MA­RÍA DO­LO­RES CAL­VO, PRE­SI­DEN­TA DE CON­DES DE ALBAREI

MA­RÍA DO­LO­RES CAL­VO PRE­SI­DEN­TA DE CON­DES DE ALBAREI

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - L. Míguez

Re­cu­pe­rar un icono de la épo­ca os­cu­ra de Ga­li­cia pa­ra con­ver­tir­lo en otro sím­bo­lo de una de las apues­tas de fu­tu­ro fue uno de los re­tos de la coope­ra­ti­va con Pa­zo Baión. Su preo­cu­pa­ción va más allá del vino y sus cua­tro­cien­tos so­cios tra­ba­jan pa­ra ex­ten­der el enotu­ris­mo, rea­li­zar cur­sos pa­ra em­po­de­rar a las mu­je­res en el sec­tor y ayu­dar a ge­ne­rar em­pleo «En Con­des de Albarei in­ten­ta­mos fo­men­tar la par­ti­ci­pa­ción de las so­cias y su pa­pel»

De­di­ca­da a la en­se­ñan­za pro­fe­sio­nal­men­te, Ma­ría Do­lo­res Cal­vo no du­dó en to­mar el re­le­vo fa­mi­liar y lan­zar­se al mun­do del vino a tra­vés de Con­des de Albarei. Des­pués de más de dos dé­ca­das, aho­ra afron­ta el re­to co­mo pre­si­den­ta de la coope­ra­ti­va, una de las po­cas mu­je­res que se ven en la par­te al­ta de los or­ga­ni­gra­mas en el mun­do del vino en Ga­li­cia.

—Figura co­mo pre­si­den­ta des­de ha­ce so­lo tres años, pe­ro lle­va mu­chos más en la coope­ra­ti­va.

—En to­tal lle­vo 25 años y on­ce en el con­se­jo rec­tor. El ba­lan­ce de es­tos úl­ti­mos tres co­mo pre­si­den­ta es muy po­si­ti­vo, es du­ro pe­ro muy sa­tis­fac­to­rio po­der tra­ba­jar en equi­po, co­no­cer la pro­ble­má­ti­ca de los so­cios e in­ten­tar sa­car las co­sas ade­lan­te. El es­fuer­zo com­par­ti­do siem­pre es sa­tis­fac­to­rio. Ten­go el apo­yo de mis com­pa­ñe­ros del con­se­jo, que es vi­tal, y te­ner un equi­po en el que con­fíes es muy im­por­tan­te. To­do ello te fa­ci­li­ta mu­cho la si­tua­ción.

—¿Cuán­tos tra­ba­ja­do­res tie­nen?

—De for­ma ha­bi­tual en bo­de­ga son trein­ta per­so­nas, aun­que en ven­di­mia lle­ga­mos a ser unos 175, en­tre Con­des de Albarei y Pa­zo Baión. So­cios se­re­mos unos 400.

—¿Qué los ha­ce di­fe­ren­tes?

—No­so­tros es­ta­mos muy or­gu­llos de nues­tros vi­nos y no po­dría­mos ele­gir en­tre ellos. Des­ta­can por­que ela­bo­ra­mos los cal­dos de for­ma mo­no­va­rie­tal, con uva al­ba­ri­ña. To­dos lle­van es­ta uva y sin em­bar­go tie­nen di­fe­ren­tes sa­bo­res por­que lle­van di­fe­ren­tes ela­bo­ra­cio­nes y ca­da uno agru­pa unas ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias. Va­ría mu­cho si pa­sa por ba­rri­ca, si es un es­pe­cial que se sa­ca ca­da cin­co años. Lo que más di­fe­ren­cia a nues­tros vi­nos es la ca­li­dad, la fres­cu­ra y la sa­li­ni­dad, te­ne­mos vi­ñe­dos muy cer­ca de la ría y eso nos di­fe­ren­cia. Ese sa­bor ca­si a mar se per­ci­be.

—¿Qué pro­yec­tos tie­nen?

—Es­ta­mos aca­ban­do de ela­bo­rar un plan es­tra­té­gi­co, so­mos pru­den­tes por­que la cri­sis nos pi­lló con la com­pra de Pa­zo Baión y fue com­pli­ca­do. El ob­je­ti­vo es re­du­cir la deu­da e ir dis­po­nien­do de ca­pi­tal pa­ra pa­gar la uva a los so­cios. Hi­ci­mos al­gu­nas re­for­mas y la lí­nea es in­ver­tir en me­jo­rar las ins­ta­la­cio­nes. Se­guir tra­ba­jan­do en la ca­li­dad y so­cial­men­te se­guir cre­cien­do, pe­ro po­co a po­co. So­mos una bo­de­ga con vo­ca­ción de se­guir la lí­nea que mar­ca la de­no­mi­na­ción de ori­gen, que no pue­de ba­sar­se en gran­des can­ti­da­des y ex­ten­sio­nes. Hay que di­fe­ren­ciar­se por la ca­li­dad, no por el vo­lu­men.

