AS­TI­LLE­ROS DE AGUIÑO AM­PLÍA MI­RAS PA­RA MAN­TE­NER EL PUL­SO

La em­pre­sa, en cu­yas ins­ta­la­cio­nes se han cons­trui­do más de vein­te em­bar­ca­cio­nes, se ha es­pe­cia­li­za­do en el arre­glo de to­do ti­po de na­ves El pro­pio fun­da­dor hi­zo el varadero

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - A. Ger­pe

As­ti­lle­ros de Aguiño ha evo­lu­cio­na­do sus pro­ce­sos de fa­bri­ca­ción en sus 47 años de vi­da pa­ra adap­tar­se a las exi­gen­cias de un sec­tor, el na­val, com­pe­ti­ti­vo co­mo po­cos. La em­pre­sa fun­da­da por Ra­món Blan­co tra­ba­ja hoy el po­liés­ter con la mis­ma des­tre­za con la que, en sus orí­ge­nes, ma­ne­ja­ba la ma­de­ra.

1970

2017

Des­de pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na, en las ins­ta­la­cio­nes de As­ti­lle­ros Aguiño se re­gis­tra una in­ten­sa ac­ti­vi­dad. Un gru­po de ope­ra­rios se afa­nan en el arre­glo de un bar­co ba­teei­ro, mien­tras otras na­ves aguar­dan que lle­gue su mo­men­to. To­dos son bar­cos pes­que­ros. Sin em­bar­go, en la na­ve in­te­rior que da ac­ce­so al varadero, un ele­gan­te ya­te aca­pa­ra la aten­ción. Se tra­ta de una em­bar­ca­ción de lu­jo, cu­yo pro­pie­ta­rio en­co­mien­da des­de ha­ce años a es­ta em­pre­sa su pues­ta a pun­to. Y es que en As­ti­lle­ros Aguiño, una de las pri­me­ras car­pin­te­rías de ri­bei­ra crea­das en el área de Bar­ban­za, han sa­bi­do adap­tar­se a los nue­vos tiem­pos pa­ra tra­ba­jar el po­liés­ter con la mis­ma des­tre­za con la que an­ta­ño ma­ne­ja­ban la ma­de­ra, hoy ca­da vez me­nos pre­sen­te en los bar­cos que lle­gan a sus ins­ta­la­cio­nes.

Es­ta com­pa­ñía fa­mi­liar na­ció cuan­do la ac­ti­vi­dad en el mar es­ta­ba en plena efer­ves­cen­cia y, aun­que a lo lar­go de sus 47 años de historia —cum­pli­dos el pa­sa­do día 20—, los vien­tos no siem­pre han so­pla­do a fa­vor, ha sa­bi­do sor­tear los tem­po­ra­les pa­ra cap­tar otro ti­po de clien­tes y su­plir el des­cen­so de tra­ba­jo pro­ce­den­te de la pes­ca.

DES­DE LOS CI­MIEN­TOS

As­ti­lle­ros Aguiño emer­gió de la mano de Ra­món Blan­co Fajardo, tan de su mano que has­ta cons­tru­yó, jun­to a un re­du­ci­do gru­po de ope­ra­rios, la ma­yor par­te de las ins­ta­la­cio­nes de una em­pre­sa que se ca­rac­te­ri­za por su di­na­mis­mo. Cin­co años tar­da­ron en ha­cer la na­ve y la in­fra­es­truc­tu­ra que per­mi­te, en el puer­to de Aguiño, mon­tar y arre­glar los bar­cos.

Des­de su pues­ta en mar­cha, de es­tos as­ti­lle­ros han sa­li­do más de una vein­te­na de bar­cos. El pri­me­ro fue, en 1971, el Int­xau­rron­do, un año des­pués de ini­ciar­se la ac­ti­vi­dad. Hu­bo épo­cas en las que re­pa­ra­ban has­ta 140 em­bar­ca­cio­nes al año, aho­ra la ci­fra se si­túa en torno a las 80.

La tra­ve­sía ini­cia­da por Ra­món Blan­co Fajardo ha en­con­tra­do con­ti­nui­dad en sus hi­jos, Mon­cho y Jor­ge Blan­co Sán­chez, quie­nes des­de ha­ce ya unos años es­tán al fren­te del ne­go­cio con el que han cre­ci­do. Am­bos re­co­no­cen que la ac­ti­vi­dad pes­que­ra no atra­vie­sa por su me­jor mo­men­to y cuan­do se les pre­gun­ta por la mar­cha del ne­go­cio, co­men­tan: «Imos ti­ran­do. Hai moi­ta com­pe­ten­cia». En es­ta épo­ca del año, sub­ra­ya Mon­cho Blan­co, la ma­yor par­te del tra­ba­jo pro­ce­de de bar­cos ba­teei­ros: «An­tes ha­bía máis pes­quei­ros, pe­ro re­du­cí­ron­se moi­to». Pre­ci­sa­men­te, eso lle­vó a am­bos her­ma­nos a avan­zar un pa­so más pa­ra tra­ba­jar otro ti­po de ma­te­ria­les, co­mo el hie­rro, el alu­mi­nio o el po­liés­ter: «É ne­ce­sa­rio di­ver­si­fi­car­se. Tra­di­cio­nal­men­te era a ma­dei­ra o que se tra­ba­lla­ba, pe­ro, ac­tual­men­te, de­bi­do aos con­trois e a ou­tro ti­po de cir­cuns­tan­cias, son pou­cos os bar­cos que se fan con es­te ma­te­rial», co­men­ta Jor­ge Blan­co.

Por eso, el as­ti­lle­ro tam­bién ha ido am­plián­do­se y aho­ra dis­po­ne de un ta­ller de cal­de­re­ría: «Ti­ve­mos que es­pe­cia­li­zar­nos», pre­ci­sa Mon­cho Blan­co Sán­chez.

En el as­ti­lle­ro tra­ba­jan, ade­más de los her­ma­nos Blan­co, otras sie­te per­so­nas. Aun­que in­di­can que «a fal­ta de cuo­ta es­tá pa­san­do fac­tu­ra ao sec­tor do mar», en es­ta em­pre­sa con­si­guen man­te­ner­se a flo­te y los en­car­gos no de­jan de lle­gar. La in­men­sa ma­yo­ría son de em­pre­sas lo­ca­les y, en oca­sio­nes, se des­pla­zan a puer­tos de A Co­ru­ña o de Vi­go pa­ra efec­tuar re­pa­ra­cio­nes en los bar­cos.

Afir­man los her­ma­nos Blan­co Sán­chez que el as­ti­lle­ro es co­no­ci­do, bá­si­ca­men­te, por el bo­ca a bo­ca: «Os tra­ba­llos que fa­ce­mos son a me­llor pu­bli­ci­da­de». Ex­pli­ca Jor­ge Blan­co que ar­ma­do­res que ven sus arre­glos son los que pre­gun­tan a otros pro­fe­sio­na­les dón­de se rea­li­za­ron, y que eso les per­mi­te cap­tar clien­tes.

Man­te­ner la ca­li­dad de una em­pre­sa con historia y adap­tar­se a las exi­gen­cias de un mer­ca­do cam­bian­te son las se­ñas de iden­ti­dad de la fir­ma.

| CAR­ME­LA QUEI­JEI­RO

La ins­ta­la­ción fue cons­trui­da en cin­co años por el pa­dre de Mon­cho y Jor­ge Blan­co, a los que pue­de ver­se en la ima­gen de la de­re­cha jun­to a un ya­te que van a re­pa­rar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.