La Gre­cia del Ca­ri­be en­tra en pá­ni­co

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - Héc­tor Es­te­pa

El país se de­cla­ra en ban­ca­rro­ta an­te la im­po­si­bi­li­dad de pa­gar los 66.000 mi­llo­nes de eu­ros que adeu­da a sus acree­do­res Una troi­ka su­per­vi­sa ya las fi­nan­zas del Es­ta­do

Puer­to Ri­co se en­cuen­tra an­te los días más di­fí­ci­les de su historia re­cien­te. El país de­cla­ró la ban­ca­rro­ta a prin­ci­pios de ma­yo. No pue­de pa­gar los al­re­de­dor de 66.000 mi­llo­nes de eu­ros que adeu­da a sus acree­do­res. Tam­bién de­be ca­si 44.000 mi­llo­nes de eu­ros en obli­ga­cio­nes de pen­sio­nes. La is­la ya es co­no­ci­da co­mo la Gre­cia del Ca­ri­be. Tie­ne has­ta su pro­pia troi­ka. Se tra­ta de una Jun­ta de Su­per­vi­sión Fis­cal com­pues­ta por tec­nó­cra­tas y en­via­da por Was­hing­ton.

¿Có­mo ha lle­ga­do a esa si­tua­ción? Puer­to Ri­co es ofi­cial­men­te un Es­ta­do Li­bre Aso­cia­do a EE. UU., pe­ro no pu­do aco­ger­se a las le­yes de quie­bra nor­te­ame­ri­ca­nas al no ser un es­ta­do de pleno de­re­cho. Se le ne­gó el res­ca­te fi­nan­cie­ro. No fue el fin de la historia. Was­hing­ton aca­ba­ría apro­ban­do, en el 2016, la ley Pro­me­sa. Pre­veía la crea­ción de la Jun­ta, me­dian­te la cual se pon­drían en or­den las fi­nan­zas bo­ri­cuas.

El nue­vo go­ber­na­dor, Ri­car­do Ro­se­lló, in­vo­có a prin­ci­pios de mes el tí­tu­lo III de la nue­va le­gis­la­ción, tras no lle­gar a un acuer­do con los acree­do­res pa­ra re­es­truc­tu­rar la deu­da. Aho­ra se­rá un juez de EE. UU. quien de­ci­da cuán­to co­bra ca­da acree­dor, de­pen­dien­do de la ca­pa­ci­dad de pa­go del país.

El víncu­lo con Was­hing­ton ha si­do cla­ve en la apa­ri­ción de la cri­sis, se­gún los ex­per­tos. Las cor­po­ra­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas dis­fru­ta­ron de exen­cio­nes fis­ca­les du­ran­te más de dos dé­ca­das mien­tras ope­ra­sen en sue­lo boricua. Esos be­ne­fi­cios fue­ron can­ce­la­dos en 1996, aun­que el fa­llo no to­mó efec­to has­ta diez años des­pués. La ma­yo­ría de ne­go­cios es­ta­dou­ni­den­ses se mar­cha­ron, ge­ne­ran­do una re­ce­sión que su­pera ya los 11 años de du­ra­ción. El dé­fi­cit pro­pi­cia­do por la mar­cha de las em­pre­sas se in­ten­tó cu­brir con deu­da, ge­ne­ran­do la cri­sis ac­tual.

Las con­se­cuen­cias de una dé­ca­da en cri­sis han ca­la­do hon­do en la so­cie­dad. El 46 % de la po­bla­ción se en­cuen­tra en si­tua­ción de po­bre­za. El des­em­pleo ron­da el 12 %. El éxo­do es ma­yúscu­lo. El país ha per­di­do un 10 % de su cen­so en la úl­ti­ma dé­ca­da. Unas 400.000 per­so­nas se han mu­da­do a Es­ta­dos Uni­dos, apro­ve­chan­do que los na­ci­dos en la is­la dis­fru­tan de la ciu­da­da­nía es­ta­dou­ni­den­se. «La migración se da en to­dos los sec­to­res so­cia­les. A di­fe­ren­cia de an­tes, hoy se mar­cha la fa­mi­lia com­ple­ta. En la is­la se es­tá ge­ne­ran­do una gen­tri­fi­ca­ción», co­men­ta Mart­ha Qui­ñó­nez, pre­si­den­ta del Club de Mu­je­res Eco­no­mis­tas.

La Jun­ta de Su­per­vi­sión Fis­cal se ha mar­ca­do co­mo ob­je­ti­vo re­du­cir los 6.200 mi­llo­nes de eu­ros de dé­fi­cit anual de la is­la. Y tie­ne cla­ra la re­ce­ta, un cla­ro pa­ra­le­lis­mo con Gre­cia: aus­te­ri­dad y re­cor­tes.

EL EFEC­TO DE LA TI­JE­RA

Unas 178 es­cue­las tie­nen pre­vis­to ce­rrar a fi­nal de cur­so. Al­gu­nas van cor­tas de alum­nos por el éxo­do de la po­bla­ción. Se con­ge­la­rán sa­la­rios pú­bli­cos y se re­cor­ta­rán las pen­sio­nes. Tam­bién las in­ver­sio­nes en sa­lud pú­bli­ca se­rán ob­je­to de re­vi­sión.

Las que­jas de los eco­no­mis­tas bo­ri­cuas son si­mi­la­res a las de los he­le­nos: «El ob­je­ti­vo de la ley Pro­me­sa es el pa­go de la deu­da y no ne­ce­sa­ria­men­te pro­gra­mar un mo­de­lo de desa­rro­llo y cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co», cri­ti­ca Qui­ñó­nez, ca­li­fi­can­do la le­gis­la­ción co­mo una «im­po­si­ción co­lo­nial» de Was­hing­ton.

El go­ber­na­dor Ro­se­lló, au­tén­ti­co con­ven­ci­do de la unión co­mo Es­ta­do de pleno de­re­cho de los EE. UU., da­rá otra vuel­ta de tuer­ca a ese pro­ce­so en mi­tad de las tur­bu­len­cias eco­nó­mi­cas. Ha con­vo­ca­do un re­fe­ren­do no vin­cu­lan­te, el pró­xi­mo 11 de ju­nio, pa­ra que los is­le­ños de­ci­dan si quie­ren ane­xio­nar­se de­fi­ni­ti­va­men­te a Was­hing­ton, se­guir co­mo es­tán, o abo­gar por la in­de­pen­den­cia. El men­sa­je que man­den los is­le­ños al Con­gre­so nor­te­ame­ri­cano po­dría in­fluir en el fu­tu­ro de sus fi­nan­zas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.