EL IVA EN TIEM­PO REAL DES­BOR­DA A LAS EM­PRE­SAS

La im­plan­ta­ción del Su­mi­nis­tro In­me­dia­to de In­for­ma­ción (SII), que obli­ga­rá a las gran­des em­pre­sas a re­mi­tir sus fac­tu­ras al fis­co ca­si en tiem­po real, ha ge­ne­ra­do in­cer­ti­dum­bre.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Gabriel Le­mos

El tan te­mi­do mo­men­to ha lle­ga­do. En me­nos de una se­ma­na, el pró­xi­mo 1 de ju­lio, cer­ca de 1.500 gran­des em­pre­sas ga­lle­gas (unas 62.000 en to­da Es­pa­ña) ten­drán que em­pe­zar a re­mi­tir sus fac­tu­ras al fis­co ca­si en tiem­po real. El nue­vo sis­te­ma di­se­ña­do por la Agencia Tri­bu­ta­ria pa­ra la ges­tión del IVA, bau­ti­za­do co­mo Su­mi­nis­tro In­me­dia­to de In­for­ma­ción (SII), se­rá obli­ga­to­rio pa­ra las com­pa­ñías que fac­tu­ren más de seis mi­llo­nes de eu­ros al año y pa­ra aque­llas aco­gi­das al ré­gi­men es­pe­cial de gru­pos (REGE) o ins­cri­tas en el Re­gis­tro de De­vo­lu­ción Men­sual del IVA (Re­de­me).

To­das ellas en­tra­rán en una suer­te de Gran Her­mano fis­cal, en el que de­be­rán re­mi­tir a Ha­cien­da to­das sus fac­tu­ras en los cua­tro días si­guien­tes a su emi­sión, un pla­zo que so­lo se am­plia­rá en los seis pri­me­ros me­ses de vi­gen­cia del nue­vo sis­te­ma, cuan­do se les con­ce­de­rá el do­ble de tiem­po. El cam­bio, ade­más de las im­pli­ca­cio­nes tri­bu­ta­rias, su­pon­drá to­do un re­to or­ga­ni­za­ti­vo, co­mo des­ta­ca el pre­si­den­te de la Con­fe­de­ra­ción de Em­pre­sa­rios de Ga­li­cia, Antón Arias, que ex­pli­ca que las com­pa­ñías afec­ta­das «han de ajus­tar sus re­cur­sos, tan­to hu­ma­nos co­mo in­for­má­ti­cos, a un mo­de­lo nue­vo que im­pli­ca cam­bios en las re­la­cio­nes con la Ad­mi­nis­tra­ción».

Y ese cam­bio pue­de de­mo­rar­se más de lo pre­vis­to. «Va a ser muy di­fí­cil lle­gar a tiem­po», re­co­no­ce la pre­si­den­ta del Co­le­gio de Ges­to­res Ad­mi­nis­tra­ti­vos de Ga­li­cia, Pi­lar Ote­ro, que tie­ne du­das tam­bién de có­mo res­pon­de­rá el sis­te­ma in­for­má­ti­co de la Agencia Tri­bu­ta­ria. Por to­dos es­tos mo­ti­vos, re­cuer­da Arias, des­de la CEOE se pi­dió en va­rias oca­sio­nes al Go­bierno que desis­tie­se de im­plan­tar un sis­te­ma que no con­si­de­ran «el idó­neo pa­ra un país co­mo Es­pa­ña» o que, por lo me­nos, re­tra­sa­se su im­plan­ta­ción unos me­ses, has­ta enero del 2018. Pe­ro las sú­pli­cas han caí­do en sa­co ro­to.

En lo úni­co en lo que ha tran­si­gi­do Ha­cien­da es en am­pliar los pla­zos de pre­sen­ta­ción de las fac­tu­ras du­ran­te los seis pri­me­ros me­ses de apli­ca­ción del sis­te­ma y en ad­mi­tir que las em­pre­sas ins­cri­tas en el Re­de­me que no quie­ran te­ner que cum­plir con los nue­vos re­qui­si­tos pue­dan dar­se de ba­ja de es­te re­gis­tro pa­ra no aco­ger­se al SII. «Qué ven­ta­jas ten­drá es­to si hay quien re­nun­cia a una de­vo­lu­ción men­sual so­lo por no en­trar», iro­ni­za Luis del Amo, se­cre­ta­rio téc­ni­co del Re­gis­tro de Eco­no­mis­tas Ase­so­res Fis­ca­les.

Pe­ro la im­plan­ta­ción no es ne­ga­ti­va pa­ra to­das las em­pre­sas. Hay quienes han vis­to en el nue­vo sis­te­ma una opor­tu­ni­dad de ne­go­cio, co­mo la co­ru­ñe­sa En­xen­dra, una fir­ma tec­no­ló­gi­ca es­pe­cia­li­za­da en so­lu­cio­nes de fac­tu­ra­ción elec­tró­ni­ca, que ha desa­rro­lla­do una pla­ta­for­ma con la que sus clien­tes pue­den con­ver­tir las fac­tu­ras al for­ma­to con el que tra­ba­ja la Agencia Tri­bu­ta­ria, co­mu­ni­car la in­for­ma­ción al fis­co den­tro de los pla­zos es­ta­ble­ci­dos y re­ci­bir la res­pues­ta de con­for­mi­dad de la trans­mi­sión de da­tos. In­no­va­cio­nes que les han per­mi­ti­do cre­cer con fuer­za en los úl­ti­mos me­ses. «Por nues­tra ex­pe­rien­cia con em­pre­sas me­dia­nas y gran­des es­ta­mos vien­do que al­gu­nas se es­tán pre­pa­ran­do y, aun­que un po­co jus­tas, lle­ga­rán a tiem­po», ex­pli­ca Brais Mén­dez, con­se­je­ro de­le­ga­do de En­xen­dra, quien sin em­bar­go ma­ti­za que «hay otras que es muy di­fí­cil que el 1 de ju­lio pue­dan es­tar lis­tas, porque to­da­vía se es­tán acer­can­do a no­so­tros pa­ra co­no­cer el pro­duc­to y pe­dir ofer­tas».

