EL AGROTECH TO­MA LOS GRAN­DES PRO­YEC­TOS AGRÍ­CO­LAS DE GA­LI­CIA

El agrotech, el im­pul­so in­no­va­dor y mo­der­ni­za­dor que es­tá trans­for­man­do la agri­cul­tu­ra a ni­vel mun­dial, ya en­cuen­tra en Ga­li­cia cla­ros ex­po­nen­tes La in­cor­po­ra­ción de nue­vos cul­ti­vos y so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas de van­guar­dia dan for­ma a una re­vo­lu­ción que ca

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ma­nuel Ca­sal

Exis­ten tó­pi­cos que, por re­ver­be­ra­ción, aca­ban di­bu­jan­do aquel bos­que que no de­ja­ba ver los ár­bo­les. A la agri­cul­tu­ra, sin ir más le­jos, la sa­cu­de des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les una ima­gen tan arrai­ga­da co­mo im­pre­ci­sa. En Ga­li­cia, por ejem­plo, se sos­tie­ne con de­ma­sia­da fre­cuen­cia que es una ac­ti­vi­dad po­bre, de ba­jo per­fil aña­di­do, orien­ta­da a la sub­sis­ten­cia... Y pue­de que al­go de ello aún per­vi­va, pe­ro es­to es tan cier­to co­mo que con­vi­ve con su an­ta­go­nis­ta. Una agri­cul­tu­ra mo­der­na, in­no­va­do­ra, com­pe­ti­ti­va, efi­cien­te e im­bri­ca­da en las gran­des ca­de­nas de va­lor que pi­lo­tan la eco­no­mía mun­dial. En Ga­li­cia no es di­fí­cil lo­ca­li­zar hoy multitud de ini­cia­ti­vas em­pre­sa­ria­les de ca­rác­ter agrí­co­la que ca­mi­nan en una di­rec­ción en la que, por otro la­do, Ho­lan­da fue y si­gue sien­do un re­fe­ren­te in­cues­tio­na­ble. Un fa­ro con el que guiar­se.

Cuan­do Es­pa­ña se in­cor­po­ró a la Unión Eu­ro­pa en 1986, los po­lí­ti­cos de me­dio con­ti­nen­te sa­lu­da­ron la no­ti­cia. A su ve­ra, sus com­pa­trio­tas agri­cul­to­res tem­bla­ban por la ca­pa­ci­dad y los cos­tes de pro­duc­ción de sus co­le­gas ibé­ri­cos. En el país de los tu­li­pa­nes, sin ir más le­jos, los pro­pie­ta­rios de los mi­les de in­ver­na­de­ros que sal­pi­can el te­rri­to­rio gas­ta­ban ca­da año una for­tu­na en ener­gía, mien­tras a los es­pa­ño­les, por su cli­ma na­tu­ral, ape­nas les cos­ta­ba na­da. Cons­cien­tes de la si­tua­ción, los pro­fe­sio­na­les de los Paí­ses Ba­jos de­ci­die­ron co­ger el to­ro por los cuer­nos y se­guir el úni­co ca­mino que les po­día ga­ran­ti­zar se­guir sien­do com­pe­ti­ti­vos: mo­der­ni­zar­se e in­ves­ti­gar, apos­tar por lo que se ha bau­ti­za­do co­mo agrotech. El re­sul­ta­do, tres dé­ca­das des­pués, no ad­mi­te dis­cu­sión: Ho­lan­da es el se­gun­do ex­por­ta­dor agro­pe­cua­rio del mun­do des­pués de Es­ta­dos Uni­dos, un es­ta­do tres­cien­tas ve­ces más gran­de en su­per­fi­cie.

El agri­cul­tor me­dio ho­lan­dés no es un ciu­da­dano con in­gre­sos ba­jos y sin ape­nas for­ma­ción co­mo ven­drían a con­den­sar los tó­pi­cos, sino que tie­ne un gra­do uni­ver­si­ta­rio, co­no­ce el mer­ca­do y las nue­vas tec­no­lo­gías. Un per­fil muy pa­re­ci­do al que se pue­de iden­ti­fi­car en la ac­tua­li­dad en multitud de ini­cia­ti­vas agrí­co­las im­pul­sa­das en las tie­rras de Breo­gán.

