La ver­dad en re­tro­ce­so

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Juan Carlos Mar­tí­nez

Di­cen que las he­me­ro­te­cas son trai­do­ras. Pe­ro los que tra­ba­ja­mos con ellas te­ne­mos una vi­sión más po­si­ti­va. Leer en La Voz de ha­ce de­ce­nios a prohom­bres co­mo Rof Co­di­na, co­mo Do­min­go Qui­ro­ga, co­mo otros aún vi­vos que no ci­ta­mos por si al­guno se nos ol­vi­da, lo re­con­ci­lia a uno con el gé­ne­ro hu­mano y con su don de la pa­la­bra. Aque­llas bue­nas per­so­nas usa­ban el in­te­lec­to pa­ra de­tec­tar los ma­les del país y pa­ra ima­gi­nar­les re­me­dios ade­cua­dos, sin el mí­ni­mo tri­bu­to a la con­ve­nien­cia o al par­ti­dis­mo. Na­da que ver con lo que ha­cen aho­ra tan­tos per­so­na­jes con ac­ce­so a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

En es­tos tiem­pos en que la mu­le­ti­lla de mo­da pa­ra res­pon­der a cual­quier pre­gun­ta es «pues, la ver­dad...», re­sul­ta que la ver­dad no cuen­ta pa­ra na­da. Pron­to ha­brá eco­no­mis­tas que es­tu­dia­rán lo que cues­tan a las so­cie­da­des la men­ti­ra y su pri­mo el eu­fe­mis­mo. Hoy, de­cir la ver­dad pa­re­ce fal­ta de ha­bi­li­dad po­lí­ti­ca. Ahí te­ne­mos el ejem­plo del ministro de Ha­cien­da, Cris­tó­bal Mon­to­ro, que ca­si con­si­guió que se bo­rra­ra de los dic­cio­na­rios el con­cep­to am­nis­tía fis­cal. Des­de que el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal sen­ten­ció que la úl­ti­ma era in­jus­ta e ile­gal, vuel­ve a so­nar­nos a hue­co eso de la re­gu­la­ri­za­ción ex­traor­di­na­ria y otras com­po­si­cio­nes he­chas a me­di­da. Otro que se ha lu­ci­do es su com­pa­ñe­ro el ti­tu­lar de Jus­ti­cia, que des­pués de ce­rrar di­si­mu­la­da­men­te el pe­no­so epi­so­dio del fis­cal an­ti­co­rrup­ción con la ex­cu­sa de las «ra­zo­nes per­so­na­les» del ce­sa­do, vino a pre­su­mir pú­bli­ca­men­te de lo bien que ha­bía re­suel­to la cri­sis.

Las so­cie­da­des, y sus eco­no­mías, ne­ce­si­tan con­fian­za pa­ra fun­cio­nar co­rrec­ta­men­te. Y es­to es así des­de el ini­cio de las ci­vi­li­za­cio­nes, cuan­do los je­fes lle­ga­ban al man­do porque eran más ge­ne­ro­sos que sus ri­va­les y no se les co­no­cía fal­se­dad. Nues­tros je­fes ci­ca­te­ros y men­ti­ro­sos con­tra­di­cen las le­yes de la evo­lu­ción hu­ma­na. Con su es­ti­lo nun­ca lo­gra­re­mos im­plan­tar la res­pon­sa­bi­li­dad fis­cal, que es un pac­to pro­pio de ci­vi­li­za­cio­nes avan­za­das, ni tan­tas otras res­pon­sa­bi­li­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.