Mén­dez des­ta­ca que, aun­que hay cam­bios ad­mi­nis­tra­ti­vos y tri­bu­ta­rios (se pi­den más da­tos en la fac­tu­ra), la ver­da­de­ra trans­for­ma­ción pa­ra las em­pre­sas es en los pro­ce­di­mien­tos. «Ya no po­drán emi­tir el 20 de fe­bre­ro fac­tu­ras del 5 de enero, que an­tes no era le­gal pe­ro se ha­cía».

UNA JUGOSA BA­SE DE DA­TOS

Des­de el pun­to de vis­ta fis­cal, Carlos del Pino, so­cio de Pin&Del Pino Abo­ga­dos y Ase­so­res Tri­bu­ta­rios y de­le­ga­do en Ga­li­cia del ga­bi­ne­te de es­tu­dios de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Ase­so­res Fis­ca­les, des­ta­ca que «la prin­ci­pal con­se­cuen­cia del SII se­rá el pun­to de in­fle­xión que su­pon­drá en las re­la­cio­nes en­tre Ad­mi­nis­tra­ción y con­tri­bu­yen­tes y en­tre los pro­pios con­tri­bu­yen­tes». Y es que, sub­ra­ya, la nue­va he­rra­mien­ta per­mi­ti­rá a la Agencia Tri­bu­ta­ria con­tro­lar ca­si en tiem­po real el 85 % de la fac­tu­ra­ción emi­ti­da en Es­pa­ña, in­for­ma­ción que po­drá tra­tar de for­ma agre­ga­da (big da­ta), y que no so­lo le per­mi­ti­rá ini­ciar pro­ce­di­mien­tos de re­vi­sión pa­ra cues­tio­nar las de­duc­cio­nes que se apli­quen las em­pre­sas por de­ter­mi­na­das ope­ra­cio­nes (ta­lle­res, com­bus­ti­ble, vehícu­los, ho­te­les...). Pe­ro esa in­for­ma­ción no se cir­cuns­cri­be so­lo a las gran­des com­pa­ñías su­je­tas al SII, sino que la Agencia Tri­bu­ta­ria tam­bién ac­ce­de­rá, de for­ma in­di­rec­ta, a in­for­ma­ción de otras em­pre­sas que no es­tán den­tro del sis­te­ma, pe­ro cu­yos pro­vee­do­res sí lo es­tán.

«Se tra­ta de una me­di­da cu­ya úni­ca mo­ti­va­ción es re­cau­da­to­ria. El vo­lu­men de in­for­ma­ción que se va a fa­ci­li­tar a la Ad­mi­nis­tra­ción, tra­ta­da con he­rra­mien­tas de pro­ce­sa­mien­to de da­tos in­te­li­gen­tes, se en­cuen­tra muy al lí­mi­te de lo que en un Es­ta­do de De­re­cho re­sul­ta­ría ad­mi­si­ble. Te­nien­do en cuen­ta, ade­más, que la se­gu­ri­dad in­for­má­ti­ca ple­na es inal­can­za­ble, se­gu­ra­men­te el SII nos de­pa­re sor­pre­sas co­mo con­se­cuen­cia del uso in­de­bi­do e in­de­sea­do de to­da la in­for­ma­ción vol­ca­da en la ba­se de da­tos de la Agencia Tri­bu­ta­ria», apun­ta Del Pino.

Pe­ro, ¿qué pa­sa­rá con aque­llas em­pre­sas que no se adap­ten al nue­vo sis­te­ma el 1 de ju­lio? Luis del Amo ex­pli­ca que, pe­se a las promesas lan­za­das des­de el fis­co, que ase­gu­ra que se­rán fle­xi­bles en los pri­me­ros me­ses de apli­ca­ción del nue­vo sis­te­ma, no hay se­gu­ri­dad de que no se va­ya a san­cio­nar a las em­pre­sas que no cum­plan los re­qui­si­tos. Las mul­tas pue­den lle­gar al 1 % del vo­lu­men de las ope­ra­cio­nes no re­gis­tra­das co­rrec­ta­men­te.

Pe­ro no so­lo hay temor a las san­cio­nes. Co­mo ex­pli­ca Antonio Fon­ten­la, pre­si­den­te de la pa­tro­nal co­ru­ñe­sa, exis­te preo­cu­pa­ción por que, «una vez tes­ta­do en las com­pa­ñías que más fac­tu­ran, la obli­ga­to­rie­dad del SII se ex­tien­da a la to­ta­li­dad de las em­pre­sas», una creen­cia ge­ne­ra­li­za­da en círcu­los tri­bu­ta­rios, pe­se a los in­ten­tos de Ha­cien­da por ne­gar­la.

La nue­va he­rra­mien­ta da­rá al fis­co ac­ce­so pleno al 85 % de la fac­tu­ra­ción emi­ti­da en Es­pa­ña, que in­clu­ye tam­bién in­for­ma­ción de em­pre­sas no aco­gi­das al SII

ILUSTRACIÓN: MARÍA PEDREDA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.