In­for­me a un par­la­men­to

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - XO­SÉ CARLOS ARIAS Ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía de la Uni­ver­si­da­de de Vi­go

Al fin lle­ga al par­la­men­to la cues­tión de la de­ba­cle ban­ca­ria vi­vi­da en Es­pa­ña en el úl­ti­mo de­ce­nio. Cuan­do ya ha pa­sa­do un tiem­po in­ter­mi­na­ble des­de que se de­tec­ta­ron los pro­ble­mas, la co­mi­sión so­bre la cri­sis ban­ca­ria ad­qui­ri­rá pro­ta­go­nis­mo a par­tir del mes de ju­lio. Más va­le tar­de que nun­ca, pe­ro re­cuér­de­se, co­mo pun­to de com­pa­ra­ción, que el Con­gre­so nor­te­ame­ri­cano pu­so en mar­cha un pro­ce­so análo­go ya en el 2009, y que en el 2011 pu­bli­có su fa­mo­so (y ex­ce­len­te) in­for­me de con­clu­sio­nes,

Fi­nan­cial Cri­sis In­quiry Re­port.

En to­do ca­so, es ver­dad que el que se ha­ga aho­ra per­mi­te un aná­li­sis más com­ple­to de la his­to­ria de esa cri­sis. Aun­que, des­gra­cia­da­men­te, no se tra­te de un asun­to ya ce­rra­do, co­mo ha ve­ni­do a mos­trar el re­cien­te co­lap­so del Ban­co Po­pu­lar, el cual, ade­más, ha des­men­ti­do tam­bién una de las fal­sas ver­da­des es­ta­ble­ci­das en los úl­ti­mos años: que aque­llo tu­vo que ver úni­ca­men­te

con las an­ti­guas ca­jas de aho­rro, que­dan­do los ban­cos al mar­gen de los pro­ble­mas. En­tre otras co­sas, va que­dan­do acre­di­ta­do que el ori­gen del agu­je­ro en las cuen­tas del Po­pu­lar no es de­ma­sia­do di­fe­ren­te de lo acon­te­ci­do en nu­me­ro­sas ca­jas.

Pa­ra los tra­ba­jos de esa co­mi­sión lle­ga en el mo­men­to opor­tuno el In­for­me so­bre la cri­sis fi­nan­cie­ra y ban­ca­ria en Es­pa­ña,

2008-2014, que aca­ba de pu­bli­car el Ban­co de Es­pa­ña. Lo pri­me­ro que ca­be de­cir es que se tra­ta de un ex­ce­len­te es­tu­dio que es­ta­ble­ce un re­la­to de los acon­te­ci­mien­tos vi­vi­dos por el sis­te­ma ban­ca­rio en el pa­sa­do re­cien­te que pro­ba­ble­men­te sea con­si­de­ra­do ca­nó­ni­co en el fu­tu­ro. Par­ti­cu­lar in­te­rés tie­ne el exa­men del pe­río­do de ex­pan­sión, en el que se fue fra­guan­do la tor­men­ta; un pe­río­do en el que el cré­di­to cre­ció a unas ta­sas en­lo­que­ci­das, in­cre­men­tán­do­se en un 221 % en­tre el 2001 y el 2007, cuan­do el cre­ci­mien­to de la eco­no­mía real fue del 28 %. De ello, la par­te prin­ci­pal co­rres­pon­dió a la fi­nan­cia­ción de la vi­vien­da, que cre­ció a ta­sas me­dias acu­mu­la­ti­vas de ca­si un 20 % al año. Vis­to des­de la pers­pec­ti­va de hoy, ¿a dón­de íba­mos con eso?

Lue­go se su­ce­den los aná­li­sis, siem­pre in­tere­san­tes y bien do­cu­men­ta­dos, del pe­río­do es­tric­to de cri­sis, so­bre to­do en su fa­se más agu­da (2012-013), cuan­do en­tra en vi­gor la operación eu­ro­pea de res­ca­te; el co­mien­zo de la nor­ma­li­za­ción; la pro­gre­si­va in­tro­duc­ción de nue­vos mar­cos re­gu­la­to­rios; y una de­ta­lla­da pre­sen­ta­ción cuan­ti­ta­ti­va de las ac­tua­cio­nes pú­bli­cas de apo­yo al sis­te­ma fi­nan­cie­ro: o sea, en tér­mi­nos más des­car­na­dos, el cos­te de esa cri­sis pa­ra el con­jun­to de los ciu­da­da­nos. En re­su­men, se di­ce, des­de el 2009 has­ta fi­na­les del 2015 ca­tor­ce en­ti­da­des fi­nan­cie­ras re­ci­bie­ron ayu­das de ca­pi­tal por va­lor de 59.959 mi­llo­nes de eu­ros, lo que equi­va­le a un 5,6 % del PIB del 2015. El efec­to más di­rec­to de to­do ello fue el des­me­su­ra­do in­cre­men­to de la deu­da pú­bli­ca, que cre­ció en unos 50.300 mi­llo­nes por cau­sa de esas ac­tua­cio­nes.

Hay un pun­to muy im­por­tan­te en el que el in­for­me del Ban­co de Es­pa­ña re­sul­ta del to­do in­su­fi­cien­te: el no re­co­no­ci­mien­to de sus pro­pias —y muy no­to­rias— res­pon­sa­bi­li­da­des. ¿Dón­de es­ta­ba el ban­co du­ran­te la ex­plo­sión del cré­di­to pre­via a la cri­sis? Porque hoy sa­be­mos, en­tre otras co­sas, que sus ins­pec­to­res otea­ban el desas­tre ya en el 2006 y así lo hi­cie­ron sa­ber a sus su­pe­rio­res. ¿Y qué ca­be de­cir res­pec­to a su ac­tua­ción en la ges­tión del rosario de cri­sis, des­de el ca­so Ban­kia al del Po­pu­lar? Ale­ga el in­for­me que, co­mo su­per­vi­so­res, no con­ta­ban con los ins­tru­men­tos ade­cua­dos, y que en eso no es­tu­vie­ron so­los, pues el con­jun­to de los ban­cos cen­tra­les han te­ni­do que ir cam­bian­do sus con­cep­tos y sis­te­mas de re­gu­la­ción. En eso no les fal­ta ra­zón, pe­ro los fa­llos han si­do aquí tan cla­mo­ro­sos que esa dis­cul­pa sue­na más bien pa­té­ti­ca.

| JUAN CARLOS HI­DAL­GO

De Guin­dos po­dría com­pa­re­cer en la co­mi­sión so­bre el ori­gen de la cri­sis ban­ca­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.