AR­TE­SA­NOS, CUAN­DO EL FU­TU­RO ES­TÁ EN TUS MA­NOS

El sec­tor ge­ne­ra en Ga­li­cia cer­ca de 8.000 pues­tos de tra­ba­jo Es un re­fu­gio pa­ra in­ge­nie­ros o abo­ga­dos que de­ja­ron su ca­rre­ra por su pa­sión y pa­ra des­em­plea­dos que se han re­con­ver­ti­do

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ma­ría Ce­drón

ABO­GA­DOS, IN­GE­NIE­ROS, AR­QUI­TEC­TOS... EL SEC­TOR DE LA AR­TE­SA­NÍA SE HA CON­VER­TI­DO EN GA­LI­CIA EN UN RE­FU­GIO PA­RA PRO­FE­SIO­NA­LES QUE DE­JA­RON SU CA­RRE­RA POR SU PA­SIÓN Y PA­RA DES­EM­PLEA­DOS QUE SE HAN RE­CON­VER­TI­DO. UNAS 8.000 PER­SO­NAS DAN VI­DA HOY EN LA CO­MU­NI­DAD A UNA IN­DUS­TRIA EN EX­PAN­SIÓN A LA QUE LOS EX­PER­TOS AU­GU­RAN UN FU­TU­RO PRO­ME­TE­DOR AHO­RA QUE IN­TER­NET HA CAM­BIA­DO EL MO­DO DE AC­CE­DER A LOS CA­NA­LES DE VEN­TA

Du­ran­te la úl­ti­ma fe­ria del di­se­ño de París, un hom­bre que ve­nía del Nor­te de Eu­ro­pa se pa­ró de­lan­te de una si­lla ex­pues­ta en uno de los es­tands del fo­ro. Era sue­co, del país don­de na­ció Ikea. La obra la ha­bían he­cho a mano en Ga­li­cia to­man­do co­mo re­fe­ren­cia un di­se­ño de Do­moho­mo. «Di­xo que un­ha cou­sa fei­ta a man co­mo esa era tan di­fí­cil de ver no seu país, que por iso pa­rou a exa­mi­na­la», re­cuer­da Xu­lio Turnes, pa­dre de la pie­za y uno de los crea­do­res de la em­pre­sa com­pos­te­la­na. La ad­mi­ra­ción des­per­ta­da en aquel ciu­da­dano sue­co por un tra­ba­jo que es­ca­pa a las re­glas de pro­duc­ción idea­das por Henry Ford es la cla­ve de por qué la ar­te­sa­nía, apo­ya­da mu­chas ve­ces en el ar­te y en la pa­sión que des­pier­ta ha­cer al­go con lo que se dis­fru­ta, se ha con­ver­ti­do en un sec­tor al al­za.

Ade­más, tam­bién es re­fu­gio pa­ra va­rios per­fi­les de em­pren­de­do­res en Ga­li­cia. In­ge­nie­ros, abo­ga­dos, ar­qui­tec­tos o pro­fe­so­res que de­ja­ron sus tra­ba­jos por cuenta aje­na pa­ra con­ver­tir­se en au­tó­no­mos. Es­tos, co­mo apun­ta la res­pon­sa­ble de Fun­de­sAr­te, la en­ti­dad de­di­ca­da a la ar­te­sa­nía de la Es­cue­la de Or­ga­ni­za­ción In­dus­trial (EOI), Lau­ra Mi­guel Bau­mann, «es­tán aho­ra desa­rro­llan­do el amor por ofi­cios que en su día de­ja­ron atrás arras­tra­dos por la co­rrien­te que em­pu­jó a to­da una ge­ne­ra­ción a em­pren­der es­tu­jo dios su­pe­rio­res». Ade­más, aña­de, la ar­te­sa­nía «se es­tá con­vir­tien­do en una sa­li­da pro­fe­sio­nal pa­ra per­so­nas ma­yo­res que se han que­da­do en el pa­ro e in­clu­so pa­ra jó­ve­nes que tra­tan de bus­car­se la vi­da en un mun­do la­bo­ral com­pli­ca­do».

«PA­SO A PA­SO»

To­dos han la­bra­do su ca­mino en ra­mas que van des­de la ilus­tra­ción a la jo­ye­ría, la ce­rá­mi­ca, la ces­te­ría, la mo­da o in­clu­so el pa­pel. Y vi­ven de ello. «Creo que uno pue­de vi­vir de la ar­te­sa­nía y cre­cer. So­lo hay que ir pa­so a pa­so», ex­pli­ca Car­men Pi­ca­llo, una de las que han da­do el sal­to a ese mun­do ha­ce po­co más de un año. Las cla­ves: tra­ba­jar du­ro, di­ver­si­fi­car y en­ten­der el tra­ba- del au­tó­no­mo-ar­te­sano co­mo el de un em­pre­sa­rio que, co­mo tal, ha de bus­car la ren­ta­bi­li­dad.

Los da­tos que ma­ne­ja Ar­te­sa­nía de Ga­li­cia, la mar­ca de­pen­dien­te de la Con­se­lle­ría de In­dus­tria que re­pre­sen­ta a los pro­fe­sio­na­les que con­for­man el sec­tor ar­te­sano ga­lle­go, mues­tran que ac­tual­men­te en la co­mu­ni­dad hay unos 5.100 tra­ba­ja­do­res vin­cu­la­dos a es­te sec­tor. Pe­ro en ese vas­to cam­po de lo he­cho a mano hay mu­cha gen­te que no es­tá da­da de al­ta den­tro de la mar­ca. A ellos tam­bién hay que te­ner­los en cuenta. El úl­ti­mo in­for­me rea­li­za­do por la Es­cue­la de Or­ga­ni­za­ción In­dus­trial ha­bla de que el nú­me­ro de pues­tos de tra­ba­jo ge­ne­ra­dos al­can­za los 7.853, un 7,5 % del em­pleo to­tal de la co­mu­ni­dad. Ade­más, ba­sán­do­se en da­tos del ter­cer tri­mes­tre del 2014, aña­de que re­pre­sen­ta un 4,9 % del to­tal de em­pleo ge­ne­ra­do por la in­dus­tria en Ga­li­cia.

