Le­ga­dos que se bo­rran

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD -

Es­te año el ca­len­da­rio nos trae va­rios aniver­sa­rios re­don­dos. Aca­ba­mos de re­cor­dar a Eduar­do Ba­rrei­ros, que fa­lle­ció ha­ce un cuar­to de si­glo. Aquel ima­gi­na­ti­vo pai­sano de la te­rra da chis­pa cons­tru­yó un em­po­rio del au­to­mó­vil en tiem­pos di­fí­ci­les. Sus ca­mio­nes y sus trac­to­res eran in­com­bus­ti­bles. ¿Qué ha si­do de su le­ga­do? Ba­rrei­ros, la mar­ca, po­dría ha­ber si­do la ba­se de un sec­tor de au­to­mo­ción pro­pio, sin ro­yal­ties. Pe­ro no fue. Las au­to­ri­da­des pre­fi­rie­ron a Pe­ga­so, que era pú­bli­ca, o sea, del ré­gi­men. La par­te vis­to­sa del le­ga­do de Ba­rrei­ros se ex­po­ne hoy en Ma­drid, gra­cias a la fun­da­ción que lle­va su nom­bre. La par­te ga­lle­ga, el úl­ti­mo de los tres trac­to­res que re­ga­ló a su con­ce­llo de ori­gen, se pu­dre en un gal­pón, co­mo con­ta­ba ha­ce unos años la pe­rio­dis­ta Fi­na Ulloa.

Se cum­ple el cen­te­na­rio de la fun­da­ción de Cas­tro­mil, pio­ne­ra del trans­por­te en Ga­li­cia. En su úl­ti­ma eta­pa, unió a su no­to­rie­dad co­mo pres­ta­do­ra de ser­vi­cios las no­tas sa­bias de su pre­si­den­te, Ra­món Cas­tro­mil Ven­tu­rei­ra, una de las per­so­nas que más han he­cho por que las em­pre­sas ga­lle­gas mues­tren or­gu­llo por sus raí­ces. ¿Y su le­ga­do? La em­pre­sa ha des­apa­re­ci­do y, co­mo an­ti­ci­po bru­tal de ese des­tino, en 1974, el úl­ti­mo ayun­ta­mien­to fran­quis­ta de Santiago de­rri­bó el edi­fi­cio Cas­tro­mil, mo­nu­men­tal obra de Gon­zá­lez Vi­llar, pa­ra ha­cer en su so­lar un cu­tre apar­ca­mien­to.

Ha­ce cin­cuen­ta años fa­lle­ció Juan Rof Co­di­na, el fun­da­dor de la mo­der­na ve­te­ri­na­ria es­pa­ño­la, que na­ció en El Prat de Llo­bre­gat pe­ro vi­vió y mu­rió en Ga­li­cia. Su le­ga­do per­ma­ne­ce en Lu­go, en el hos­pi­tal y en la fa­cul­tad de Ve­te­ri­na­ria de su que­ri­da ciu­dad. Tam­bién, en par­te, le de­be­mos que si­ga en pie la mu­ra­lla: a los fe­nó­me­nos con po­der en los años cua­ren­ta les pa­re­cía que aque­llas pie­dras es­ta­rían me­jor co­mo fir­me de carreteras.

Pa­san los años y los si­glos, pe­ro no aca­ba­mos de su­pe­rar el odio a nues­tra his­to­ria. Si­gue im­pe­ran­do la pa­sión por arra­sar y hor­mi­go­nar. Y no sé si nos que­da­rán mu­chos Rof Co­di­na que nos re­cuer­den que el res­pe­to por el pa­sa­do es el me­jor ci­mien­to de un fu­tu­ro pro­me­te­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.