LA EÓ­LI­CA MA­RI­NA ABRE UN CAMINO PA­RA LA IN­DUS­TRIA GA­LLE­GA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Bea­triz Couce

UN BUEN NÚ­ME­RO DE EM­PRE­SAS GA­LLE­GAS DE DI­VER­SOS PER­FI­LES HAN CO­MEN­ZA­DO A PO­SI­CIO­NAR­SE

EN UN SEC­TOR LLA­MA­DO A DAR MU­CHO QUE HA­BLAR

EN LOS PRÓ­XI­MOS AÑOS Y QUE ATE­RRI­ZÓ EN LAS TIE­RRAS DE BREO­GÁN POR LA FAL­TA DE OBRAS NA­VA­LES; LOS PE­DI­DOS QUE HAN LO­GRA­DO EN LOS ÚL­TI­MOS TIEM­POS SUS­TEN­TAN YA CEN­TE­NA­RES DE EM­PLEOS

El sec­tor na­ció de una cri­sis, por la ne­ce­si­dad de Na­van­tia de di­ver­si­fi­car an­te la fal­ta de obras na­va­les

Los pe­di­dos sus­ten­tan ya cen­te­na­res de em­pleos

So­plan nue­vos ai­res pa­ra la in­dus­tria ga­lle­ga y vie­nen del mar. Vien­tos que se ori­gi­nan a mi­les de ki­ló­me­tros de es­tas cos­tas pe­ro que han ge­ne­ra­do con­tra­tos tan­to a gran­des as­ti­lle­ros co­mo a pe­que­ñas em­pre­sas y han pro­pi­cia­do ocu­pa­ción pa­ra cen­te­na­res de tra­ba­ja­do­res. Si ha­ce dé­ca­das Galicia fue un re­fe­ren­te en Es­pa­ña en la ins­ta­la­ción de par­ques en tie­rra y en la fa­bri­ca­ción de com­po­nen­tes, aho­ra, de la mano de im­por­tan­tes com­pa­ñías in­ter­na­cio­na­les, se sube al po­dio de los su­mi­nis­tra­do­res de re­fe­ren­cia pa­ra la eó­li­ca ma­ri­na. El co­ra­zón de la in­dus­tria de com­po­nen­tes pa­ra el sec­tor se en­cuen­tra en la ría de Fe­rrol, en el as­ti­lle­ro de Fene, mer­ced a la alian­za for­ma­da por la pú­bli­ca Na­van­tia y la pri­va­da as­tu­ria­na Win­dar Re­no­va­bles, que des­de fi­na­les del 2014 ha lo­gra­do ya cua­tro con­tra­tos, dos con Iber­dro­la, uno con Sta­toil y otro con Sie­mens. To­dos ellos pa­ra la fa­bri­ca­ción de las ci­men­ta­cio­nes, fi­jas o flo­tan­tes, que so­por­tan los ae­ro­ge­ne­ra­do­res en el mar. Pa­ra eje­cu­tar los pe­di­dos, Na­van­tia cuen­ta co­mo sub­con­tra­tis­ta prin­ci­pal con la vas­ca Ner­vión In­dus­tries, que a su vez se nu­tre de un gru­po de firmas que pres­tan to­do ti­po de ser­vi­cios, co­mo pin­tu­ra, mon­ta­je, an­da­mios, sol­da­du­ra y fa­bri­ca­ción de ele­men­tos au­xi­lia­res. Win­dar, con ins­ta­la­cio­nes en Avi­lés y Gi­jón, tam­bién sub­con­tra­ta par­te de los tra­ba­jos en­co­men­da­dos a em­pre­sas ga­lle­gas, prin­ci­pal­men­te de la co­mar­ca fe­rro­la­na.

Pe­ro la his­to­ria que hoy se ano­ta éxi­tos na­ció de una cri­sis. Tras el des­plo­me de los con­tra­tos en la in­dus­tria na­val, los as­ti­lle­ros pú­bli­cos es­pa­ño­les se vie­ron obli­ga­dos a son­dear nue­vas po­si­bi­li­da­des de ne­go­cio. «Esa di­ver­si­fi­ca­ción de­bía de re­unir va­rios re­qui­si­tos: que fue­ra re­la­cio­na­da con nues­tros co­no­ci­mien­tos y que pre­ci­sa­ra de ins­ta­la­cio­nes sin­gu­la­res pró­xi­mas al mar. Si­mul­tá­nea­men­te, es­tá­ba­mos ba­jo una fuer­te pre­sión pa­ra la adop­ción de fuen­tes de ener­gías re­no­va­bles, que vi­nie­ran a sus­ti­tuir a las más con­ta­mi­nan­tes. En ese con­tex­to, la op­ción de la eó­li­ca ma­ri­na ad­qui­ría to­do el sen­ti­do», re­cuer­da Julio Mar­tín, di­rec­tor de Na­van­tia Fene-Fe­rrol. Dos años de in­ten­so tra­ba­jo pa­ra de­mos­trar que un cons­truc­tor de bu­ques tam­bién po­dría te­ner la fle­xi­bi­li­dad de fa­bri­car pa­ra par­ques ma­ri­nos cris­ta­li­za­ron en un pri­mer con­tra­to: 29 jac­kets —enor­mes pie­zas de ace­ro so­bre las que se co­lo­can los ae­ro­ge­ne­ra­do­res en el mar— pa­ra el pri­mer par­que de Iber­dro­la en so­li­ta­rio, el de Wi­kin­ger, con el que se es­tre­nó la ma­yor par­te del sec­tor en Galicia.

