Re­fu­gia­dos co­mo opor­tu­ni­dad

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - TECNOLOGÍA - Pa­tri­cia Bae­lo

Los eco­no­mis­tas ger­ma­nos ins­tan a ver la cri­sis mi­gra­to­ria co­mo una vía pa­ra fre­nar la fal­ta de mano de obra en la lo­co­mo­to­ra eu­ro­pea y co­mo un es­tí­mu­lo pa­ra el con­su­mo

En­tre el 2015 y el 2016, Ale­ma­nia dio co­bi­jo a más de 1,1 mi­llo­nes de re­fu­gia­dos, en su ma­yo­ría pro­ce­den­tes de Si­ria, Af­ga­nis­tán e Irak. Una ci­fra ré­cord que ha di­vi­di­do a la po­bla­ción ale­ma­na, que se de­ba­te en­tre la so­li­da­ri­dad ha­cia los más des­fa­vo­re­ci­dos y el re­cha­zo, ya sea por mie­do o por des­co­no­ci­mien­to. Pe­ro mien­tras los po­lí­ti­cos se ocu­pan de or­ga­ni­zar la aco­gi­da de de­man­dan­tes de asi­lo, los eco­no­mis­tas se ha­cen una so­la pre­gun­ta: ¿pue­de la lo­co­mo­to­ra eu­ro­pea asu­mir los cos­tes de se­me­jan­te cri­sis mi­gra­to­ria?

Se­gún los cálcu­los del Mi­nis­te­rio del In­te­rior, el Go­bierno de An­ge­la Mer­kel des­ti­nó el año pa­sa­do unos 21.700 mi­llo­nes de eu­ros al re­gis­tro, alo­ja­mien­to y ma­nu­ten­ción de in­mi­gran­tes, así co­mo a pos­te­rio­res me­di­das so­cia­les y de in­te­gra­ción. En el pre­sen­te ejer­ci­cio, la gran coa­li­ción ya ha re­ser­va­do pa­ra es­te pro­gra­ma otros 21.300 mi­llo­nes de los pre­su­pues­tos, a los que hay que su­mar los 1.400 que ha in­ver­ti­do en ayu­da hu­ma­ni­ta­ria pa­ra re­gio­nes en con­flic­to, el tri­ple que en el 2015. Su­mas que no han tar­da­do en des­per­tar re­ce­lo, tam­bién en­tre la pla­na po­lí­ti­ca.

Las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les son las que más se que­jan. El al­cal­de de Dort­mund, el so­cial­de­mó­cra­ta Ull­rich Sie­rau, cri­ti­ca que los 670 eu­ros que el Eje­cu­ti­vo cen­tral se com­pro­me­tió a con­ce­der por la tra­mi­ta­ción de ca­da so­li­ci­tud de asi­lo sean en­tre­ga­dos a los es­ta­dos fe­de­ra­dos, que los re­dis­tri­bu­yen de ma­ne­ra de­sigual. «Sin el di­ne­ro de Ber­lín no po­de­mos lograrlo», de­nun­cia en la mis­ma lí­nea la al­cal­de­sa de Lud­wigs­ha­fen, la con­ser­va­do­ra Eva Loh­se, quien ase­gu­ra que los mu­ni­ci­pios no es­tán re­ci­bien­do to­do lo que les co­rres­pon­de, más de 9.000 mi­llo­nes de eu­ros anua­les.

Sin em­bar­go, lo que mu­chos ig­no­ran son los efec­tos po­si­ti­vos del flu­jo migratorio en la eco­no­mía ale­ma­na. «Se pue­de con­si­de­rar un gran pro­gra­ma de es­tí­mu­los», sos­tie­ne Fer­di­nand Ficht­ner, del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Eco­nó­mi­cas (DIW), quien ins­ta a mi­rar más allá del cor­to pla­zo. Por ejem­plo, en el ám­bi­to del mer­ca­do la­bo­ral. Si bien se es­ti­ma que en un prin­ci­pio la ci­fra de des­em­plea­dos au­men­ta­rá en unas 70.000 per­so­nas más el pró­xi­mo año, los ex­per­tos pro­nos­ti­can que a me­dio y lar­go pla­zo, los re­fu­gia­dos ayu­da­rán a pa­liar el dé­fi­cit de mano de obra que su­fre la lo­co­mo­to­ra eu­ro­pea, que cuen­ta hoy con más de un mi­llón de em­pleos va­can­tes.

Es cier­to que no to­dos los que lle­gan es­tán cua­li­fi­ca­dos, y que su in­te­gra­ción en el mer­ca­do ger­mano re­sul­ta com­ple­ja por los trá­mi­tes bu­ro­crá­ti­cos y le­ga­les, ade­más del te­dio­so pro­ce­so de re­co­no­ci­mien­to de tí­tu­los aca­dé­mi­cos. Aun así, el je­fe del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción La­bo­ral y Aca­dé­mi­ca (IAB), Joa­chim Mö­ller, defiende que el ver­da­de­ro po­ten­cial de los re­cién lle­ga­dos re­si­de en su ju­ven­tud. Des­de el Deuts­che Bank ad­vier­ten que, sin in­mi­gran­tes, la po­bla­ción ac­ti­va del país men­gua­ría en unos 4,5 mi­llo­nes de per­so­nas en los pró­xi­mos cin­co o diez años.

Asi­mis­mo, la aco­gi­da de re­fu­gia­dos im­pul­sa tan­to el con­su­mo pú­bli­co, con ma­yor in­ver­sión en vi­vien­da social, co­mo el pri­va­do, es­cri­be el di­rec­tor del DIW, Mar­cel Fratzs­cher, en el dia­rio Han­dels­blatt. To­do ello con­du­ci­rá a un au­men­to del PIB de la lo­co­mo­to­ra, que ro­za­rá el 1,7 % en so­lo un lus­tro, es de­cir, unos 50.000 mi­llo­nes de eu­ros más que sin de­man­dan­tes de asi­lo. Por ello, y pe­se al desafío que su­po­ne, los eco­no­mis­tas ins­tan a los po­lí­ti­cos a ver es­ta cri­sis co­mo una opor­tu­ni­dad, en lu­gar de un las­tre.

Es­pe­cial­men­te por­que, des­pués de to­do, las ar­cas ale­ma­nas ce­rra­ron el 2016 no so­lo con deu­da ce­ro por ter­cer año con­se­cu­ti­vo, sino con un su­pe­rá­vit de 6.200 mi­llo­nes de eu­ros, de­bi­do a los ele­va­dos in­gre­sos fis­ca­les y los ba­jos ti­pos de in­te­rés. Co­mo re­co­no­ce el pro­pio mi­nis­tro de Fi­nan­zas, Wolf­gang Schäu­ble, de­fen­sor acé­rri­mo de la aus­te­ri­dad, «en Ale­ma­nia exis­ten los me­dios pa­ra afron­tar el re­to de la cri­sis mi­gra­to­ria».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.