NA­CE EL GES­TOR DE CO­RREO IN­TE­LI­GEN­TE 100 % GA­LLE­GO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - R. Do­mín­guez

Mail­bor per­mi­te arre­pen­tir­se y eli­mi­nar men­sa­jes ya en­via­dos, no tie­ne lí­mi­te pa­ra re­mi­tir ar­chi­vos y es ca­paz de or­ga­ni­zar y agi­li­zar pro­ce­sos

«De es­tar en la pe­que­ña, me­dia­na y gran em­pre­sa vi­mos que el email era un cue­llo de bo­te­lla: en­tra mu­chí­si­ma in­for­ma­ción, se ar­chi­va de cual­quier ma­ne­ra y que­da un po­co o bas­tan­te per­di­da pa­ra cuan­do real­men­te ne­ce­si­tas en­con­trar­la y rá­pi­do», cuen­ta Ri­car­do Vi­lla del mo­men­to en que se en­cen­dió la bom­bi­lla pa­ra po­ner or­den a tan­to lío. Así na­ció Mail­bor, el pri­mer ges­tor de co­rreo elec­tró­ni­co «in­te­li­gen­te», re­cal­ca. El pro­duc­to, de ca­pi­tal 100 % ga­lle­go, es por el mo­men­to el úni­co de Bor­tec In­no­va­tion, la fir­ma crea­da en sep­tiem­bre del 2015 en A Co­ru­ña jun­to a Ós­car Gómez Mon­to­ro, gra­cias a una in­ver­sión ini­cial de 100.000 eu­ros.

Uno de los gran­des lo­gros de es­ta he­rra­mien­ta es el de­re­cho a equi­vo­car­se e in­clu­so a rec­ti­fi­car: se pue­den eli­mi­nar co­rreos ya en­via­dos, in­de­pen­dien­te­men­te del tiem­po que ha­ya pa­sa­do, eso sí, siem­pre y cuan­do el des­ti­na­ta­rio to­da­vía no los ha­ya abier­to.

Pe­ro ade­más, es­te ges­tor in­te­li­gen­te per­mi­te otras mu­chas po­si­bi­li­da­des, to­do con ese ob­je­ti­vo ha­bi­tual­men­te inal­can­za­ble de en­con­trar al­go cuan­do lo bus­cas y ha­cer­lo, ade­más, sim­pli­fi­can­do ta­reas y pa­sos a dar. «Ya no vas a ne­ce­si­tar re­cu­rrir a otras he­rra­mien­tas por­que el ar­chi­vo que quie­res com­par­tir pe­sa mu­cho», di­ce Vi­lla pen­san­do en el ha­bi­tual re­cur­so al We Trans­fer pa­ra en­viar imá­ge­nes. A esa ca­pa­ci­dad fren­te a los co­rreos con­ven­cio­na­les, se su­ma que «con Mail­bor —in­sis­te— es po­si­ble or­de­nar los emails in­clu­so an­tes de re­ci­bir­los». ¿Có­mo es po­si­ble? Gra­cias a otra de las vir­tua­li­da­des de un ges­tor que per­mi­te in­ven­tar to­das las di­rec­cio­nes de co­rreo que se te ocu­rran y sin com­pli­ca­ción al­gu­na, de mo­do que esos nom­bres crean au­to­má­ti­ca­men­te eti­que­tas que ya se en­car­gan de or­ga­ni­zar­te los men­sa­jes en la ban­de­ja de en­tra­da.

Es­to en­la­za con otra de las ven­ta­jas in­cor­po­ra­das, co­mo es la crea­ción de se­cuen­cias de tra­ba­jo que eli­mi­nen pro­ce­sos ma­nua­les: «Ima­gí­na­te —cuen­ta Ri­car­do— que lo uti­li­zas pa­ra dar el vis­to bueno a una fac­tu­ra que ha de pa­sar por di­fe­ren­tes de­par­ta­men­tos: ca­da per­so­na en la ca­de­na tie­ne una fun­ción y el usua­rio que crea esa se­cuen­cia pue­de no so­lo de­ci­dir quién par­ti­ci­pa en el pro­ce­so, sino ver en to­do mo­men­to en qué pun­to del pro­ce­so se en­cuen­tra; de es­ta for­ma se eli­mi­na papel, ya no hay que ir de un la­do a otro, se aho­rra tiem­po y la ges­tión es más efi­caz», ex­pli­ca. Por su­pues­to, es­tá más que in­cor­po­ra­da a Mail­bor la crea­ción de eti­que­tas pri­va­das pa­ra aque­llos ar­chi­vos que no quie­ras que vean otras per­so­nas cuan­do tie­nes que com­par­tir una cuen­ta de co­rreo.

Has­ta el mo­men­to, es­ta nue­va for­ma de e-co­rreo ya ha con­ven­ci­do a unos 300 clien­tes, en su ma­yo­ría em­pre­sas, que en bre­ve con­ta­rán, pro­me­ten los crea­do­res, con nue­vas po­si­bi­li­da­des. «No so­mos ni Goo­gle ni Mi­cro­soft, pe­ro crée­me que Mail­bor da mu­cho de sí».

Pa­ra quie­nes to­da­vía no lo co­no­cen, ha­bla Vi­lla de la ac­ce­si­bi­li­dad, ya que «una de las gran­des ven­ta­jas es que pue­des te­ner una cuen­ta gra­tui­ta de has­ta 100 me­gas». Pa­ra quien ne­ce­si­ta más, «hay sis­te­mas de pa­go por muy po­co di­ne­ro: nos da igual las cuen­tas de co­rreo y do­mi­nios que quie­ras me­ter, tú vas a pa­gar por el es­pa­cio uti­li­za­do al ca­bo del mes».

| EDUAR­DO PÉ­REZ

Ri­car­do Vi­lla y Ós­car Gómez son los im­pul­so­res de Mail­bor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.