Las he­rra­mien­tas con las que cam­bia­rán el mun­do

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EN PORTADA -

Tres son los ins­tru­men­tos que hoy es­tán re­le­gan­do a las ti­zas en las au­las: los kits de Le­go, las pla­cas Ar­duino y el len­gua­je Scratch.

LE­GO WEDO, LA PRI­ME­RA PIE­DRA

Idea­do pa­ra los más pe­que­ños (a par­tir de 7 años), es­te pa­que­te de la lí­nea de ro­bó­ti­ca de los clá­si­cos blo­ques in­ter­co­nec­ta­bles se com­po­ne de un par de mo­to­res y sen­so­res de dis­tan­cia e in­cli­na­ción. Con las pie­zas de co­lo­res, los ni­ños crean sus pro­pios ca­cha­rros —no­rias, co­co­dri­los, co­ches— y, lue­go, los pro­gra­man pa­ra que res­pon­dan a ins­truc­cio­nes bá­si­cas, co­mo por ejem­plo que el ani­mal de plás­ti­co cie­rre la bo­ca en cuan­to de­tec­te un de­do en su in­te­rior.

AR­DUINO, EL REY DEL «DIY»

Es una pla­ca pro­gra­ma­ble con un mi­cro­con­tro­la­dor, co­mo un chip que con­tie­ne un or­de­na­dor, muy li­mi­ta­do, pe­ro un or­de­na­dor. Tie­ne su pro­pia CPU, su pro­pia me­mo­ria. Y tie­ne una se­rie de en­tra­das y sa­li­das, co­nec­to­res. Lo que per­mi­te Ar­duino es pro­gra­mar es­te chip, dar­le ins­truc­cio­nes pa­ra que en­víe elec­tri­ci­dad por los pi­nes o mi­da la que le lle­ga. ¿Es­to que quie­re de­cir? Que a la pla­ca se pue­de co­nec­tar cual­quier ti­po de com­po­nen­te elec­tró­ni­co, des­de lo más sim­ple, co­mo un LED (po­de­mos ha­cer que se en­cien­da y se apa­gue ca­da me­dio se­gun­do), has­ta co­sas más com­ple­jas co­mo mo­to­res, sen­so­res de tem­pe­ra­tu­ra, ace­le­ró­me­tro, brú­ju­las di­gi­ta­les, pan­ta­llas de to­do ti­po... In­clu­so cons­truir un ro­bot. Lo ideal es uti­li­zar­lo con ni­ños ma­yo­res de 10 u 11 años, que tie­nen ya cier­ta ex­pe­rien­cia. Tra­ba­ja con elec­tró­ni­ca pu­ra y re­quie­re un len­gua­je de pro­gra­ma­ción pro­fe­sio­nal, no de apren­di­za­je.

MICROBIT, PA­RA INI­CIAR­SE

Si­mi­lar a Ar­duino, pe­ro más ade­cua­do pa­ra eda­des más tem­pra­nas es Microbit, un or­de­na­dor di­dác­ti­co de bol­si­llo, del ta­ma­ño de una tar­je­ta de cré­di­to, que fun­cio­na con un len­gua­je vi­sual ba­sa­do en blo­ques, muy pa­re­ci­do al Scratch. A es­ta pla­ca se le pue­den co­nec­tar com­po­nen­tes uti­li­zan­do ca­bles de co­co­dri­lo, con pin­zas y co­nec­to­res gran­des mu­cho más fá­ci­les de ma­ne­jar. ¿Pa­ra qué se uti­li­zan? Pa­ra apren­der, de for­ma ex­pe­ri­men­tal, con­cep­tos re­la­cio­na­dos con la pro­gra­ma­ción y la ro­bó­ti­ca, des­de crear vi­deo­jue­gos a ro­bots que so­lu­cio­nan la­be­rin­tos, alar­mas an­ti­rro­bo pa­ra mo­chi­las o ju­gue­tes elec­tró­ni­cos.

SCRATCH, CO­MO UN JUE­GO

Es un len­gua­je de pro­gra­ma­ción, desa­rro­lla­do por el MIT (Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Mas­sa­chu­setts) en el año 2011. Vi­sual y muy in­tui­ti­vo, in­tro­du­ce a los ni­ños en el mun­do de la pro­gra­ma­ción sin que ape­nas se den cuen­ta de que es­tán apren­dien­do a dar las ins­truc­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra que una má­qui­na fun­cio­ne. Ellos mue­ven blo­ques y la fi­gu­ra que tie­nen en el or­de­na­dor obe­de­ce esas ór­de­nes. Ma­ni­pu­lan au­dios, grá­fi­cos y se­cuen­cias de co­man­dos y, así, dan for­ma a sus pro­pias his­to­rias y vi­deo­jue­gos, con­vir­tién­do­se en crea­do­res. Scratch es gra­tui­to y pue­de des­car­gar­se e ins­ta­lar­se en el or­de­na­dor, o eje­cu­tar­se a tra­vés de un na­ve­ga­dor. Pa­ra sa­car­le el má­xi­mo par­ti­do es ne­ce­sa­rio que el pe­que­ño po­ten­cie su crea­ti­vi­dad (de­be sa­ber qué quie­re ha­cer y a dón­de quie­re lle­gar) y se­pa re­sol­ver pro­ble­mas. No pa­sa na­da si el ni­ño se equi­vo­ca: en es­te len­gua­je se apren­de fa­llan­do, co­rri­gien­do y bus­can­do la so­lu­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.