Cu­chi­llos que son la bom­ba

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - CARTAS DESDE EL MUNDO - Sa­ra R. Es­te­lla

Wu Tseng-dong, un ar­te­sano, uti­li­za par­te de los mi­llo­nes de obu­ses que Mao lan­zó so­bre la is­la tai­wa­ne­sa de Kin­men pa­ra fa­bri­car los que se con­si­de­ran co­mo me­jo­res cu­chi­llos de Asia

Pa­sa­do y pre­sen­te se fun­den en ca­da ho­ja de cu­chi­llo que mol­dea Wu Tseng-dong. En su pe­que­ño ta­ller fa­bri­ca ca­da día unas 100 pie­zas. Y su ma­te­ria pri­ma sal­ta a la vis­ta na­da más en­trar. De­ce­nas de vie­jos obu­ses se api­lan en uno de los la­te­ra­les de la fa­bri­ca en la que tra­ba­jan otros cua­tro em­plea­dos más. Con un so­ple­te, Wu y sus com­pa­ñe­ros cor­tan en tro­zos lo que que­da de esas bom­bas y des­pués, a gol­pe de mar­ti­llo y ca­len­tán­do­las con fue­go, con­si­guen dar­les for­ma y afi­lar­las al gus­to del clien­te.

Sin em­bar­go, el cor­te más pro­fun­do que ca­da uno de es­tos cu­chi­llos da­rá va im­plí­ci­to en su pro­pia his­to­ria. Los obu­ses de los que se ex­trae el ace­ro y dan es­plen­dor al ne­go­cio pre­ten­dían jus­ta­men­te lo con­tra­rio. Fue­ron lan­za­dos por las tro­pas de Mao Ze­dong ha­ce aho­ra 60 años en su úl­ti­mo in­ten­to por con­quis­tar Kin­men, una pe­que­ña is­la tai­wa­ne­sa en la que el pa­dre de Wu aca­ba­ba de abrir su ta­ller. Él tenía so­lo 7 me­ses cuan­do Pe­kín lan­zó su peor ata­que, el 23 de agos­to de 1958. «En un so­lo día ca­ye­ron cer­ca de 500.000 obu­ses. Des­pués bom­bar­dea­ban en días al­ter­nos du­ran­te ca­si 20 años. Mi fa­mi­lia y yo pa­sa­mos mu­cho mie­do, ca­da no­che nos es­con­día­mos en re­fu­gios an­ti­aé­reos», ex­pli­ca Wu a La Voz. Ca­pri­chos del des­tino, «ca­da día si­guen apa­re­cien­do esas vie­jas bom­bas en obras o en­te­rra­das en el cam­po», afir­ma el maes­tro cu­chi­lle­ro. «Es­tas ar­mas que pu­die­ron ma­tar­me me sir­ven pa­ra ga­nar­me la vi­da», zan­ja.

So­bre un al­ti­llo guar­da api­la­dos cua­tro pro­yec­ti­les di­fe­ren­tes. «Al re­co­pi­lar los obu­ses, nos di­mos cuen­ta de que no to­dos es­ta­ban des­ti­na­dos pa­ra que ex­plo­ta­ran. Si te fi­jas aquí —di­ce se­ña­lan­do una aber­tu­ra en una bom­ba— hay va­rios pa­pe­les en­ro­lla­dos. Es ma­te­rial pro­pa­gan­dís­ti­co que Mao lan­zó pa­ra adoc­tri­nar y ga­nar­se el fa­vor de los ha­bi­tan­tes de es­ta is­la», na­rra or­gu­llo­so.

Mien­tras Wu si­gue su fae­na, a tra­vés del cris­tal que se­pa­ra el ta­ller de la tien­da de cu­chi­llos, de­ce­nas de tu­ris­tas chi­nos se aso­man a ad­mi­rar su tra­ba­jo ar­te­sa­nal. «El 50 % de mi pro­duc­ción anual la com­pran los tu­ris­tas chi­nos», re­co­no­ce Wu. Unos vi­si­tan­tes que han au­men­ta­do en la is­la des­de que ha­ce años se inau­gu­ró un ferry que une la ciu­dad chi­na de Xian­men con Kin­men. En so­lo 30 mi­nu­tos se cru­za de una ori­lla a otra y eso ha­ce que el año pa­sa­do des­em­bar­ca­ran en la is­la un mi­llón y me­dio de tu­ris­tas chi­nos.

Es­ta cer­ca­nía que en su día si­tuó a la is­la co­mo la lí­nea más ex­pues­ta a los ata­ques de Chi­na, aho­ra sin em­bar­go quie­ren apro­ve­char­la pa­ra re­flo­tar su eco­no­mía. Su le­ga­do bé­li­co, pre­sen­te en pla­yas con hie­rros an­ti­des­em­bar­co, tan­ques y mi­ra­do­res, se uti­li­za pa­ra atraer tu­ris­tas. In­clu­so en va­rias gua­ri­das de gue­rra se escenifican tea­tros bre­ves es­ce­ni­fi­can­do ha­za­ñas mi­li­ta­res del pa­sa­do.

Ade­más, la is­la ha cons­trui­do un enor­me cen­tro co­mer­cial que al­ber­ga tien­das de las mar­cas más lu­jo­sas del mun­do y un ho­tel de cin­co es­tre­llas que de mo­men­to no go­za de mu­chos vi­si­tan­tes. «Hay que pro­mo­cio­nar­lo más, es cues­tión de tiem­po», ana­li­za Isaac Wang, un ex mi­li­tar que aho­ra tra­ba­ja de guía tu­rís­ti­co. La su­per­vi­ven­cia eco­nó­mi­ca ha pro­pi­cia­do ese acer­ca­mien­to en­tre es­ta is­la tai­wa­ne­sa y Chi­na pe­ro so­lo eso, ad­vier­te Isaac: «Po­lí­ti­ca­men­te so­mos tai­wa­ne­ses y la eco­no­mía no po­drá con las an­sias de de­mo­cra­cia».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.