EL GI­GAN­TE QUE NA­CIÓ EN UNA DROGUERÍA

El gru­po Are­nal tie­ne sus orí­ge­nes en una tien­da de 30 me­tros que fac­tu­ró 10.000 pe­se­tas en su pri­mer día de vi­da En­tre sus pri­me­ros clien­tes es­ta­ba el Ejér­ci­to, al que ven­día es­co­bas

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Do­lo­res Ce­la

El gru­po lu­cen­se Are­nal, de­di­ca­do a la ven­ta de ar­tícu­los de per­fu­me­ría y droguería, tie­ne sus orí­ge­nes en una pe­que­ña tien­da de 30 me­tros crea­da en 1976. La em­pre­sa tie­ne hoy 800 em­plea­dos y 40 es­ta­ble­ci­mien­tos en el Nor­te de Es­pa­ña.

1976

2017

Maite Mar­zán mon­tó una droguería en el año 1976 en un ba­jo de ape­nas 30 me­tros cua­dra­dos del Ca­mi­ño Real, en Lu­go. Cuan­do hi­zo la ca­ja el pri­mer día, ha­bía ven­di­do 10.000 pe­se­tas en mer­can­cía. A sus pri­me­ros clien­tes, a los que iden­ti­fi­ca por el nom­bre, to­da­vía los si­gue sa­lu­dan­do por la ca­lle. Aque­lla pe­que­ña tien­da fue el ori­gen del gru­po Are­nal Per­fu­me­rías que, cua­ren­ta años más tar­de, cuen­ta con 800 tra­ba­ja­do­res y 40 tien­das re­par­ti­das por Ga­li­cia, As­tu­rias, Cas­ti­lla y León y el País Vas­co, y fac­tu­ra una me­dia de 300.000 eu­ros dia­rios. Al ne­go­cio se in­cor­po­ra­ron sus hi­jos Rafael y Car­los. Am­bos es­tu­dia­ron Em­pre­sa­ria­les y Már­ke­ting y cre­cie­ron en la em­pre­sa fa­mi­liar. La can­cha de ba­lon­ces­to que usa­ban es­ta­ba en el al­ma­cén, don­de tam­bién ju­ga­ban al es­con­di­te. Ha­cían los de­be­res des­pués del co­le­gio en una me­sa de las ofi­ci­nas.

Maite Mar­zán em­pe­zó so­la en el ne­go­cio. Pos­te­rior­men­te se in­cor­po­ró su ma­ri­do, Rafael Váz­quez, que era fun­cio­na­rio pú­bli­co en aquel mo­men­to. «Se tra­ba­ja­ba los sá­ba­dos y los do­min­gos», re­co­no­ce la em­pre­sa­ria. En aque­llos años, exis­tía una gran com­pe­ten­cia en Lu­go con las dro­gue­rías Ga­lai­ca, Cen­tral y Sa­nal, que eran las que do­mi­na­ban el mer­ca­do, lo que obli­ga­ba a la fa­mi­lia a rea­li­zar un do­ble es­fuer­zo pa­ra cap­tar mer­ca­do.

Uno de sus prin­ci­pa­les clien­tes en aque­llos pri­me­ros años fue el cuar­tel de San Fer­nan­do, ce­rra­do des­de ha­ce dé­ca­das. Los sol­da­dos, se­gún re­cuer­da la fun­da­do­ra, lle­ga­ban con pe­di­dos de 300 es­co­bas, un mon­tón de ba­ye­tas y otros pro­duc­tos de lim­pie­za que obli­ga­ban a la fa­mi­lia a tra­ba­jar los do­min­gos pa­ra pre­pa­rar­los.

