UN PRO­VO­CA­DOR CON ALAS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Mi­chael O’Leary

El avión no es más que un au­to­bús con alas», sue­le de­cir Mi­chael O’Leary (Mu­llin­gar, Ir­lan­da, 1961), el ex­cén­tri­co y po­lé­mi­co con­se­je­ro de­le­ga­do de Ryanair. Y ha he­cho de ca­si to­do pa­ra lo­grar que esa afir­ma­ción aca­be sien­do cier­ta. Des­de lue­go que por él no va a que­dar.

Vo­lar en la com­pa­ñía que pi­lo­ta es ba­ra­to, pe­ro cual­quier ex­tra se pa­ga ca­ro. Na­da de co­mi­das gra­tis, ni de fac­tu­rar ma­le­tas sin pa­sar por ca­ja. In­clu­so se le ha ocu­rri­do co­brar por ir al ba­ño, apli­car un car­go ex­tra a los obe­sos, que par­te del pa­sa­je via­je de pie y has­ta pres­cin­dir de los co­pi­lo­tos por­que, a su jui­cio, «son in­ne­ce­sa­rios». Al fin y al ca­bo, su tra­ba­jo «se li­mi­ta a evi­tar que su co­le­ga se que­de dor­mi­do». Cual­quier co­sa con tal de aho­rrar. Esa es la ba­se de la ges­tión de es­te hi­jo de gran­je­ro aco­mo­da­do, acos­tum­bra­do a te­ner que com­par­tir­lo to­do con sus cin­co her­ma­nos.

Na­da de­tie­ne al his­trió­ni­co ir­lan­dés, abo­na­do des­de ha­ce años a la po­lé­mi­ca. Bus­can­do siem­pre la publicidad que sus sa­li­das de tono le pro­por­cio­nan. Y sin pa­gar un eu­ro, co­mo a él le gus­ta. Aun­que pa­ra ello ha­ya que ha­cer el ton­to dis­fra­za­do de Pa­pá Noel, ata­via­do de to­re­ro o en­fun­da­do en un ba­ña­dor de se­ño­ra.

Ate­rri­zó en la com­pa­ñía ha­ce ya ca­si 20 años. Lo des­cu­brió Tony Ryan, el fun­da­dor de Ryanair, en 1988. En­ton­ces tra­ba­ja­ba pa­ra KPMG. Y no du­dó en fi­char­lo. Su mi­sión: re­flo­tar la com­pa­ñía fa­mi­liar crea­da tres años an­tes. Su re­ce­ta: pre­cios re­du­ci­dos y cos­tes de fun­cio­na­mien­to ba­jos, pres­cin­dien­do de to­do lo su­per­fluo.

Y no le ha ido mal. Ryanair es lí­der en Es­pa­ña (el año pa­sa­do ro­zó los 35 mi­llo­nes de pa­sa­je­ros) y en Eu­ro­pa (en el 2016 le arre­ba­tó el ce­tro a la to­do­po­de­ro­sa Luft­han­sa con 117 mi­llo­nes de viajeros). En Ga­li­cia aca­pa­ra más de un cuar­to del trá­fi­co aé­reo de los tres ae­ro­puer­tos de la co­mu­ni­dad. Pe­ro O’Leary quie­re más. Vi­ve con su fa­mi­lia en una gran­ja cer­ca de Du­blín. No sue­le co­ger va­ca­cio­nes. Y se pa­sa el día «mi­ran­do cos­tes y pre­cios, y pen­san­do có­mo ha­cer más rui­do y au­men­tar las ven­tas», se­gún sus pro­pias pa­la­bras.

Por eso aca­ba de aliar­se con Air Eu­ro­pa. Pa­ra plan­tar­le ca­ra a Ibe­ria y re­for­zar su pre­sen­cia en Ba­ra­jas, don­de es­ta úl­ti­ma ma­ne­ja el co­ta­rro, con una cuo­ta de mer­ca­do del 45 %. O’Leary y su ho­mó­lo­go en Air Eu­ro­pa, el tam­bién atí­pi­co Ja­vier Hi­dal­go, se han pues­to de acuer­do pa­ra que la ae­ro­lí­nea del gru­po tu­rís­ti­co Glo­ba­lia ven­da a tra­vés de la web de la com­pa­ñía ir­lan­de­sa sus bi­lle­tes a 20 des­ti­nos de Amé­ri­ca. A fi­na­les de año da­rán un pa­so más y ofre­ce­rán a sus clien­tes un bi­lle­te úni­co, coor­di­nan­do vue­los y ho­ra­rios. El anun­cio lo han he­cho a una se­ma­na del es­treno de los vue­los de lar­go re­co­rri­do de ba­jo cos­te de Le­vel, la nue­va mar­ca de IAG. No es ca­sual. Na­da de lo que ha­ce el ir­lan­dés lo es.

Pa­ra Hi­dal­go su­po­ne su pri­mer gran gol­pe de efec­to des­de que to­mó las rien­das de la com­pa­ñía ha­ce aho­ra sie­te me­ses y se hi­zo car­go del día a día ba­jo la aten­ta mi­ra­da, eso sí, de su pa­dre.

Cla­ro que Ryanair le co­bra­rá por ello a Air Eu­ro­pa. ¡Bueno es O’Leary!

ABRALDES | http://abral­de­sar­ts­tu­dios.jim­do.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.