—Han ob­te­ni­do múl­ti­ples re­co­no­ci­mien­tos.

—Co­mo em­pre­sa uno que a no­so­tros nos ha­ce sen­tir es­pe­cial or­gu­llo es el Pre­mio al me­jor pro­yec­to de com­pro­mi­so so­cial, que nos dieron por el Pa­zo Baión. Es un va­lor muy im­por­tan­te y a no­so­tros nos gus­ta cui­dar de los va­lo­res de la em­pre­sa. El com­pro­mi­so so­cial es uno de nues­tros pi­la­res. Tam­bién re­ci­bi­mos el pre­mio al me­jor pro­yec­to em­pre­sa­rial de la Dipu­tación de Pon­te­ve­dra y el pre­mio a me­jor rin­cón tu­rís­ti­co de Es­pa­ña. He­mos sa­cri­fi­ca­do mu­cho, no es so­lo vino, se tra­ta de di­na­mi­zar la eco­no­mía lo­cal, de in­ver­tir en enotu­ris­mo. Eso sí, tam­bién he­mos re­ci­bi­do re­co­no­ci­mien­tos a nues­tros cal­dos, co­mo el Bac­chus de oro en el 2015. Es un re­co­no­ci­mien­to, una for­ma de sen­tir que el tra­ba­jo co­lec­ti­vo de la gen­te se apre­cia. Ese es el me­jor de los pre­mios. Co­mo bue­na res­pon­sa­ble de la bo­de­ga, su pre­si­den­ta se con­fie­sa in­ca­paz de ele­gir en­tre to­das las va­rie­da­des de vino que pro­du­cen. «Es co­mo los hi­jos, no pue­des es­co­ger, ca­da uno tie­ne unas par­ti­cu­la­ri­da­des, ca­sa con un de­ter­mi­na­do mo­men­to y pro­duc­to», ex­pli­ca con or­gu­llo.

—¿Cuál ha si­do la úl­ti­ma pro­duc­ción?

—Las pro­duc­cio­nes de­pen­den mu­cho de los años, la úl­ti­ma cosecha fue de tres mi­llo­nes de ki­los de uva.

—¿Ex­por­tan par­te de su pro­duc­ción?

—La ma­yor par­te de las ven­tas se con­cen­tran en el Nor­te pe­nin­su­lar, aun­que te­ne­mos vi­nos por to­da Es­pa­ña y ex­por­ta­mos a más de 40 paí­ses, cla­ro que no en to­dos con can­ti­da­des des­ta­ca­bles. Don­de más aho­ra mis­mo es en Reino Uni­do, Es­ta­dos Uni­dos y Puer­to Ri­co.

—No son mu­chas las mu­je­res que hay en el mun­do del vino que ocu­pen pues­tos de re­le­van­cia co­mo el su­yo.

—Pa­ra mi es una gran res­pon­sa­bi­li­dad por­que vas sien­do un po­co ca­be­za de lan­za. Sien­tes que tie­nes que ha­cer el tra­ba­jo bien. Me gus­ta­ría que en po­co tiem­po ver a una mu­jer no fue­ra po­co ha­bi­tual. Igual que en el res­to de pro­ce­sos hay ca­da vez más mu­je­res, pues de­be­rían per­ma­ne­cer igual en los pues­tos al­tos. En ge­ren­cias o en pre­si­den­cias de coope­ra­ti­vas lle­ga­mos me­nos. No­so­tras te­ne­mos que per­der el mie­do pa­ra dar un pa­si­to ade­lan­te y con­ven­cer­nos de que te­ne­mos ca­pa­ci­dad y po­de­mos. Sa­be­mos ha­cer­lo, nos equi­vo­ca­mos, co­mo to­do el mun­do, pe­ro si no lo in­ten­tas no sa­bes has­ta dón­de pue­des lle­gar. En Con­des de Albarei in­ten­ta­mos fo­men­tar la par­ti­ci­pa­ción de las so­cias y su pa­pel con cur­sos de em­po­de­ra­mien­to, de igual­dad. En las coope­ra­ti­vas es ra­ro ver mu­je­res al fren­te, pue­de que co­noz­ca a al­gu­na del sec­tor de los que­sos, pe­ro no hay mu­chas y es una pe­na.

—¿Có­mo com­pa­ti­bi­li­za su vi­da con la bo­de­ga?

—En Con­des de Albarei la ma­yo­ría de la gen­te no vi­vi­mos en ex­clu­si­vi­dad del vino, pe­ro lo te­ne­mos co­mo ac­ti­vi­dad com­ple­men­ta­ria por­que nos gus­ta. El car­go es­tá al mar­gen de mi pro­fe­sión y re­quie­re mu­cho tiem­po pe­ro me en­can­ta, ado­ro ha­cer el se­gui­mien­to del pro­ce­so de las uvas.

| MAR­TI­NA MISER

Ma­ría Do­lo­res Cal­vo Mén­dez pre­si­de una coope­ra­ti­va que tie­ne más de 400 so­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.