CA­LI­DAD APRE­CIA­DA

«En Ale­ma­nia apre­cian la ca­li­dad del tra­ba­jo hecho en Galicia», sub­ra­ya Es­ta­nis­lao Rey-Bal­tar, di­rec­tor del pro­yec­to Wi­kin­ger en Iber­dro­la, em­pre­sa pa­ra la que aca­ba de arran­car la fa­bri­ca­ción de otro pe­di­do ha­ce es­ca­sas se­ma­nas en la ría de Fe­rrol. A cam­bio del tra­ba­jo, las em­pre­sas su­mi­nis­tra­do­ras «han te­ni­do que adap­tar­se a nue­vos re­qui­si­tos téc­ni­cos y for­ma­ti­vos pa­ra cum­plir con unos es­tán­da­res muy exi­gen­tes en el te­rreno de la sol­da­du­ra y de la ca­li­dad», afir­ma Julio Mar­tín.

Na­van­tia y Win­dar se han co­la­do, arras­tran­do con ello a sus sub­con­tra­tis­tas, en el re­du­ci­do gru­po de ins­ta­la­cio­nes eu­ro­peas que su­mi­nis­tran ci­men­ta­cio­nes pa­ra el sec­tor. Iber­dro­la, en Es­pa­ña, con­tra­tó las jac­kets de Wi­kin­ger en Fene, la sub­es­ta­ción pa­ra el par­que en Na­van­tia Puer­to Real (Cá­diz) y las pi­les (es­truc­tu­ras de ace­ro en las que van cla­va­das las jac­kets) y las to­rres de los mo­li­nos en las ins­ta­la­cio­nes as­tu­ria­nas de Win­dar. Son las tres co­mu­ni­da­des con par­ti­ci­pa­ción en su pro­gra­ma. A ve­ces, las obras pa­ra la in­dus­tria ga­lle­ga se eje­cu­tan en los ta­lle­res mien­tras que otras se lle­van a ca­bo en las pro­xi­mi­da­des de las par­ques. Co­mo la desa­rro­lla­da por la com­pos­te­la­na Wind1000, que tie­ne unos 50 ope­ra­rios en el puer­to ale­mán de Saas­nitz, en el pre­mon­ta­je de los ae­ro­ge­ne­ra­do­res de Wi­kin­ger, con­tra­to que le ha re­por­ta­do un año de tra­ba­jo.

Ro­ber­to Bou­zas, je­fe de Obra de Ner­vión In­dus­tries, in­ci­de no so­lo en la im­por­tan­cia que ha co­bra­do el sec­tor, sino tam­bién en su com­pa­ti­bi­li­dad con la cons­truc­ción na­val. «Am­bos sec­to­res pue­den y de­ben con­vi­vir jun­tos», apos­ti­lla.

Po­ten­cia y par­ques siguen cre­cien­do y los prin­ci­pa­les ope­ra­do­res con­fían en que se ge­ne­ren nue­vos en­car­gos, al hilo de nue­vos re­cin­tos en Reino Uni­do, Fran­cia y Ale­ma­nia. Na­van­tia tie­ne cla­ro por dón­de de­be tran­si­tar pa­ra se­guir ga­nan­do cuo­ta de mer­ca­do. «De­be­mos con­ti­nuar me­jo­ran­do la in­ge­nie­ría y los pro­ce­sos de fa­bri­ca­ción, así co­mo la op­ti­mi­za­ción de nues­tras ins­ta­la­cio­nes, al ob­je­to de se­guir ofer­tan­do en los ca­da vez más pro­fun­dos par­ques eó­li­cos ma­ri­nos. Es­truc­tu­ras ca­da vez más pe­sa­das y al­tas se­rán el re­to que nos ten­ga­mos que pre­pa­rar en el cor­to pla­zo», di­ce Mar­tín.

JUAN. S. G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.