Del pri­mer lo­cal de Ca­mi­ño Real cam­bia­ron a otro en la mis­ma ca­lle, que co­gie­ron en tras­pa­so, el de la droguería Gar­cía, pro­pie­dad del pa­dre del or­ga­ni­za­dor del con­cur­so de mis­ses, el lu­cen­se Pe­pe Ga­ral­ba. Du­ran­te años fun­cio­na­ron con es­te y con otro en la ca­lle Qui­ro­ga Ba­lles­te­ros. El sal­to a la pro­vin­cia lo die­ron con la aper­tu­ra de la tien­da de Mon­for­te y, fue­ra de Ga­li­cia, con la de Pon­fe­rra­da.

En los orí­ge­nes de Are­nal, se­gún re­co­no­ce su director de ne­go­cio, Rafael Mar­zán Váz­quez —el hi­jo ma­yor se cam­bió el or­den de sus ape­lli­dos pa­ra que no coin­ci­die­ran con los de su pa­dre y evi­tar con­fu­sio­nes en la ges­tión—, tu­vo mu­cho que ver el ca­rác­ter de su ma­dre. «Tie­ne una in­te­li­gen­cia so­cial —ase­gu­ra — que ayu­dó al éxi­to y al cre­ci­mien­to de la em­pre­sa».

Con la in­cor­po­ra­ción de la se­gun­da ge­ne­ra­ción, a par­tir del año 2000, em­pe­za­ron a pro­du­cir­se otros cam­bios im­por­tan­tes. An­tes de in­cor­po­rar­se co­mo ven­de­dor a la tien­da de la ca­lle Qui­ro­ga Ba­lles­te­ros, el hi­jo ma­yor, Rafael, es­tu­vo tra­ba­jan­do en otras tres em­pre­sas: Al­cam­po, Es­tée Lau­der, vin­cu­la­da al mun­do de la per­fu­me­ría, y en una cer­ve­ce­ra, que lo tras­la­dó de nue­vo a Lu­go.

El 2008 fue un año de­ci­si­vo pa­ra el cre­ci­mien­to del gru­po lu­cen­se, con la com­pra de El Pin­cel, una ca­de­na de tien­das co­ru­ñe­sas que era su ma­yor com­pe­ti­dor en aque­llos mo­men­tos. A par­tir de ahí, la aper­tu­ra de tien­das fue una es­ca­la­da sin tre­gua y en el 2012 em­pe­za­ron a ex­pan­dir­se fue­ra de Ga­li­cia.

Rafael Mar­zán re­co­no­ce que re­co­rrió to­dos los de­par­ta­men­tos an­tes de ad­qui­rir res­pon­sa­bi­li­da­des. Em­pe­zó co­mo ven­de­dor, es­tu­vo en el al­ma­cén, en per­so­nal y en com­pras. Su pa­so por otras em­pre­sas le per­mi­tió ad­qui­rir otra vi­sión que tras­la­dó al ne­go­cio que fun­da­ron sus pa­dres. Al ir cre­cien­do el vo­lu­men de ne­go­cio, tam­bién fue­ron au­men­ta­do la pro­fe­sio­na­li­za­ción e in­cor­po­ran­do a pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad a per­so­nal ex­terno.

La fa­mi­lia, pe­se a su po­si­ción co­mo lí­der y a sus pla­nes de cre­ci­mien­to, pre­ten­de se­guir man­te­nien­do Lu­go co­mo re­fe­ren­cia. Ac­tual­men­te, su pe­so en la fac­tu­ra­ción es del 10 %. Su em­pe­ño por ge­ne­rar mo­vi­mien­to eco­nó­mi­co en la pro­vin­cia ha lle­va­do a Are­nal a crear un equi­po pa­ra mon­tar las tien­das con em­pre­sas lu­cen­ses.

Aque­lla pe­que­ña droguería que Maite Mar­zán (de­re­cha) mon­tó en Lu­go en 1976 ha da­do pa­so hoy a un gru­po con 800 tra­ba­ja­do­res y 40 tien­das re­par­ti­das por to­do el Nor­te de Es­pa­ña.

| ÓS­CAR CE­LA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.