ROBOBO, EL RO­BOT EDU­CA­TI­VO GA­LLE­GO

La em­pre­sa fe­rro­la­na Mint, im­pul­sa­da por cin­co pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios, di­se­ña y cons­tru­ye un ro­bot edu­ca­ti­vo di­ri­gi­do a los co­le­gios El in­ge­nio per­mi­te a los ni­ños pro­gra­mar y tra­ba­jar en dis­ci­pli­nas co­mo fí­si­ca o ló­gi­ca

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ma­nuel Blan­co

La em­pre­sa fe­rro­la­na Mint, im­pul­sa­da por cin­co pro­fe­so­res de In­ge­nie­ría y Di­se­ño In­dus­trial de la Uni­ver­si­da­de da Co­ru­ña, ha crea­do un ro­bot edu­ca­ti­vo cien por cien ga­lle­go bau­ti­za­do co­mo Robobo. El in­ge­nio per­mi­te a los ni­ños de la ESO apren­der pro­gra­ma­ción, en­tre otras ma­te­rias.

En unos años, el 57 % de los em­pleos de los paí­ses de la OC­DE es­ta­rán en pe­li­gro. Eso es lo que di­ce un in­for­me pre­sen­ta­do ha­ce unas se­ma­nas por dos pro­fe­so­res de Ox­ford, Mi­chael Os­bo­me y Craig Hol­mes. La te­sis prin­ci­pal de es­te es­tu­dio par­te de que la in­dus­tria 4.0, los pro­ce­sos de ro­bo­ti­za­ción de fá­bri­cas y em­pre­sas, en de­fi­ni­ti­va, trans­for­ma­rán el pai­sa­je de la eco­no­mía mun­dial a la vuel­ta de la es­qui­na. De­sa­pa­re­ce­rán pro­fe­sio­nes que han per­vi­vi­do du­ran­te si­glos, al tiem­po que apa­re­ce­rán otras ba­jo el pa­ra­guas de dis­ci­pli­nas co­mo la pro­gra­ma­ción o la ro­bó­ti­ca. Es es­ta nue­va reali­dad la que ex­pli­ca ini­cia­ti­vas co­mo la que ha­ce al­go más de un año alum­bra­ron cin­co pro­fe­so­res de in­ge­nie­ría y di­se­ño in­dus­trial de la Uni­ver­si­da­de da Co­ru­ña (UdC). Jun­tos, de­ci­die­ron crear Mint, el acró­ni­mo de Ma­nu­fac­tu­ra de In­ge­nios Tec­no­ló­gi­cos, una em­pre­sa cu­yo pri­mer pro­yec­to, un ro­bot edu­ca­ti­vo bau­ti­za­do co­mo Robobo, aca­ba de ser pre­mia­do.

Mint es una spin-off de la UdC lo­ca­li­za­da en el cam­pus de Fe­rrol que cuen­ta con sie­te so­cios: los cin­co pro­fe­so­res (Fran Be­llas, Abraham Prie­to, Ál­va­ro Dei­be, Ri­chard Du­ro y Fer­nan­do Ló­pez Pe­ña), ade­más de Ar­se­nio Igle­sias y la pro­pia uni­ver­si­dad. Los do­cen­tes te­nían mu­cha ex­pe­rien­cia en el cam­po de la ro­bó­ti­ca ha­bi­da cuen­ta de su ac­ti­vi­dad in­ves­ti­ga­do­ra y di­vul­ga­ti­va y fue así co­mo, a la vis­ta de la ra­di­cal trans­for­ma­ción en la que es­tá in­mer­sa la eco­no­mía mun­dial, de­ci­die­ron dar vida a es­te pro­yec­to.

Su pri­me­ra idea no fue de he­cho Robobo, sino La­pa, un sin­gu­lar ro­bot pen­sa­do pa­ra lim­piar los cas­cos de los bu­ques sin te­ner que sa­lir del agua, lo que su­pon­dría un no­ta­ble aho­rro de cos­tes. En mi­tad del pro­yec­to La­pa (que aún es­tá pen­dien­te de cul­mi­na­ción) de­ci­die­ron ac­ti­var el plan de di­se­ñar y crear un ro­bot edu­ca­ti­vo pa­ra aten­der una ne­ce­si­dad in­ci­pien­te: en­se­ñar a las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes dis­ci­pli­nas con un ca­rác­ter es­tra­té­gi­co en la eco­no­mía de nues­tros días.

Du­ran­te más de un año, los so­cios de la em­pre­sa han tra­ba­ja­do a des­ta­jo en la eje­cu­ción in­te­gral del ro­bot: hard­wa­re, soft­wa­re, elec­tró­ni­ca, de­sa­rro­llo de pro­to­ti­pos... Robobo es una idea cien por cien ga­lle­ga. To­do lo que hay de­trás de es­ta ini­cia­ti­va ha si­do pa­ri­do en las tie­rras de Breo­gán. Tan­to por la la­bor de los in­ge­nie­ros de Mint co­mo por la gran can­ti­dad de em­pre­sas de la co­mu­ni­dad con las que han con­ta­do pa­ra dar vida al in­ge­nio. Fir­mas en las que se apo­ya­ron pa­ra crear fí­si­ca­men­te los pro­to­ti­pos, la elec­tró­ni­ca, los mol­des, con­se­guir las cer­ti­fi­ca­cio­nes...

