad pa­ra Eu­ro­pa, tan­to por las me­jo­ras de ca­rác­ter am­bien­tal co­mo por las so­cia­les. No en vano, los cálcu­los de la UE ad­vier­ten que so­lo la apli­ca­ción de las nor­mas vi­gen­tes en ma­te­ria de ges­tión de re­si­duos ge­ne­ra­ría 400.000 pues­tos de tra­ba­jo en los es­ta­dos miem­bros, de los que 52.000 se lo­ca­li­za­rían en Es­pa­ña.

Sea co­mo fue­re, es es­te un cam­bio de mo­de­lo que ha de sus­ten­tar­se en el des­aco­pla­mien­to del cre- ci­mien­to eco­nó­mi­co res­pec­to de las pre­sio­nes am­bien­ta­les de­ri­va­das del con­su­mo de re­cur­sos y la ge­ne­ra­ción de re­si­duos. To­do un re­to de ca­ra al fu­tu­ro.

Aun­que em­pie­zan a apa­re­cer se­ña­les que su­gie­ren que la eco­no­mía cir­cu­lar ha ve­ni­do pa­ra que­dar­se. Así, por ejem­plo, la pro­duc­ti­vi­dad de los re­cur­sos en el con­jun­to de la UE ha me­jo­ra­do de ma­ne­ra cons­tan­te des­de los 1,52 eu­ros por ki­lo del año 2002 a 1,95 eu­ros/Kg. en el 2014, in­cre­men­tos muy por en­ci­ma de los re­gis­tra­dos por el PIB en es­te pe­río­do. Es­tos son los prin­ci­pios que ins­pi­ran y dan for­ma a la nue­va eco­no­mía cir­cu­lar:

1 Di­se­ñar la pre­ven­ción de re­si­duos. Los pro­duc­tos y ser­vi­cios se pue­den con­ce­bir en ori­gen de tal for­ma que pro­duz­can me­nos desechos a pos­te­rio­ri. Es una par­te de lo que se ha bau­ti­za­do co­mo eco­di­se­ño. Es­to es, se de­be pen­sar có­mo dar una se­gun­da vi­da útil al ob­je­to a par­tir del di­se­ño, con nue­vos va­lo­res aña­di­dos, pa­ra re­du­cir ul­te­rio­res in­su­mos de ma­te­ria­les y ener­gía. vi­cios tie­nen que adap­tar­se a dis­tin­tos usos a lo lar­go de su ci­clo de vi­da. Pa­ra ello, ten­drán que ser más sim­ples, mo­du­la­res y ver­sá­ti­les, con lo que se li­mi­ta­rá la ob­so­les­cen­cia de los mis­mos.

3 Ener­gías re­no­va­bles. La eco­no­mía cir­cu­lar de­po­si­ta en los re­cur­sos re­no­va­bles, por su po­ten­cial vir­tual­men­te ili­mi­ta­do, uno de sus pi­la­res es­tra­té­gi­cos da­do que, con ello, se re­du­ce el im­pac­to al me­dio am­bien­te: emi­sio­nes de ga­ses in­ver­na­de­ro, ver­ti­dos tó­xi­cos ....

4 Los re­si­duos son co­mi­da. Es es­te un prin­ci­pio que de, al­gu­na for­ma, re­tor­na al pa­sa­do. Los desechos, pues, ya no son re­cha­za­dos, sino que se trans­for­man en un re­cur­so va­lio­so. Por ejem­plo, con su re­uti­li­za­ción bio­res­tau­ra­ti­va en ci­clos de ma­te­ria­les tec­no­ló­gi­cos a tra­vés de sim­bio­sis in­dus­tria­les, es de­cir, apro­ve­chan­do una in­dus­tria los re­cur­sos des­car­ta­dos por otra.

5

Tra­ba­jar en red.

Es es­te ele­men­to cla­ve de es­ta nue­va for­ma de pen­sar la eco­no­mía. El ele­men­to cen­tral se ba­sa en es­ta­ble­cer re­la­cio­nes en­tre los dis­tin­tos ope­ra­do­res, ge­ne­ran­do un en­fo­que de flu­jos y re­ser­vas, orien­ta­do a la cir­cu­la­ri­dad y la trans­for­ma­ción so­cial y del me­dio na­tu­ral.

6 Pen­sar lo­cal­men­te. Las or­ga­ni­za­cio­nes y co­mu­ni­da­des es­tán in­fluen­cia­das por su con­tex­to y por eso tie­nen una re­la­ción di­ná­mi­ca de pro­xi­mi­dad. Es­ta re­la­ción pue­de dar pau­tas pa­ra apro­ve­char al má­xi­mo los re­cur­sos y fa­vo­re­cer la ca­pa­ci­dad crea­ti­va e in­no­va­do­ra lo­cal.

7 Pen­sar en cas­ca­da. Es­te prin­ci­pio de la eco­no­mía cir­cu­lar pro­po­ne ma­xi­mi­zar el va­lor de

una ma­te­ria pri­ma o un bien se­cun­da­rio de­fi­nien­do to­das sus fun­cio­nes con­cre­tas, de tal mo­do que se re­in­tro­duz­ca en una par­te del ci­clo de vi­da de su mis­mo uso o de otro dis­tin­to lo­ca­li­za­do en el mar­co de apli­ca­ción de es­ta fi­lo­so­fía cir­cu­lar. Tra­du­ci­do a un ejem­plo, es lo que ocu­rre con la va­lo­ri­za­ción de re­si­duos or­gá­ni­cos en la agri­cul­tu­ra, trans­for­ma­dos por al­gu­nas em­pre­sas pa­ra ayu­dar a pro­du­cir ve­ge­ta­les que a su vez vuel­ven a la ca­de­na ali­men­ta­ria, emu­lan­do así los ci­clos de la na­tu­ra­le­za y aban­do­nan­do la eco­no­mía li­neal (pro­du­cir, usar y ti­rar) pa­ra dar vi­da a un mo­de­lo cir­cu­lar.

8

El en­fo­que del ren­di­mien­to. El aná­li­sis de la vi­da útil de un re­cur­so ha de es­tar orien­ta­do de­ci­di­da­men­te a la crea­ción de be­ne­fi­cios múl­ti­ples, in­clu­yen­do va­lo­res aña­di­dos, pues­tos de tra­ba­jo y la re­duc­ción de los con­su­mos de ma­te­rias pri­mas.

MA­RÍA PEDREDA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.