La in­no­va­ción ha lle­ga­do al cam­po ga­lle­go pa­ra que­dar­se, y se­gu­ra­men­te sea es­ta una de las vías más efi­ca­ces pa­ra ha­cer reali­dad uno de los gran­des re­tos que des­de ha­ce años vi­ve ins­ta­la­do co­mo una ho­ja pe­ren­ne en la agen­da po­lí­ti­ca ga­lai­ca: la ne­ce­si­dad de fi­jar po­bla­ción en el ru­ral. Ha­ce so­lo unos días, el Clús­ter Ali­men­ta­rio de Ga­li­cia en­tre­ga­ba los pre­mios del Fo­ro Ga­li­cia Ali­men­ta­ción, al que ha­bían con­cu­rri­do 40 can­di­da­tu­ras, ca­da una de ellas un com­pen­dio de es­fuer­zos co­lec­ti­vos en los que la in­no­va­ción y la pro­fe­sio­na­li­za­ción fi­gu­ra­ban co­mo de­no­mi­na­do­res co­mu­nes.

La agri­cul­tu­ra ofre­ce hoy en Ga­li­cia ex­pe­rien­cias de éxi­to que de­mues­tran que, con ini­cia­ti­va, te­na­ci­dad y bue­na ges­tión, se pue­de cons­truir un sec­tor de fu­tu­ro. El ca­so del gru­po Agroamb, que pa­só de ser una pe­que­ña fir­ma de ser­vi­cios agrí­co­las a un re­fe­ren­te en el sec­tor en el ám­bi­to de la agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión y la ela­bo­ra­ción de abo­nos a par­tir de re­si­duos bio­de­gra­da­bles, en­tre otras ac­ti­vi­da­des, Ki­wi Atlán­ti­co, Acei­tes Abril, las fre­sas de Su­rex­port en Be­gon­te, los arán­da­nos de Hor­ti­ci­na en Cer­di­do... ¿Y qué de­cir del im­pa­ra­ble cre­ci­mien­to del sec­tor vi­ti­vi­ní­co­la ga­lle­go y sus cin­co de­no­mi­na­cio­nes de ori­gen? Pe­ro la in­no­va­ción tam­bién es iden­ti­fi­ca­ble en la for­ma en la que se es­tán or­ga­ni­zan­do des­de ha­ce años los pro­fe­sio­na­les del sec­tor. La Fe­de­ra­ción Ga­le­ga de Me­dio Am­bien­te (Fe­ga­ma), la Aso­cia­ción de De­sen­vol­ve­men­to Ru­ral Ode­ga o la Pla­ta­for­ma Tec­no­ló­gi­ca Ga­lle­ga Agroa­li­men­ta­ria son ape­nas tres ejem­plos de es­te cau­dal mo­der­ni­za­dor.

De­trás de ca­da una de es­tas ex­pe­rien­cias, que no son más que un pe­que­ño mues­tra­rio de un fe­nó­meno que da vida al sec­tor agrí­co­la ga­lle­go, sub­ya­ce una con­tri­bu­ción que ayu­da a des­te­rrar aquel es­te­reo­ti­po del pro­fe­sio­nal po­bre e ig­no­ran­te al tiem­po que con­sa­gra un sec­tor pu­jan­te y con fu­tu­ro que, al ca­lor del co­no­ci­mien­to y la tec­no­lo­gía, ha de pro­cu­rar unas cuan­tas ale­grías a la eco­no­mía ga­lle­ga.

RE­TOS DE FU­TU­RO

Un sec­tor que tie­ne re­tos por de­lan­te en ma­te­ria tec­no­ló­gi­ca, co­mo la in­cor­po­ra­ción de los sis­te­mas de ges­tión de la in­for­ma­ción (el big da­ta se­rá una he­rra­mien­ta fun­da­men­tal en el cam­po del fu­tu­ro). O la in­cor­po­ra­ción de ele­men­tos de la in­dus­tria 4.0 pa­ra una ges­tión más efi­cien­te de las ca­de­nas de va­lor. O la adop­ción de so­lu­cio­nes in­no­va­do­ras di­ri­gi­das a me­jo­rar el con­trol de la ca­li­dad en las ca­de­nas de su­mi­nis­tro de los pro­duc­tos agrí­co­las, fun­da­men­ta­les pa­ra avan­zar en el in­ne­go­cia­ble te­rreno de la tra­za­bi­li­dad. Ob­je­ti­vos de fu­tu­ro pa­ra edi­fi­car el cam­po ga­lle­go de siglo XXI.

ILUS­TRA­CIÓN: MA­RÍA PEDREDA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.