¿Pe­ro qué es Robobo? En reali­dad, no se tra­ta de un ro­bot, sino de un pro­yec­to edu­ca­ti­vo. Por­que Mint no so­lo ha di­se­ña­do y fa­bri­ca­do el pe­que­ño apa­ra­to. Tam­bién ha im­ple­men­ta­do unas uni­da­des di­dác­ti­cas con las que los pro­fe­so­res tra­ba­ja­rán con sus alum­nos. A par­tir de es­te ma­te­rial, los ni­ños de la ESO (en es­ta pri­me­ra fa­se es­tá pen­sa­do pa­ra es­ta fran­ja de edad) apren­de­rán a pro­gra­mar des­de un or­de­na­dor las fun­cio­nes del ro­bot. De tal for­ma que se­rán ellos, tras asi­mi­lar co­no­ci­mien­tos en ma­te­rias co­mo ma­te­má­ti­cas, fí­si­ca o ló­gi­ca, quie­nes de­ci­di­rán qué es ca­paz de ha­cer la má­qui­na.

EL PA­PEL DE SCRACTH

Robobo es ca­paz de se­guir una pe­lo­ta, sor­tear obs­tácu­los, re­pre­sen­tar emo­cio­nes... To­das es­tas fun­cio­nes son las que los ni­ños eje­cu­ta­rán a par­tir de las pau­tas mar­ca­das por el pro­fe­sor uti­li­zan­do Scratch, el len­gua­je de pro­gra­ma­ción vi­sual desa­rro­lla­do por el MIT que per­mi­te a los ni­ños pro­fun­di­zar en es­te cam­po sin te­ner que ab­sor­ber la com­ple­ja y ári­da sin­ta­xis de la pro­gra­ma­ción clá­si­ca.

El plan de ne­go­cio ini­cial con el que tra­ba­jan en Mint es el de co­mer­cia­li­zar es­te pro­yec­to en los co­le­gios. «Nues­tra idea —ex­pli­ca Fran Be­llas— es ven­der a los co­le­gios un pack de tres o cua­tro bots, una uni­da­des di­dác­ti­cas pa­ra que los pro­fe­so­res se­pan có­mo en­fo­car es­to y el soft­wa­re que le da vida».

Una de las ven­ta­jas que in­cor­po­ra el in­ge­nio de Mint es que se apo­ya en el uso de smartp­ho­nes (el te­lé­fono se co­lo­ca en la par­te su­pe­rior de la má­qui­na) y las in­con­ta­bles po­si­bi­li­da­des que ofre­cen, fun­cio­na­li­da­des que ade­más evo­lu­cio­nan y que per­mi­ti­rían ac­tua­li­zar el ro­bot sin ne­ce­si­dad de sus­ti­tuir el apa­ra­to, con lo que se ate­núa el ries­go de ob­so­les­cen­cia. De he­cho, el pro­yec­to es­tá pen­sa­do pa­ra que ca­da ni­ño uti­li­ce su pro­pio te­lé­fono in­te­li­gen­te. Con so­lo des­car­gar la apli­ca­ción, ya es­ta­ría pre­pa­ra­do pa­ra ope­rar. Lo ex­pli­ca Abraham Prie­to: «El mó­vil es un ele­men­to muy atrac­ti­vo pa­ra el ni­ño. Cuan­do le di­ces que va a ju­gar con un ro­bot en su mó­vil, que le va a en­se­ñar a ha­cer co­sas, y que in­clu­so se va a ir a ca­sa y po­drá se­guir tras­tean­do, re­sul­ta muy efi­caz. Pe­ro ade­más el mó­vil nos per­mi­te siem­pre es­tar en la cres­ta de la ola tec­no­ló­gi­ca».

Mint pre­vé lan­zar al mer­ca­do en oc­tu­bre la pri­me­ra se­rie de pro­duc­ción in­dus­trial, pa­ra lo que ya cuen­tan con un dis­tri­bui­dor en Ga­li­cia. Se­rán unas mil uni­da­des, aun­que el pri­mer blo­que cons­ta­rá de 250. Las sen­sa­cio­nes con las que tra­ba­jan los res­pon­sa­bles de la com­pa­ñía son muy op­ti­mis­tas por­que la acep­ta­ción en los co­le­gios a los que les han pre­sen­ta­do el pro­yec­to han si­do muy po­si­ti­vas.

| JO­SÉ PARDO

Abraham Prie­to (en pri­mer tér­mino) y Fran Be­llas, en el la­bo­ra­to­rio de Mint con el Robobo en ac­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.