En con­se­cuen­cia, la de­man­da de for­ma­ción avan­za al al­za. La ge­ren­te de Ar­te­sa­nía de Ga­li­cia, Ele­na Fa­bei­ro, apun­ta que «en los úl­ti­mos años se ha in­cre­men­ta­do no­ta­ble­men­te la in­tro­duc­ción de un per­fil más jo­ven en es­te mun­do». Y ca­da vez son más los alum­nos que em­pie­zan es­tu­dios en las es­cue­las de ar­te. Lo ob­ser­va el je­fe de es­tu­dios de la Es­co­la de Ar­tes Mes­tre Ma­teo, en San­tia­go, Al­ber­to Urrutia: «A de­man­da me­drou moi­to, so­bre to­do den­de hai cin­co ou seis anos. Foi en tó­da­las ra­mas. Tan­to en

xoie­ría co­ma en es­cul­tu­ra ou fo­to­gra­fía», in­di­ca.

¿Cuál es el per­fil aquí? Aun­que los que más pla­zas de­man­dan son los jó­ve­nes, no hay edad pa­ra con­ver­tir­se en ar­te­sano o ar­tis­ta-ar­te­sano. «Vén so­bre to­do xen­te no­va, pe­ro ta­mén hai de máis de co­ren­ta ou cin­cuen­ta anos. Es­tes úl­ti­mos che­gan aquí por­que se que­ren re­con­ver­ter la­bo­ral­men­te ou por­que era un­ha pai­xón que que­re­rían ter desen­vol­vi­do an­tes. Pa­sa moi­to en es­cul­tu­ra», aña­de Urrutia.

Ese gran aba­ni­co de eda­des lo ad­vier­te tam­bién el di­rec­tor de la Es­cue­la Téc­ni­ca de Jo­ye­ría del Atlán­ti­co, Juan Car­los Pe­rei­ra, quien, en lu­gar de ar­te­sa­nía, pre­fie­re ha­blar de una mez­cla de la­bor de ar­te­sano con la de ar­tis­ta. «Aquí hay des­de alum­nos que en­tran con quin­ce o die­ci­séis años a otros que lle­gan des­de Be­llas Ar­tes o al­gu­nos que han aca­ba­do Eco­nó­mi­cas, por ejem­plo», apun­ta.

Des­de las es­cue­las ga­lle­gas di­cen que, aun­que va­ría en fun­ción de la ra­ma por­que, co­mo di­ce el je­fe de es­tu­dios de la Es­co­la Mes­tre Ma­teo, «non é o mes­mo a xoie­ría que a es­cul­tu­ra, hai op­cións de saír adian­te, fun­da­men­tal­men­te des­de o au­to­em­pre­go».

MER­CA­DO GLO­BAL

Po­ne co­mo ejem­plo al­gu­nas de las alum­nas que ter­mi­na­ron sus es­tu­dios no ha­ce mu­cho en esa es­pe­cia­li­dad: «No ca­so da xoie­ría hai que mon­tar un pe­queno ta­ller e bus­car pun­tos de ven­da. O que fan moi­tas e fa­cer un­ha co­lec­ción e dar­lle saí­da na re­de. Mon­tan a web, con­tac­tan cun­ha em­pre­sa de dis­tri­bu­ción e te­ñen co­mo mer­ca­do to­do o mun­do».

La irrup­ción de In­ter­net ha cam­bia­do to­tal­men­te el mo­do de ac­ce­der a los mer­ca­dos ex­te­rio­res, don­de, co­mo re­co­no­cen mu­chos ar­te­sa­nos, sus pro­duc­tos es­tán mu­cho más va­lo­ra­dos que en el mer­ca­do in­te­rior. «Hay una co­sa de la que mu­cha gen­te no se da cuenta cuan­do di­ce que al­go he­cho a mano es ca­ro. Pen­se­mos cuán­to ga­na por ho­ra un tra­ba­ja­dor con­tra­ta­do por 40 ho­ras se­ma­na­les con un sa­la­rio de 1.500 eu­ros al mes. La ho­ra sa­le a 9 eu­ros. To­man­do eso co­mo re­fe­ren­cia, una pie­za en la que in­vier­ten diez ho­ras, so­lo en mano de obra ha­bría que co­brar no­ven­ta eu­ros, más lue­go el ma­te­rial, más los gas­tos de man­te­ner el ta­ller, más lo que co­bra­ría el in­ter­me­dia­rio...», des­cri­be la res­pon­sa­ble de Fun­de­sAr­te. Pe­ro hay que ir pa­so a pa­so. Cam­biar la men­ta­li­dad. Des­de Ar­te­sa­nía de Ga­li­cia tra­tan de ha­cer­lo. So­lo hay que te­ner pa­cien­cia. Y tra­ba­jar.

In­ter­net ha cam­bia­do el mo­do de ac­ce­der a nue­vos mer­ca­dos, so­bre to­do en el ex­tran­je­ro

JUAN. S. G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.